Henry Joyeux: «Hay que aplicar el Principio de Precaución en el ámbito médico cuanto antes»

A principios de este año Luc Montagnier -Premio Nobel de Medicina- y Henry Joyeux -oncólogo, cirujano y profesor honorario de cirugía digestiva en la Facultad de Medicina de Montpellier- encabezaron en Francia un manifiesto -firmado ya por más de 130.000 personas- pidiendo que se aplique cuanto antes el Principio de Precaución en el ámbito médico. Proponiendo por su parte Joyeux que se prohíba la vacuna hexavalente Infanrix Hexa -utilizada contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B, la poliomelitis y la Haemophilus tipo b- porque contiene aluminio y formaldehído así como la multivacunación simultánea ya que puede provocar shocks anafilácticos y aumentar el riesgo de padecer una enfermedad autoinmune. Pues bien, de ello y del intento de quitarle la licencia por sus denuncias hemos hablado con él.

VACUNAS-HENRY

En España ninguna vacuna es obligatoria… por el momento; en Francia, en cambio, desde diciembre del pasado año han pasado ¡de tres vacunas obligatorias a once! Una medida que ha avivado el debate internacional sobre su seguridad aunque los grandes medios de comunicación lo oculten. De hecho todo aquel que pone en duda o entredicho sus bases teóricas, su fabricación, los adyuvantes utilizados, los calendarios, las dosis, la obligatoriedad, los resultados reales, la historia o los mitos sobre ellas es inmediatamente tildado de forma despectiva como «antivacunas» y arrojado a las hogueras mediáticas para que se le desprestigie y a los tribunales médicos corporativos para que acaben con su carrera sin importar el prestigio que tuviera antes de hacer pública su opinión.

Ha sido ya el caso de muchos y ahora le ha tocado al doctor Henry Joyeux, firmante junto al Premio Nobel Luc Montagnier de una carta al Presidente de la República Francesa Emmanuel Macron en la que solicitan que en la Constitución se incluya también el Principio de Precaución en el ámbito de la salud y no solo en el del medio ambiente a fin de que se aplique inmediatamente ante cualquier producto o tecnología que pueda suponer un potencial riesgo grave para la salud pública aunque no exista aún certeza de ello. Se trataría así de evitar que se produzcan desastres como los provocados por la comercialización de fármacos como la Talidomida, el Distilbeno, el Mediator, el Depakine, la hormona de crecimiento o la sangre contaminada e impedir lo que denominan la “dictadura vacunal” que afirman amenaza ahora a Francia.

Premio internacional de Oncología en 1985 por sus trabajos sobre la alimentación artificial y su aplicación terapéutica en los casos de cáncer del tubo digestivo Henri Joyeux comenzó a ser cuestionado por los dirigentes médicos de su país tras encabezar dos peticiones publicadas en Internet en septiembre de 2014 y mayo de 2015. En la primera se manifestaba en contra de una recomendación del Consejo Superior de Salud Pública -finalmente no aplicada por el Gobierno- abogando por reducir la edad de vacunación contra el virus del papiloma en niñas de 11 a 9 años. En la segunda criticaba el reemplazo de la vacuna DTP trivalente (difteria, tétanos y poliomielitis) por una vacuna hexavalente que calificó de peligrosa para los bebés por la presencia de aluminio como adyuvante, petición que llegó a contar con más de 1.100.000 firmas de apoyo.

Pues bien, a partir de ese momento los medios franceses dejaron de tratarle con respeto pasando a citarle como «un antivacunas» y presentarle incluso como uno de sus «cabecillas». Hasta tal punto llegó la campaña que la División de Disciplina del Consejo Regional de la Orden de Médicos de Languedoc-Roussillon -equivalente a la Organización Médica Colegial de nuestro país- decidió el 8 de julio de 2016 inhabilitarle y prohibirle ejercer como oncólogo. ¿La razón? Hacer manifestaciones «sin evidencia científica alguna» y «difundir mentiras peligrosas para la población al desacreditar el mecanismo de la vacunación preventiva”. Decisión que quedó en suspenso al apelarla ante el Consejo Nacional de Médicos.

Ser condenado al ostracismo –declaró entonces Joyeux- como si hubiera asesinado, robado o violado, como si fuera un incompetente peligroso después de practicar durante 40 años una profesión en la que he hecho de todo dando lo mejor de mi mismo y estando constantemente al tanto de los descubrimientos más recientes es insoportable tanto para mí como para mi familia, mis muchos estudiantes y los muchos pacientes que he tratado así como a los que aún atiendo y sigo asesorando regularmente. Y me mantengo en mi posición porque los cargos en mi contra están plagados de errores. Y es importante aclarar que yo no estoy en contra de las vacunas -especialmente de las obligatorias- sino que denuncio el abuso de imponer vacunas innecesarias a recién nacidos de dos meses e, incluso, antes de nacer”.

