Regenerar el microbioma vaginal permite solucionar graves problemas de salud femeninos

El desequilibrio de la microbiota vaginal o disbiosis que da lugar a las vaginitis recurrentes así como las infecciones del sistema genital femenino por microorganismos patógenos pueden hoy afrontarse eficazmente transfiriendo directamente a la vagina afectada microbiota de una vagina sana y, en muchos casos, ingiriendo simplemente lactobacilos. La transferencia es un método terapéutico que está demostrando ser una solución rápida y eficaz para resolver tanto problemas venéreos como infecciosos, problemas de infertilidad y endometriosis, prevenir partos e incluso afrontar el cáncer vaginal. Lo explicamos en detalle.

Microbioma

Este reportaje aparece en
PORTADA 231
231
Noviembre 2019
Ver número