Tina Sampalis: “Las propiedades terapéuticas del aceite de Krill siguen sorprendiendo”

Oncóloga y especialista en tecnologías innovadoras la doctora Tina Sampalis estuvo en España en noviembre pasado para dar a conocer las últimas investigaciones realizadas por la empresa canadiense Neptune Technologies & Bioressources sobre las amplias propiedades terapéuticas del Aceite de Krill NKO -producto rico en ácidos grasos esenciales omega-3, fosfolípidos y antioxidantes- que han llevado al Ministerio de Sanidad de Canadá al reconocimiento oficial de los beneficios que supone su ingesta dadas sus propiedades antiinflamatorias y de protección a nivel cardiovascular. En la actualidad se comercializa prácticamente en todo el mundo bajo diferentes presentaciones teniendo en Europa la consideración de “nuevo alimento”. Hemos hablado con ella.

Que tan pequeña cantidad de producto permita lograr tanto beneficio para la salud constituye un milagro de la naturaleza. Hablamos del krill, ese minúsculo crustáceo que viaja por el océano en bancos de millones de individuos y constituye el principal alimento de focas, pingüinos y algunas aves pero, sobre todo, de las ballenas, capaces de ingerir hasta dos toneladas de un bocado; claro que hablamos de bancos con densidades de 20 kilos de crustáceos por metro cúbico. El krill, que se alimenta fundamentalmente de algas (fitoplancton) -en especial de diatomeas muy pequeñas- y sólo come durante los meses de verano, es de muy pequeño tamaño -apenas 2,5 cm. de longitud- y peso –unos 2 gramos- a pesar de lo cual constituye la mayor biomasa del mundo actual pues se calcula que hay unos 500 millones de toneladas. Su renovación natural se realiza cada dos años y debido a su enorme importancia como fuente de proteínas es el objetivo prioritario de algunas flotas pesqueras, entre ellas la japonesa cuya nación es la principal consumidora del mismo; y para controlar su pesca los trece países miembros del Tratado del Antártico crearon un comité con base en Australia que dispone de poder para limitar las capturas.

Agregaremos que durante muchos años los investigadores probaron distintos métodos para extraer los nutrientes del krillsin destruirlos no lográndose hasta hace una década cuando la Universidad de Scherbrookeen Quebec (Canadá) y el laboratorio Neptune Technologies & Bioressources, –que distribuye el NKO, único aceite de krillaprobado por la FDA norteamericana- desarrollaron un proceso -patentado-de obtención en frío que garantiza la permanencia de cada una de sus sustancias bioactivas. Ahora bien, aunque existen más de 85 especies de krill sólo la especie Euphasia Superba aporta los nutrientes que hacen especial al Aceite de Krill NKO: ácidos grasos omega-3, omega-6 y omega-9, fosfolípidos, antioxidantes, vitaminas A, B y E, colina y un nuevo flavonoide que por primera vez ha sido hallado fuera del reino vegetal y aún está sin bautizar. Indicaremos por último que a pesar de ser extraído de un animal marino todas las pruebas realizadas indican que no contiene ni metales pesados, ni pesticidas, ni ningún otro producto tóxico derivado de la contaminación de los océanos.

Pues bien, no es habitual que a un producto nutricional se le reconozcan sus propiedades terapéuticas y, sin embargo, el Aceite de Krill NKO lo ha conseguido superando el complicado proceso de revisión que plantea el Ministerio de Sanidad de Canadá, considerado uno de los más rigurosos a nivel mundial y utilizado por eso por otras autoridades reguladoras. Y es que tras realizar una evaluación amplia de la exactitud, validez y evidencias clínicamente probadas presentadas por Neptune Technologiespara justificar sus posibilidades terapéuticas las autoridades sanitarias canadienses le han permitido incluir como indicaciones saludables del producto las siguientes:

1. Relativas a la salud cardiovascular:

a) Ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (conjuntamente con el tratamiento con estatinas convencional).
b) Ayuda a aumentar los niveles de colesterol HDL (conjuntamente con el tratamiento con estatinas convencional).
c) Ayuda a reducir los niveles de triglicéridos (conjuntamente con la terapia con estatinas convencional).

2. Relativas a los procesos inflamatorios:
a) Ayuda a reducir los niveles de proteína C-reactiva (un marcador clínico de la inflamación).
b) Ayuda a reducir el dolor asociado con la osteoartritis.

