David Meléndez: «El envejecimiento puede enlentecerse»

Los tejidos y órganos del cuerpo humano -huesos incluidos- están unidos por una matriz extracelular compuesta de colágeno, elastina, proteoglucanos, glucoproteínas y mucopolisacáridos o glucosaminoglucanos -como la glucosamina y el condroitín sulfato- que es la que les proporciona elasticidad, flexibilidad y fuerza facilitando además la dispersión de nutrientes y la hidratación; siendo el colágeno vital para fijar el calcio en los huesos. Pues bien, como su producción empieza a disminuir a partir de los 25 años numerosas empresas comercializan hoy colágeno en cápsulas, polvo o líquido así como cremas para recuperar la elasticidad y firmeza de la piel solo que hechos a base de gelatina o gelatina semidigerida en lugar de aminoácidos libres -que debe ingerirse conjuntamente con los nutrientes necesarios para una adecuada síntesis- y de ahí que sean poco eficaces. Nos lo explica el bioquímico y biólogo molecular español David Meléndez que ha desarrollado por ello un método de constatada eficacia.

El colágeno es una proteína presente en todo el organismo que se encarga de unir las células que forman los tejidos y órganos -huesos incluidos- y el cuerpo sintetiza de forma intensa empezando a ralentizar su producción hacia los 25 años. De ahí que a partir de ese momento los tejidos pierdan firmeza e hidratación y empiecen a aparecer poco a poco arrugas, manchas, flacidez…; en suma, de que envejezcamos. Por eso muchas empresas proponen ingerir colágeno puro -en cápsulas, polvo o líquido- o colágeno hidrolizado –que no es sino gelatina semidigerida- cuando lo cierto es que el sistema digestivo vuelve a transformar ese colágeno en aminoácidos libres por lo que los aminoácidos los podríamos obtener tomando carne o vegetales ricos en proteínas. Y en el caso de su presencia en cremas, lociones y geles de uso tópico la eficacia es casi nula porque se trata de una molécula muy grande que puede alcanzar hasta 0,3 micras siendo por ello incapaz de atravesar la capa córnea de la piel y llegar al sustrato intradérmico en el que se encuentran los fibroblastos fabricantes de colágeno.

Cabe añadir que el colágeno está formado por 3 cadenas de 1.000 aminoácidos y que su conformación sólo es posible por la presencia de glicina, lisina y prolina que permiten el plegamiento en triple hélice. Y aunque se habla en general de colágeno en realidad hay 28 tipos distintos que codifican genes diferentes Colágeno que pueden sintetizar prácticamente todas las células del tejido conjuntivo -especialmente los fibroblastos, presentes en todo el cuerpo pero sobre todo en la piel, los osteoblastos del hueso y los condrocitos del cartílago- en un proceso en el que son imprescindibles los aminoácidos libres antes citados, enzimas, glucoproteínas, la hormona cortisol y dos vitaminas que actúan como enzimas: la A y la C.

En suma, la producción de colágeno va disminuyendo con la edad pero también cuando hay déficit de las moléculas que participan en su producción -muy especialmente de las dos vitaminas mencionadas-, por su destrucción al sufrirse una infección bacteriana o vírica -o una patología autoinmune- a causa de los neutrófilos y macrófagos que activan nuestro sistema inmune -de ahí que haya que evitar los alimentos más alergénicos entre los que destacan los cereales y los lácteos-, cuando hay exceso de cortisol por estrés continuado y cuando se padece cáncer y las células tumorales segregan metaloproteasas (destructoras de colágeno).

En cuanto a lo que puede hacerse tanto para que el organismo produzca más colágeno como para evitar su destrucción es…

… incrementar la ingesta de alimentos ricos en vitaminas A -sea en forma de betacaroteno o de retinol-, B (especialmente B9 y B12) -su déficit da lugar a un exceso de homocisteína- y C (fundamental para producir colágeno).

…tomar alimentos ricos en bioflavonoides -especialmente en luteína- y bromo ya que ambas sustancias inhiben las metaloproteasas que destruyen el colágeno.

…consumir jalea real….

…evitar el estrés porque da lugar a una continua secreción de cortisol por las suprarrenales.

