Qué hacer en caso de fatiga

La astenia se caracteriza por un estado de debilidad física, de fatiga, acompañada a veces de dificultad para concentrarse, fallos de memoria, trastornos del sueño y dolores musculares y/o articulares. Y si bien es cierto que todos esos síntomas -o algunos- pueden en realidad estar originados por determinadas enfermedades orgánicas o psicológicas, a menudo sucede que muchas personas, al llegar la primavera, padecen tales trastornos sin causa alguna que los justifique: se trata de la llamada astenia primaveral y su aparición se atribuye al cambio climático estacional.

 Sabemos que el clima influye notablemente en nuestro organismo e, incluso, en nuestro carácter. Los cambios de temperatura bruscos son factores que incrementan nuestra vulnerabilidad frente a las enfermedades puesto que, por un lado, nuestro metabolismo debe adaptarse a ellos (hecho que ocurrirá de forma paulatina y sin problemas si los cambios no se suceden de manera repentina) y, por otro, pueden determinar un “terreno” más propicio para el desarrollo de gérmenes patógenos.

 En cualquier caso, se trata de una alteración pasajera que  no debe preocuparnos en exceso pues no es relevante y tiene escasa duración; todo depende de la rapidez con que nuestro metabolismo se adapte a la nueva situación. El problema estriba en que durante ese tiempo debemos continuar con nuestra vida normal y seguir rindiendo en nuestro trabajo. Además, debemos procurar mantener nuestras defensas orgánicas elevadas para protegernos de enfermedades oportunistas.

 Pues bien, existen diferentes soluciones para paliar la astenia: primero, llevando una alimentación rica en nutrientes que nos ayude a regular el metabolismo y a mantener nuestras defensas elevadas; y segundo, tomando complementos dietéticos y plantas que complementen nuestra alimentación y nos ayuden a tonificar y revitalizar nuestro organismo así a elevar nuestro estado de ánimo.

ALIMENTOS 

Estos son los alimentos que, en tales casos, deberían formar parte de nuestra dieta:

Ajo. Activa el metabolismo y puede tomarse crudo a trocitos en una tostada con tomate y aceite de oliva virgen, picado en ensalada o en ajoaceite. Para los que no resisten su olor existe la alternativa de las perlas de ajo, comenzando por una perla antes de cada comida. Se recomienda aumentar progresivamente hasta dos o tres perlas antes de cada comida.

Cebolla. Es muy nutritiva y aporta oligoelementos. Debe tomarse cruda.

-Avena. Es un cereal equilibrador del sistema nervioso, nutritivo y tonificante. Se recomienda en forma de copos o papillas.

-Germen de trigo y levadura de cerveza. Son ricos en vitaminas del grupo B, reguladoras del sistema nervioso.

-Frutas, verduras y hortalizas frescas. Además de altamente depurativas son ricas en vitaminas, minerales y enzimas. Son especialmente útiles en esta alteración los berros, las fresas y el apio.

COMPLEMENTOS DIETÉTICOS 

Los complementos dietéticos más adecuados en caso de astenia primaveral son estos:

-Jalea real. Muy nutritiva y revitalizante. Se toma fresca colocando una cantidad equivalente a un grano de arroz que se coloca bajo la lengua. También existe en ampollas, acompañada de Ginseng.

-Espirulina: en cápsulas, a razón de 6 al día. Incorporan nutrientes esenciales al organismo.

FITOTERAPIA 

En cuanto a las plantas más adecuadas, cabe destacar las siguientes:

-Ginseng, Eleuterococo y Whitania. Estas tres raíces incrementan el rendimiento físico e intelectual al mismo tiempo que revitalizan el organismo. En tiendas especializadas podemos encontrar productos con jalea real y ginseng (1 ampolla al día en ayunas) o con ginseng, eleuterococo y whitania (1 ampolla al día en ayunas o 1-2 cápsulas al día antes del desayuno y de la comida). Podemos solicitar que nos las hagan en la farmacia.

-Romero. Es un tónico general que puede tomarse en infusión (3-5 gramos por cada taza de agua), extracto o aplicarse en forma de baños o fricciones. En infusión o extracto eleva la presión arterial.

-Tomillo. En infusión (3-5 gramos por cada taza de agua) constituye un importante tónico que estimula sobre todo las funciones intelectuales.

-Serpol. Un baño caliente con infusión de serpol proporciona sensación de bienestar, tonificando y revitalizando el organismo. Se llena la bañera con agua caliente y después se incorpora una infusión concentrada con 25 gramos de serpol. El baño debe durar 15 minutos.

-Guaraná. Es un tónico estimulante. Podemos tomarlo en cápsulas (1-2 al día antes de las comidas).

-Hipérico o Hierba de San Juan. Es el tratamiento de elección cuando el estado de ánimo está algo deprimido. Puede tomarse en infusión o en cápsulas a razón de 3 ó 6 al día antes de las comidas. Debe consultarse al especialista cuando se está siguiendo un tratamiento con antidepresivos.

-Aloe vera. Su jugo estimula las defensas inmunitarias. La mejor manera de tomarlo es en forma de jugo (viene ya embotellado): 1 vasito pequeño al día.

-Albahaca. Eleva la presión arterial y tonifica. Se toma en infusión y también como condimento.

-Menta, Ajedrea, Damiana y Angélica. Son tonificantes del sistema nervioso. Pueden tomarse en infusión, juntas o por separado.

-Cardo mariano. Es antiasténico. En infusión (3 gramos por taza de agua), tres tazas al día después de las comidas; o en cápsulas, 2-3 al día antes de las comidas.


    Tisana tonificante-revitalizante

Angélica                   20 gramos
Romero                    15 gramos
Tomillo                     20 gramos
Cardo mariano       20 gramos
Albahaca                  15 gramos
Anís verde                10 gramos

Dosis: 5 gramos en 100 ml. de agua. Tomar 3 tazas al día después de las comidas (desayuno, comida y merienda). Endulzar con miel o azúcar integral de caña.

Cápsulas estimulantes

Extracto seco de Ginseng            150 mg.
Extracto seco de Guaraná            100 mg.
Extracto seco de Eleuterococo    150 mg.

Para 1 cápsula, nº 100        

Tomar 3 cápsulas al día (2 antes del desayuno y 1 antes de la comida).

María José Valcárcel

Este reportaje aparece en
29
Junio 2001
Ver número