3. Relativas a la salud de la mujer
a) Ayuda a aliviar los síntomas del síndrome premenstrual.
b) Ayuda a aliviar los síntomas de la dismenorrea.

Más que suficiente para comprender por qué en la actualidad se comercializa ya prácticamente en todo el mundo bajo diferentes presentaciones: en Canadá como “producto para la salud”, en Europa como “nuevo alimento” y en Australia como “medicamento complementario”. Y de ello precisamente hablamos con la doctora TinaSampalis -vicepresidenta de Investigación y Desarrollo de Neptune Technologies & Bioressources aprovechando que vino a España invitada por la empresa Cien por Cien Natural -distribuidora del Aceite de Krill NKO en nuestro país- para dictar una ponencia sobre las cualidades de este sorprendente animal al que se conoce como el camarón luminoso porque emite luz con sus órganos bioluminiscentes pero al que ella prefiere denominar el mago del océano por sus propiedades nutricionales.

-Doctora, permítanos empezar con una pregunta incómoda: ¿no están ustedes alterando el medioambiente antártico con sus capturas de krill?

-Se está hablando efectivamente mucho de la disminución de la población de krill y es verdad que hay quien piensa que nosotros podemos estar alterando el ecosistema marino al quitarle alimento a las ballenas y otros animales pero no es así. Verá, es verdad que hay problemas con el krill del Océano Pacífico debido a su amplia captura pero no con el krill del Océano Antártico que es el que nosotros usamos y cuya captura está controlada por la Comisión para el Control de los Recursos Marinos Antárticos. De hecho en este caso aunque la demanda de krill ha aumentado desde el 2006 la captura mundial está por debajo del 2% de la cuota permitida y representa menos del 1% de la biomasa existente en el mundo. Las ballenas consumen anualmente menos del 2% y el que se utiliza para fines humanos no llega al 1%. Así que si el krill ha estado en algún momento en peligro en la Antártida sabemos que ahora mismo no lo está por lo que puede afirmarse que no estamos quitando a las ballenas y otros animales su alimento ni alterando el ecosistema marino.

-¿Hasta qué punto es realmente útil el aceite de krill?

-El krill es el mago del océano y el Aceite de Krill NKO el compuesto perfecto. Porque si nos fijamos en sus componentes veremos que proporcionan todo lo que los humanos necesitamos para vivir esta vida estresante a la que estamos sometidos. Su ingrediente principal son los fosfolípidos, liposomas o pequeños vehículos que transportan los ácidos grasos directamente a las células del cuerpo; y son muchas las razones por las que éstos son importantes. Mire, todas y cada una de las células del organismo necesitan fosfolípidos adecuados para estar sanas. Y en cantidad suficiente para poder luchar contra el estrés y las toxinas. Además nuestro cerebro necesita esta clase de fosfolípidos ya que portan la grasa adecuada. En suma, puede afirmarse que el Aceite de Krill NKO contiene los fosfolípidos más ricos en ácidos grasos omega-3 del mercado.

-Pero hay otros muchos aceites, especialmente de pescado, ricos en omega-3. ¿Qué hace especial a éste?

-Es verdad que el aceite de pescado tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3 pero en forma de triglicéridos mientras en el aceite de krill antártico están presentes en forma de fosfolípidos. Y todas las membranas activas de nuestras células están formadas de fosfolípidos. Ahí radica la principal e importante diferencia. Está científicamente demostrado que la forma más segura y efectiva de llevar ácidos grasos omega-3 -el EPA y el DHA- a las células es a través de los fosfolípidos. Piénsese que son fácilmente asimilables en el estómago, se transportan en el intestino en micelas y se utilizan para crear las membranas de los glóbulos rojos, el tejido cerebral y el tejido de las articulaciones; y también el HDL, el denominado “colesterol bueno”. Así que cuando ingerimos aceite de krill el colesterol reconoce los elementos constituyentes como propios. En cambio, si uno elige tomar aceite de pescado lo que ingiere es un triglicérido que transporta tres ácidos grasos de los cuales sólo el del medio es un omega-3. Y los triglicéridos no son solubles en el estómago así que se tienen que procesar más para digerirlos necesitándose sales biliares que los transporten al sistema linfático y se almacenen luego como tejido adiposo. Porque cuando ingerimos aceite de pescado lo que hace el organismo es fabricar un tejido adiposo adicional que poder utilizar como fuente de energía.

¿Cuenta también el krill con antioxidantes naturales?