…hacer ejercicio físico diario y meditación para estimular la producción de oxitocina e inhibir la producción de cortisol. Y,

…no consumir antiinflamatorios esteroideos (corticoides) ya que destruyen el colágeno.

Todo esto se explicó ampliamente en el reportaje que con el título La importancia del colágeno en la salud apareció en el nº 181 y puede consultarse en nuestra web: www.dsalud.com.

UNA SOLUCIÓN INTELIGENTE

En suma, ni la ingesta de colágeno puro ni la de gelatina ayudan eficazmente a obtener más colágeno ni a prevenir su pérdida. En cambio sí ayuda la ingesta de aminoácidos libres. De L-lisina, L-prolina y glicina -porque permiten el plegamiento en triple-hélice- y de los más estudiados en recuperación deportiva (L-arginina, L-leucina, L-isoleucina y L-valina) pero de forma conjunta con los nutrientes fundamentales que participan en la síntesis del colágeno: magnesio, silicio, MSM y L-triptófano -éste para estimular la síntesis de serotonina-. Todo ello en un solo producto que facilite su administración, al menos así lo asevera el bioquímico y biólogo molecular español David Meléndez con quien hemos hablado de ello.

-¿Tan vital es el colágeno para tener una buena salud y envejecer más lentamente?

-Sin duda. Y su síntesis es compleja. Verá, en el organismo hay unos complejos proteicos llamados tropocolágenos que poseen una triple-hélice formada por tres proteínas de 1.000 aminoácidos cada una. Y cuando éstas se unen forman unas microfibrillas que a su vez se unen entre sí formando haces (fibrillas) dando la unión de éstas a la fibra que conocemos como colágeno. Aminoácidos cuyo peso molecular está entre los 75 daltons de la glicina y los 204 del triptófano (el de mayor peso molecular aunque no está presente en el colágeno) por lo que una cadena de colágeno llega a tener un peso molecular medio de 130 kilodaltons. Pues bien, el peso molecular de la triple-hélice de colágeno -unos 3.000 aminoácidos- es de unos 400 kilodaltons teniendo los suplementos de colágeno convencionales -extractos de colágeno (gelatina) o colágeno hidrolizado (gelatina semidigerida)- pesos moleculares que apenas oscilan entre los 1.500 y 2.500 daltons. En cambio los aminoácidos libres de nuestro producto son moléculas entre 10 y 20 veces más pequeñas y por tanto se absorben con mucha mayor facilidad. Esa es su ventaja.

-Por eso afirma usted que ni la ingesta de colágeno puro ni la de gelatina ayudan a mejorar de la misma forma su nivel en el organismo…

-Ayudan un poco, pero no es algo tan sencillo. Y es que no se pueden hacer razonamientos tan simplistas como decir «como tengo una tendinitis voy a resolverlo comiendo tendón de vaca”. Así que quien piense que un déficit de colágeno se resuelve sencillamente ingiriéndolo se equivoca. Cuando usted ingiere colágeno puro o colágeno hidrolizado –gelatina semidigerida- el organismo lo metaboliza. Es decir, pasa por el sistema digestivo y al igual que un filete de carne o unas judías descompone todos sus ingredientes. Luego ese colágeno ingerido no va directamente a nuestros huesos y articulaciones.

-Es decir, que en ambos casos se ingieren proteínas que el organismo debe metabolizar y transformar en aminoácidos libres…

-Exacto. Luego lo inteligente para ayudar al organismo a fabricar colágeno es proporcionarle directamente los aminoácidos libres que participan en su síntesis y los principales principios activos que intervienen en ese proceso. Y eso es lo que hemos hecho nosotros incorporándolos en un solo producto que hemos bautizado como Regenesan.

-¿Y podemos saber qué lleva exactamente?

-Claro: glicina, L-lisina, L-prolina, L-arginina, L-triptófano, L-leucina, L-isoleucina y L-valina en forma de aminoácidos libres -y por tanto de biodisponibilidad inmediata- además de una pequeña cantidad de colágeno hidrolizado y luego los nutrientes necesarios para ayudar a la síntesis interna de colágeno: citrato de magnesio y metil-sulfonil-metano (MSM). Usando como antiaglomerante, antihumectante y estabilizador dióxido de silicio -que además es fuente de este mineral- y como edulcorantes sucralosa y acesulfame potásico (acesulfame K). Todos ellos inocuos a las cantidades agregadas.

