Entrevistas destacadas del año 2012

ntermedia_151_03Salvador Harguindey: “La aparición del cáncer y las patologías neurodegenerativas se relacionan con la alcalinización o acidificación intracelular”

Oncólogo, endocrinólogo y experto en enfermedades neurodegenerativas y metabolismo el Dr. Salvador Harguindey postula -junto a otros colegas- que la alcalinización o acidificación intracelular es causa de inicio de numerosas patologías; si se alcaliniza a cáncer y si se acidifica a patologías neurodegenerativas como alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple y otras. Y concluyen por ello que lo terapéuticamente bueno en el tratamiento del cáncer es patológico en las enfermedades neurodegenerativas. Y viceversa. Pues bien, en el caso de las enfermedades neurodegenerativas entiende que la clave está en la ausencia o deficiencia funcional de factores de crecimiento que son los que pueden lograr que el organismo se autorrepare estimulando las células del sistema nervioso central como el factor de crecimiento vasoendotelial (VEGF, A y C) -que estimula la plasticidad cerebral y protege las neuronas- y otros muchos como los PDGF, TGF-b1, EGF, FGF, HGF, etc. Estando la solución en el caso del cáncer en hiperacidificar el espacio intracelular con inhibidores o transportadores de la bomba de protones como, por ejemplo, el amiloride. Harguindey ya había planteado en una entrevista anterior que la afirmación comúnmente aceptada por sus colegas de que la palabra cáncer no define una patología única sino a un grupo de más de 200 enfermedades diferentes es incierta y que es la reversión del gradiente de protones la característica principal que diferencia las células malignas de las sanas. Apuntando todo a que el principal factor de malignización de una célula es su alcalinización intracelular por sobreexpresión de una o varias bombas de extrusión de protones.
(Las entrevistas aparecieron en los números 151 y 132) 

 

ntermedia_150_04Dwight Lundell: “Las patologías cardiacas no las provoca el colesterol sino la inflamación arterial”

Prestigioso cirujano cardiovascular estadounidense el Dr. Dwight Lundell -que ha efectuado más de 5.000 intervenciones quirúrgicas de corazón- es autor de una obra de título tan significativo como La gran mentira del colesterol en la que afirma que la principal causa de los problemas cardiacos es la inflamación arterial negando que un nivel alto en sangre de colesterol sea un factor de riesgo cardiovascular como se dice. De ahí que afirme con rotundidad: “Las recomendaciones dietéticas sobre el colesterol no son hoy ni científica ni moralmente defendibles. Lo que han hecho realmente ha sido crear epidemias de obesidad y diabetes. El descubrimiento hace unos años de la inflamación de la pared arterial como causa real de la enfermedad cardíaca debe dar paso pues a un cambio de paradigma sobre la forma en que deben tratarse las enfermedades cardíacas y otras dolencias crónicas. En pocas palabras, si no existe inflamación en el cuerpo el colesterol no se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos causando los problemas cardíacos y las apoplejías. Es pues la inflamación lo que hace que el colesterol se deposite en ellas”. Cabe añadir que según Lundell la inflamación crónica se debe en la mayor parte de los casos a un exceso de toxinas y a una dieta rica en carbohidratos refinados; como el azúcar, el pan blanco, el arroz no integral, etc. “Tomar medicamentos para reducir el nivel de colesterol en sangre -como las estatinas- es una colosal pérdida de tiempo y dinero además de una fuente de sufrimiento humano debido a sus efectos secundarios”, asevera.
(La entrevista apareció en el número 150).

 

ntermedia_148_05Federico Relimpio Astolfi: “La industria se aprovecha de la fragilidad de los médicos en el sistema sanitario público” 

Médico especializado en Endocrinología y Diabetes Federico Relimpio Astolfi es autor de una novela en la que se denuncia cómo la gran industria farmacéutica intenta una y otra vez corromper a los médicos. Lo singular es que la obra, titulada K.O.L. (Líder de opinión), se basa en su propia experiencia. “Hasta hace unos diez años –nos diría- la industria regalaba a los médicos lo que quisieran con el fin de tenerlos contentos y recetasen sus productos. Con lo que los ‘nuevos’ fármacos emergían uno tras otro”. Hoy, asevera Relimpio, la estrategia ha cambiado y la industria se centra más en promover congresos, cursos, seminarios, ruedas de prensa y otro tipo de actos cuyo contenido controla siempre de un modo u otro. Es pues urgente y necesario un cambio radical del sistema y que las instituciones sanitarias asuman que la formación continuada de los profesionales ha de ser una tarea del estado que no debe dejarse en manos de la industria. Relimpio critica también la falta de claridad en el «consentimiento informado» de los ensayos clínicos y los intereses económicos que subyacen tras ellos. “En otros países –afirma- el paciente es el que se lleva buena parte del dinero -por aceptar formar parte del ensayo- que el laboratorio paga pero en España no; aquí se lo llevan quienes manejan el ensayo en un puro y duro negocio”. Finalmente denuncia la soledad del médico dentro del sistema: Se ha confeccionado un sistema burocrático, jerarquizado, frío, antipático y hostil de ‘Medicina basada en la desconfianza’ que fríe al médico con situaciones de precariedad y trabajo-basura de joven y le clava en un desesperante inmovilismo una vez logra plaza en el sistema”.
(La entrevista apareció en el número 148).

Este reportaje aparece en
200
Enero 2017
Ver número