Manifiesto por una Ciencia Postmaterialista

Dos centenares de destacados expertos e investigadores de muy distintas disciplinas académicas entienden que ha llegado el momento de abandonar el actual paradigma científico materialista y reduccionista repleto de dogmas obsoletos porque obstaculizan el desarrollo científico, social y cultural y así lo piden en su Manifiesto para una Ciencia Postmaterialista entre cuyos firmantes se hallan personalidades tan conocidas como Rupert Sheldrake, Larry Dossey, Mario Beaugerard, Lisa Jane Miller, Gary E. Schwartz, Alexander Moreira-Almeida, Marilyn Schlitz y Charles Tart entre otros muchos científicos de grandes universidades. Se postula pues dar un salto cuántico y asumir el nuevo paradigma al que nos han llevado los descubrimientos y avances de las últimas décadas e impedir que el viejo y caduco paradigma imposibilite a la sociedad avanzar rápidamente; especialmente en el ámbito de la salud.

Sumarios:

Dos centenares de destacados investigadores propugnan abandonar el actual paradigma científico materialista y reduccionista repleto de dogmas obsoletos y así lo piden en su Manifiesto para una Ciencia Postmaterialista. 

La actividad mental consciente puede influir en el comportamiento: creencias, objetivos, deseos, expectativas… Luego los pensamientos son potentes agentes causales.  

Los firmantes del manifiesto postulan que la mente utiliza el cerebro para ejecutar las acciones físicas pero existe en un nivel inmaterial -en un plano tan importante o más que el físico- e influye en éste mediante intenciones, emociones o deseos. 

Para los firmantes del Manifiesto para una Ciencia Postmaterialista la espiritualidad es un aspecto central de la experiencia humana que no puede excluirse en una investigación.

Entre los firmantes del Manifiesto para una Ciencia Postmaterialista hay personalidades tan destacadas como Rupert Sheldrake, Charles T. Tart, Larry Dossey, Marilyn Schitz, Mario Beauregard, Gary Schwartz y Alexander Moreira-Almeida.

La Medicina convencional que reclama ser la única “científica” lo hace apoyándose en el viejo y obsoleto materialismo científico. Una falacia que solo asumen quienes en realidad no saben nada de Ciencia o pertenecen al grupo de poder que ya no defiende sus creencias con argumentos sino con exabruptos y descalificaciones.

Este reportaje aparece en
208
Octubre 2017
Ver número