-¿Por qué esos principios activos concretamente y no otros?

-Por ser los más necesarios y eficaces para la producción interna de colágeno, algo cuyo déficit no haría posible o dificultaría. La L-lisina permite el plegamiento en triple-hélice al formar enlaces covalentes en la propia cadena y con las cadenas colindantes. Su hidroxilación -proceso químico que introduce un grupo hidroxilo en un compuesto orgánico y requiere tanto vitamina C como azufre- es necesaria para que el colágeno se glicosile. Por eso añadimos metil-sulfonil-metano (MSM), fuente de azufre que actúa como cofactor en la hidroxilación de la prolina y de la lisina.

-Perdone que le interrumpa: ¿por qué el producto no lleva entonces también vitamina C?

-Porque la vitamina C no es estable cuando se envasa con determinados aminoácidos; por eso proponemos ingerirlo tomando conjuntamente a lo largo del día CitricDiet, preparado nuestro del que ustedes ya hablaron ampliamente en la revista.

-Bien; continúe por favor…

-Lleva asimismo L-prolina porque aunque se trata de un aminoácido no esencial juega un papel clave en el plegamiento en triple-hélice del colágeno y debe hidroxilarse a hidroxiprolina; con ayuda igualmente de vitamina C y azufre como cofactores. Y lleva glicina porque aunque no es estrictamente esencial, se vuelve esencial por su alta demanda Pensemos que ¡uno de cada tres aminoácidos del colágeno es glicina! Además es el único aminoácido que puede ocupar el centro de la triple-hélice al ser el de menor tamaño.

Por lo que se refiere a la L-arginina sí es aminoácido esencial debido al channeling en el ciclo de la urea siendo especialmente abundante tanto en el colágeno como en las fibras musculares; además activa la secreción de la hormona del crecimiento.

-Quedan cuatro…

Sí; la L-leucina, la L-isoleucina y la L-valina, -aminoácidos ramificados esenciales que de hecho son los más estudiados en recuperación deportiva tanto porque inducen la síntesis de colágeno como la protección y recuperación muscular- y el L-triptófano, aminoácido igualmente esencial necesario para la síntesis de serotonina.

-Es decir, que la mayoría son aminoácidos esenciales que hay pues que obtener necesariamente con los alimentos porque el organismo no los sintetiza.

-Eso es.

-Y el citrato de magnesio?

-Lo usamos como fuente de magnesio al ser más soluble que el carbonato de magnesio.

-¿Y por qué añaden colágeno hidrolizado si su ingesta por sí sola no ayuda?

-Porque tanto la ingesta de gelatina como de colágeno hidrolizado aumentan la concentración en plasma de péptidos con alto contenido en hidroxi-prolina y ello estimula la síntesis de colágeno. Pero su mera ingesta no basta al tratarse de un sistema complejo. Se requieren otros principios activos cuya presencia es necesario asegurar.

-Sabemos que también ha fabricado una crema que ayuda a evitar que la piel envejezca pero solo como crema solar…

-Sí; porque el sol es el principal responsable del envejecimiento cutáneo. Y obviamente lleva también aminoácidos libres que sí atraviesan la dermis y ayudan a sintetizar colágeno en la zona en que se aplica; concretamente en este caso glicina, L-lisina, L-prolina, L-leucina, L-isoleucina, L-valina y L-taurina. Habiéndose añadido vitaminas C y E, aloe vera, baba de caracol y rosa mosqueta, sustancias todas ellas de reconocida eficacia protectora dermatológica. Y es eficaz porque como antes adelanté los aminoácidos libres, moléculas mucho más pequeñas que los péptidos de colágeno, pueden atravesar la piel con una sencilla emulsión no necesitando siquiera usar liposomas o vesículas similares para transportar el principio activo. Además al estar los aminoácidos en disolución en la fase acuosa de la crema podemos usar concentraciones mayores de principios activos que en las cremas con liposomas.

