La capsaicina reduce el riesgo de muerte por cáncer y por patologías cardíacas y respiratorias

El consumo habitual de alimentos picantes ricos en capsaicina -como el ají o pimienta roja de cayena, el chile o la guindilla- reduce entre un 10% y un 14% tanto el riesgo de muerte por cáncer como por patologías cardíacas y respiratorias; así se afirma al menos en un reciente estudio publicado en el British Medical Journal. Y un estudio del Instituto Indio de Tecnología de Madrás (India) acaba de explicar por su parte los mecanismos moleculares por los que la capsaicina es eficaz frente a las células cancerosas animando a que se use ya como tratamiento natural del cáncer. Lo singular es que hablamos de una sustancia analgésica y antiinflamatoria que ha demostrado ser útil igualmente en la diabetes tipo II y otras patologías.

Este reportaje aparece en
191
Marzo 2016
Ver número