-Sí. El principal es la astaxantina, un carotenoide que ha demostrado retrasar el envejecimiento y tiene una gran potencia antioxidante; diez veces superior a la de otros carotenoides. También contiene de forma natural un nuevo flavonoide, una nueva molécula a la que aún no hemos puesto nombre ya que es la primera vez que un flavonoide se extrae de una masa de animales. Hasta hoy los flavonoides se habían extraído siempre de frutas o verduras. Cuando lo descubrí no me lo podía creer. Tuve que enviar la muestra a tres laboratorios diferentes en Estados Unidos y pedir a tres diferentes expertos en flavonoides que lo analizaran antes de confirmar que no estaba alucinando.

-¿La astaxantina no es un carotenoide que suele encontrarse en el mundo vegetal?

-Sí, la astaxantina por lo general se encuentra en las algas pero tenga en cuenta que lo único que come el krill son algas; así que por eso se encuentra en este minúsculo crustáceo. Lo que es muy importante saber acerca de la astaxantina del krill es que está 100% esterificada; lo que significa que se metaboliza completamente en nuestro cuerpo. Sólo el krill proporciona este tipo de astaxantina en la naturaleza. Y se ha demostrado que es antiinflamatoria y protege a las células de la oxidación por lo que retrasa el envejecimiento. Además es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y ésa es la razón por la que hemos visto tras su ingesta resultados notables en niños con trastornos del aprendizaje como la dislexia o el déficit de atención.

-¿Y qué puede decirme del flavonoide descubierto?

-Sabemos que es un antioxidante muy potente aunque parece que la potencia antioxidante del Aceite de Krill NKO se debe más al contenido tan alto de astaxantina que tiene que al flavonoide. Ahora bien, la verdad es que es la primera vez que se encuentra un flavonoides en un animal y va a llevar mucho tiempo averiguar todo de él porque la cantidad es muy pequeña. Pero sí, lo estamos investigando.

-¿Cómo están tan seguros de que su aceite es el que mayores propiedades antioxidantes presenta?

-La forma en que hemos demostrado que nuestro aceite es el que tiene mayor nivel de propiedades y potencia antioxidante de todos los antioxidantes del mismo tipo del mercado fue haciendo lo que se llama la prueba de capacidad de absorción de radicales de oxígeno. Pedimos al laboratorio Brentwood que examinara nuestro aceite y lo comparara con cualquier antioxidante presente en aceite líquidoque pudiera encontrarse en el mercado. Tomaron pues vitamina A, vitamina E, luteína y licopeno, los compararon y el mejor de todos ellos fue el licopeno con una puntuación de 58; pues bien, el Aceite de Krill NKO obtuvo la increíble puntuación de ¡379!

ESTUDIOS CLÍNICOS  

-Hablemos de los resultados clínicos obtenidos y reconocidos por el Ministerio de Salud de Canadá. Según parece el Aceite de Krill NKO se ha mostrado eficaz frente a la inflamación crónica

Sí. Tenemos un estudio realizado con 90 personas que presentaban procesos inflamatorios crónicos; entre ellos pacientes con enfermedades cardiovasculares. Fue un estudio prospectivo y randomizado a doble ciego con placebo. La inflamación se midió con la proteína C reactiva y entre quienes tomaron nuestro aceite ésta se redujo a los siete días un 19% y a los 14 días el 30%, punto en el que se estabilizó. A la vez, los pacientes con osteoartritis de ese mismo grupo respondieron a un cuestionario específico y expresaron una mejora importante en el dolor articular, la rigidez de las articulaciones y la movilidad. Tengo que aclarar que nuestro producto, al contrario que los aceites de pescado, no contiene ácido araquidónico que es proinflamatorio. Añadiré que los enfermos tratados con nuestro aceite recibieron una dosis de solo 300 mg diarios.

-¿Deben tomar algún tipo especial de precaución los enfermos que estén tomando anticoagulantes?

-Sí. Los omega-3 tienen propiedades anticoagulantes así que antes de tomar el Aceite de Krill NKO recomendamos al paciente que consulte a su médico. Muchos médicos, regulando las dosis de anticoagulantes y las de aceite de krill, han logrado normalizar a sus pacientes. Pero eso debe valorarlo en cada caso un médico.