-¿Puede decirnos quién o quiénes han constatado que los aminoácidos libres son mucho más eficaces?

-Hay numerosos trabajos al respecto. Los primeros los desarrolló el conocido Premio Nobel Linus Pauling -se centró sobre todo en la lisina- y los continuó un discípulo suyo a quien sé que ustedes han entrevistado un par de veces al menos, el Dr. Matías Rath, que además de trabajar también con la lisina lo hizo con la prolina y la arginina. En cuanto a la arginina y los aminoácidos ramificados leucina, isoleucina y valina basta leer a nivel clínico los excelentes resultados que se obtienen y de los que se han hecho eco numerosas publicaciones, especialmente del ámbito deportivo. Con resultados que no se discuten hoy porque es evidente que su ingesta favorece la recuperación articular y muscular.

-Sin embargo para garantizar una buena salud Linus Pauling propuso ingerir a diario entre 5 y 18 gramos de vitamina C y de 2 a 6 de lisina, cantidades mucho más elevadas de las que usted sugiere…

-En los sistemas complejos -y tal es el caso de la síntesis de colágeno -se consigue más activando un poco distintas variables que solo una o dos. De hecho Rath modificó el tratamiento de Pauling añadiendo a la lisina otros dos aminoácidos: la prolina y la arginina. Y esos 3 aminoácidos, junto con la glicina, son precisamente los más abundantes en el colágeno y la base principal de nuestro producto. Añadiendo los aminoácidos esenciales leucina, isoleucina y valina porque son muy abundantes tanto en las proteínas musculares como en el colágeno.

-En suma, usted postula que para producir más colágeno es mejor ingerir aminoácidos libres que proteínas, sean éstas vegetales o animales…

-Los aminoácidos libres se absorben directamente ¡en la mucosa de la boca! No necesitan ser digeridos. Nadie sabe en cambio realmente cuántos de los aminoácidos de las proteínas de la dieta se absorben y qué cantidad se pierden en las heces; ni se sabe exactamente qué porcentaje de los péptidos y aminoácidos que ingerimos llegan hasta nuestros tejidos como sustratos para el anabolismo y no se van hacia el metabolismo energético (catabolismo). Una pechuga de pollo o un filete de pescado llevan los 20 aminoácidos…¡pero no en forma de aminoácidos libres!

-¿Y cómo afecta la pérdida de colágeno a los huesos?

-Se descalcifican porque el calcio se fija como cristales de hidroxiapatita entre las fibras de colágeno y con la edad disminuye la tasa de síntesis de colágeno funcional. Una persona sana tiene menos densidad ósea con 55 años que con 25 aunque lleve una dieta equilibrada con proteínas. Pierde inevitablemente colágeno. Y es que, nos guste o no, todos tenemos fecha de caducidad. Cuando estamos en nuestro máximo hormonal, entre los 15 y 25 años, nuestro metabolismo está muy activo y se recupera con facilidad de esfuerzos físicos o lesiones leves pero con la edad -como se ve en las tablas de densidad ósea- nuestros tejidos envejecen. Lo vemos en un futbolista de élite cuya vida profesional acaba en torno a los 32-35 años. Lo vemos en un perro que a partir de los 8 o 10 años de edad empieza a tener dificultades para correr y saltar. En los vertebrados salvajes los individuos más viejos mueren normalmente porque son presas fáciles de los depredadores o porque tienen mayor dificultad para obtener alimento. Y esto pasa hasta en los animales exclusivamente carnívoros luego no es un problema derivado de la falta de proteínas en la dieta. En un grupo de leones el macho dominante, cuando pasa de determinada edad, es sustituido por otro más joven. Envejecer forma parte de la vida y los tratamientos antienvejecimiento buscan solo ralentizar al máximo el proceso pero éste es irreversible. No cabe llamarse a engaño. Así que ante una menor secreción hormonal ligada a la edad no nos parecen adecuados los tratamientos de suplementación hormonal… que tienen además el riesgo de poder dar lugar a tumores. Nuestro objetivo por tanto es solo optimizar el aporte de los nutrientes necesarios para la síntesis de colágeno proporcionando aminoácidos esenciales libres y las principales moléculas que el organismo requiere para su elaboración.

