¡El gazpacho es anticancerígeno!

Cuando las células cancerosas entran en contacto con una pequeña concentración de gazpacho -la cantidad de sus biomoléculas que podría llegar a los tejidos una vez digerido por el organismo- no solo se inhibe su crecimiento sino que -literalmente- se suicidan. Sin dañar las células sanas. Es la primera vez que ello se demuestra y, por tanto, que el «humilde» gazpacho podría frenar la progresión tumoral. Ahora bien, sépase que no todos los gazpachos son igual de eficaces. Lo explicamos detalladamente entre otras muchas cosas de gran interés.

GAZPACHO

Este reportaje aparece en
PORTADA-223
223
Febrero 2019
Ver número