-Para quienes siguen culpabilizando de los problemas cardiovasculares al colesterol será una buena noticia saber que este aceite también actúa en ese frente así como en el de los triglicéridos…

-Así es. Uno de los primeros estudios clínicos que hemos realizado lo hicimos con personas con un alto nivel de colesterol. Fueron 120 en un ensayo a doble ciego, aleatorizado, que fueron tratados en tres grupos. Unos con una dosis de 1’5 gramos al día de nuestro aceite, otros con 3 gramos de aceite de pescado y el tercer grupo con placebo. Después de tres meses de tratamiento el resultado nos permitió constatar que nuestro aceite redujo el nivel de triglicéridos en un 11’5% mientras el aceite de pescado lo hizo en sólo un 3%. En cuanto al LDL o “colesterol malo” la reducción con nuestro aceite fue de un 33% y con el de pescado sólo un 4 o 5%. Y simultáneamente aumentó el HDL o “colesterol bueno” en un 43%.

Así que el Aceite de Krill NKO es el único producto natural que a dosis muy bajas y de forma realmente significativa reduce simultáneamente los niveles de triglicéridos y de “colesterol malo” aumentando el de HDL o “colesterol bueno”. El estudio se realizó de formaconcomitante con las estatinas en los tres grupos.

-Háblenos de los resultados obtenidos en los casos de síndrome premenstrual…

-Precisamente fue nuestra primera publicación de un ensayo clínico realizado con los mismos parámetros de un medicamento. Y los resultados fueron increíbles.

Para que la gente se haga una idea de la importancia de este problema le diré que el 85% de la población menstruante en edad reproductiva tiene problemas con el síndrome premenstrual. Y aunque resulte difícil de creer es la razón principal, la causa número uno, de los días de trabajo perdidos y del estrés en las relaciones de parejas.

El estudio se hizo con la dosis más alta que hemos utilizado nunca, 2 gramos diarios, durante 10 días al mes; ocho antes de la menstruación y dos durante la misma. El ensayo clínico, randomizado, se realizó con setenta mujeres a doble ciego que sufrían lo suficiente de tensión premenstrual como para ser tratadas por sus médicos. Un grupo recibió Aceite de Krill NKO y otro aceite de pescado, ambos con las mismas dosis. Bueno, pues los resultados nos permitieron comprobar que nuestro aceite mejora tanto los síntomas físicos como los emocionales. Hay ciertas zonas en donde las diferencias no se notan tanto pero en otras, como la depresión, la irritabilidad o el dolor, el NKO mostró una clara superioridad respecto al aceite de pescado.

-¿Y cómo ayuda el aceite de krill en este problema?

-Se debe a la combinación de sus componentes. Mire, es necesario enfatizar que aunque se puede encontrar omega-3 en otros productos nunca se encontrará con la proporción omega-3/omega 6 del nuestro. Nuestro aceite tiene 15 moléculas de omega-3 por cada molécula de omega-6.  Una proporción de 15 a 1. Y piénsese que son los omega-6 en el caso del síndrome premenstrual los que producen las sustancias inflamatorias que causan hinchazón, dolor y sufrimiento emocional Así que cuando consumimos Aceite de Krill NKO, en lugar de propiciar la presencia de interferón inflamatorio e interleuquinas, conseguimos una mayor presencia de sustancias antiinflamatorias. Recordemos que los omega-3 compiten en nuestro organismo con los omega-6.

Por otra parte, su riqueza en fosfolípidos ayuda en el ámbito emocional y los antioxidantes proporcionan mayor vitalidad.

POSIBILIDADES DE FUTURO 

-Usted es oncóloga quirúrgica y suponemos que habrá pues constatado si el Aceite de Krill NKO  ayuda en casos de cáncer. ¿Es así?

-Ni en Canadá ni en Estados Unidos se puede tratar el cáncer sólo con productos de origen natural. Es ilegal. Hecho este inciso añadiré que cuando empezamos a estudiar el Aceite de Krill NKO hicimos un estudio con ratones especialmente susceptibles al cáncer. Unos tomaron aceite oralmente y otros un placebo siendo luego todos expuestos a rayos UVA. Pues bien, al terminar comprobamos que los ratones que recibieron el aceite tenían una tasa más baja de cáncer de piel. Nos sentimos muy satisfechos y además vimos que la aplicación oral proporciona la misma protección que la aplicación directa sobre la piel. Porque eso significaba que, por primera vez, podríamos estar ante un producto que puede tomarse por vía oral ¡y proteger del sol! Con lo que uno no tendría que preocuparse de si está o no mojado o de si lleva su loción de protección solar.
El aceite de krill constituye, en definitiva, una protección sistémica general. Y todo lo que hay que hacer es tomarse un par de cápsulas por la mañana. Eso es todo.Pero déjeme añadirle algo: tanto por sucapacidad antioxidante como por ser también un regulador hormonal mi hipótesis es que podría servir en los casos de cáncer de mama y próstata, muy sensibles a las hormonas. De hecho cada día aparecen más estudios sobre las posibilidades de los omega-3 frente al cáncer. Pero de momento es sólo una hipótesis. Quizás en el futuro ampliemos nuestra investigación pero el posible tratamiento del cáncer con él no es hoy uno de nuestros objetivos.