-Permítame un inciso: ¿es verdad que la hipertensión no la provoca el exceso de sal en la comida?

-La hipertensión se debe fundamentalmente a la falta de flexibilidad de los capilares sanguíneos porque el colágeno no se regenera debidamente. Por eso el cardiólogo alemán Matías Rath propone tratarla fundamentalmente -al igual que los problemas cardiovasculares- con la ingesta de vitamina C y tres aminoácidos: lisina, prolina y arginina. Obviamente afecta asimismo el exceso de triglicéridos y colesterol a que da lugar una dieta rica en azúcares y grasas, algo que agrava una vida sedentaria. Precisamente reforzar el colágeno y eliminar el exceso de grasa es nuestro objetivo.

-En todo caso los procesos anabólicos (regeneración) y catabólicos (tráfico de energía) requieren un pH equilibrado en un organismo necesariamente desintoxicado y, por tanto, seguir una dieta adecuada,

-Cierto. Por eso nosotros proponemos ingerir nuestro producto desintoxicando paralelamente el organismo, nutriéndolo adecuadamente y equilibrándolo. Para lo cual procede ingerir simultáneamente el primer producto que desarrollamos del que, como antes dije, ustedes se hicieron amablemente eco hace años: Citricdiet (léase en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Cómo adelgazar controlando el índice glucémico se publicó en el nº 113). Es más, su ingesta activa el Ciclo de Krebs lo que activa el metabolismo aeróbico, ayuda a la oxidación de los ácidos grasos e impide que al seguirse una dieta cetogénica se produzcan cuerpos cetónicos. Algo muy importante porque éstos impiden parcialmente la eliminación por el organismo del exceso de ácido úrico.

-Producto éste que básicamente lleva ácido cítrico en forma de citrato cálcico…

-Como usted sabe el llamado Ciclo de Krebs no es sino el ciclo del ácido cítrico y éste puede activarse de varias maneras. Obviamente aportando directamente ácido cítrico pero también con ácido málico, ácido fumárico o aminoácidos como el ácido aspártico y el ácido glutámico, éstos últimos constatados cebadores anapleróticos. El problema de usar aminoácidos como cebadores es que producen un grupo amino residual y eso implica tener que transportarlo al hígado -ya sea como glutamina o alanina- y eliminarlo a través de la orina dando pues más trabajo a los riñones. El ácido cítrico en cambio actúa directamente, es abundante en los alimentos y alcaliniza el metabolismo. Ahora bien, como su pH es muy ácido y podría perjudicar en la boca el esmalte dental al ingerirlo -especialmente cuando se toma de forma continuada a lo largo de todo el día- en CitricDiet lo combinamos con un poco de ácido málico y ácido ascórbico además de carbonato cálcico. Y además glicina cuyos grupos amino y carboxilo le dan la propiedad de buffer ayudando a regular el pH.

-Como explicamos hace ahora seis años -en el nº 113- usted empezó a comercializar CitrciDiet como apoyo de las dietas hipoglucémicas bajas en grasas y cetogénicas a fin de que quienes las sigan puedan saltársela alguna vez y hacerlas más llevaderas…

 -Cierto. Añadiendo para ello faseolamina y evitar que cuando se consumen hidratos de carbono de alto índice glucémico éstos se metabolicen ya que inhibe la enzima alfa-amilasa ralentizando su actividad.

Es obvio que si queremos mantener un peso adecuado lo suyo es alimentarse básicamente de hortalizas, verduras, legumbres, huevos, carne y pescado pero cuando se sigue una dieta muy cetogénica hay riesgo evidente de que se generen cuerpos cetónicos y ello dificulte la eliminación del ácido úrico dando lugar a su acumulación e, incluso, a ataques de gota. Y eso se evita activando el ciclo de Krebs que es lo que hace un producto como el nuestro que, además, ayuda a alcalinizar el organismo.

Jose Antonio Campoy

Este reportaje aparece en
191
Marzo 2016
Ver número