Nuevos trabajos sobre el peligro de los tratamientos convencionales para el cáncer

Someterse a quimioterapia antes de una operación quirúrgica ¡aumenta el número de células cancerosas que circula por el organismo y por tanto el riesgo de metástasis!, principal causa oncológica de muerte; así lo acaba de revelar un trabajo de la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York dirigido por el Dr. George Karagiannis tras analizar el tratamiento farmacológico convencional del cáncer de mama. Y un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) de España coordinado por Marcos Malumbres que el uso prolongado de inhibidores de la Plk1 -recientemente reconocido por la FDA como “terapia innovadora para la leucemia”- puede provocar problemas de hipertensión, la ruptura de vasos sanguíneos y graves problemas cardiovasculares. Pésima noticia para quienes aun defienden el uso de quimioterápicos en cáncer.

Sumarios:

Someterse a quimioterapia antes de una operación quirúrgica ¡aumenta el número de células cancerosas que circula por el organismo y por tanto el riesgo de metástasis! 

Tanto la radiación como la quimioterapia aumentan los niveles circulantes de TGF-β, el número de células cancerosas circulantes y las metástasis tumorales según constató un grupo de investigadores de la Universidad de Vanderbilt de Tennessee /EEUU). 

Los quimioterápicos dañan el ADN haciendo que las células estromales sanas del microambiente tumoral segreguen ¡hasta 64 veces más proteínas WNT16B aumentando el crecimiento tumoral y su capacidad invasiva! 

Los pericitos de la parte estructural de los vasos sanguíneos del tumor primario dificultan la progresión del cáncer y la metástasis pero los inhibidores angiogénicos que los oncólogos usan para cortar el suministro de sangre a los tumores los disminuyen o destruyen provocando una reacción posterior que promueve el desarrollo tumoral. 

Los tóxicos tratamientos que afectan al microambiente tumoral, sobreexpresan el factor TGF-beta, promueven las WNT16B, agotan los pericitos y eliminan los CAF dan lugar a una mayor proliferación celular incontrolada, a la pérdida de apoptosis, a evadir la vigilancia inmune, a la angiogénesis y, finalmente, a metástasis.

El volasertib, inhibidor de la proteína Plk1que interviene en la multiplicación celular y ha sido reconocido como “terapia innovadora” por la FDA para la leucemia mieloide aguda, puede provocar problemas de hipertensión, la ruptura de los vasos sanguíneos y graves problemas cardiovasculares que pueden desembocar en la muerte. 

A pesar de haberse efectuado cientos de miles de trabajos con quimioterápicos sigue sin haber uno solo que logre curar el cáncer. Y esta afirmación es irrebatible.

Este reportaje aparece en
208
Octubre 2017
Ver número