-¿Y saben ustedes si es útil en casos de esclerosis múltiple?

-Está entre las líneas de investigación a desarrollar. De momento solo puedo decir que el presidente de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Quebec ha probado el producto y afirma haber tenido buenos resultados. Así que estamos hablando con él para poner en marcha un protocolo de investigación.

-Antes dijo que podría ser útil en casos de déficit de atención e hiperactividad ¿Existe investigación clínica en esta área?

-En este ámbito no hemos realizado aún ensayos clínicos pero a partir de los datos empíricos conocidos podemos afirmar que existe una alta probabilidad de que los resultados de la investigación sean muy importantes. En Florida hicimos un estudio independiente, abierto, sin placebo y sin control. Se hizo con adultos con déficit de atención y trastorno de hiperactividad que tomaron una cápsula al día y al cabo de seis meses mostraron una mejora importante en su capacidad para concentrarse y planificar pero no podemos cuantificar el efecto placebo. Sin embargo hay un hecho indiscutible que no puedo ignorar: el 83% de los pacientes se mantuvieron dentro del estudio durante seis meses. Y es muy difícil conseguir que pacientes con déficit de atención vayan al médico, sigan el tratamiento y no lo abandonen durante el estudio. Le diré también que en el caso de niños autistas tampoco tenemos estudios pero sí sabemos de casos en que los padres les han dado el aceite de krill y han informado de una mejora en su condición. Tenemos suficientes casos como para animarnos a realizar en el futuro un estudio.

-¿Y sobre el alzheimer qué puede decirme?

-Estamos llevando a cabo un estudio con 180 pacientes de alzheimer, randomizado, a doble ciego y con placebo frente al aceite de pescado. Ingiriendo un gramo diario. El ensayo ha sido diseñado para que el aceite de pescado contenga la misma cantidad de EPA y DHA que el Aceite de Krill NKO. Cualquier diferencia que veamos será por tanto debida a la estructura molecular y no a la dosis. Es un tratamiento de seis meses y la fecha de inscripción terminó en junio del pasado año por lo que podremos tener los resultados en los próximos meses. El estudio contempla pacientes con un nivel moderado de alzheimer. Mi hipótesis es que tiene un efecto antifactorial. Estamos buscando una dilución de la placa que permita un mejor riesgo sanguíneo que se añadiría al efecto antioxidante de la astaxantina. Creo que obtendremos una mejor regulación de la acetilcolina y la serotonina, un riego de DHA más eficaz para el cerebro y un efecto antioxidante.

-El agua del océano contiene hoy todo tipo de sustancias tóxicas. ¿No afectan al krill?

-No. En absoluto. Y nos congratula poder asegurarlo. Nos adelantamos al problema e hicimos un completo análisis de muchas muestras de nuestro aceite. Hemos buscado metales pesados, toxinas, contaminantes, PCB, plaguicidas… cualquier cosa que pudiera ser un problema. Nada. De hecho ésa es la razón por la que la FDA lo aceptó como nuevo ingrediente dietético y considera que es seguro para el consumo humano.

-Una última pregunta: ¿no puede provocar daño tomado en grandes dosis?

-No. Nuestros estudios clínicos han demostrado que no es tóxico. Lo único que puede suceder es que provoque tal exceso de energía que mantenga al consumidor tan activo que le impida dormir. Por tanto se debe tomar sólo la dosis correcta para mantener un nivel de energía adecuado. Ahora bien, no creemos que deban tomarlo los niños de menos de siete años.

-Quiere añadir algo más?

-Que estamos trabajando en la obtención de una versión purificada que podamos utilizar como principio activo. Lo que exige que estudiemos a fondo posibles interacciones con los medicamentos más comunes y posibles efectos tóxicos en tratamientos largos. El tiempo dirá.

Francisco Sanmartín

Este reportaje aparece en
136
Marzo 2011
Ver número