El caso es que el pasado 26 de junio de 2018 la Sala de Disciplina de la Orden Nacional de Médicos anuló su inhabilitación al considerar que la decisión no estaba «suficientemente motivada» y que sus afirmaciones «no excedieron el principio de libertad de expresión». Una decisión que no ha caído precisamente bien entre los vacunólogos. De hecho el doctor Michel Cymes -que tiene un famoso programa diario en la televisión francesa llamado Magazine de Salud- reaccionaba a ella afirmando: “Se trata de una victoria que le permitirá continuar su campaña contra las vacunas, una victoria que le permitirá seguir inculcando el veneno de la duda en las mentes de los padres que dirán que, dado que ha sido absuelto, es cierto que las vacunas son peligrosas”. Tal es el nivel de un conflicto que obviamente aún no ha terminado. Lo demuestra que la organización médica ha anunciado recurso ante el Consejo de Estado.

HAY QUE ELIMINAR EL ALUMINIO DE LAS VACUNAS

A sus 72 años Henri Joyeux continúa ejerciendo la Medicina y es además profesor honorario de Oncología y Cirugía Digestiva en la Facultad de Medicina de Montpellier, la más antigua del mundo. Padre de 6 hijos es además abuelo de 16 nietos y espera pronto serlo de otros dos que, si nadie lo remedia, se verán obligados a recibir 11 vacunas. Dos nuevas razones para que haya decidido continuar con su lucha. Pues bien, hemos tenido oportunidad de entrevistarle sobre todo esto y esta ha sido la charla:

Pasó usted de ser un médico enormemente respetado a estar en juego su licencia. Inferimos que por negarse a que se ampliara la edad para la vacuna del virus del papiloma humano y afirmar que la .hexavalente Infanrix Hexa es peligrosa…

-Sí, pero no solo por eso. Mi larga experiencia -50 años como oncólogo y cirujano de todo tipo de cánceres-, mi convivencia con los muchos enfermos a los que he operado y la estrecha relación con mis compañeros me ha ayudado a valorar con precisión la eficacia de los tratamientos ¡pero también sus muchos efectos adversos, a veces más graves que la enfermedad! Pude reflexionar y buscar, interrogando minuciosamente a los pacientes, las causas de ésta o aquella localización cancerosa. Y he observado numerosos abusos terapéuticos: vacunas, quimioterapia, procedimientos quirúrgicos innecesarios…

Puedo darle cuatro ejemplos específicos:

1) Las causas de cáncer de mama en las mujeres jóvenes son principalmente tres y en este orden: la píldora, el tabaco y los malos hábitos alimenticios.

2) Un tratamiento conservador del cáncer de próstata puede evitar en casi todos los casos la prostatectomía radical y sin embargo en Francia se opera anualmente a 22 000 varones innecesariamente.

3) La mayoría de los linfomas -sea cual sea su localización- se relaciona con inmunodeficiencias graves debidas a malos hábitos alimenticios. Y,

4) Las vacunas que contienen aluminio como adyuvante son peligrosas, especialmente cuando se inyecta en grandes cantidades como pasa con la hexavalente que contiene dosis cuatro o cinco veces superiores a la ya considerada tóxica.

Ya sabe pues por qué tengo enfrente a los representantes oficiales de la Ginecología, la Urología, la Oncología y la Vacunología y, por tanto, al Consejo Nacional de la Orden de Médicos, muy dependiente de las autoridades ministeriales y de las grandes empresas farmacéuticas que tienen testaferros infiltrados en todos los niveles de decisión.

-Lo llamativo es que la Orden Nacional de Médicos ha terminado fallando a su favor…

-Que el Consejo Nacional de Médicos quisiera silenciarme es lógico porque a fin de cuentas no es realmente libre. Lo que pasa es que los argumentos de las acusaciones eran muy pobres. Del estilo de que yo no tenía «pruebas científicas corroboradas” sobre lo que afirmaba, que estaba «encerrado en una doctrina sectaria”, que “soy un alarmista”

Mis libros y cartas pusieron a la gente en alerta y cada vez son más conocidos y comprendidos por el público. Y como hoy no se contra-argumenta sino que se ataca a quien discrepa de las verdades oficiales eso es lo que han hecho los principales medios de comunicación franceses. Algo esperable porque todos salvo Mediapart y Le Canard Enchainé dependen de los principales grupos financieros que controlan poderosos banqueros y empresarios. Ataques tan simplistas como agresivos.

En cuanto a la decisión del Consejo Nacional de Médicos de no inhabilitarme me la comunicaron el pasado 26 de junio. Ciertamente se me ha rehabilitado por completo pero tras haber sido sometido durante dos años al oprobio de todos los grandes medios de comunicación franceses, manejados en la sombra por las organizaciones médicas, las grandes farmacéuticas y dos ministros sin competencia alguna en asuntos de vacunas.

-Tampoco es usted experto en vacunas sino oncólogo y aun así se pronuncia sobre ellas.

-Cierto, pero la Oncología y la Inmunoterapia me ayudaron a comprender la Vacunología. Y por eso creo necesario eliminar de inmediato el aluminio de todas las vacunas, revisar el calendario de vacunación y reforzar la lactancia materna.

-Lo llamativo es que usted ni siquiera está en contra las vacunas como muchos otros colegas…

-Cierto. Estoy persuadido de su efectividad pero también de sus límites y peligros. Y lo explico en las primeras páginas del libro que publiqué en 2015, hoy traducido a varios idiomas: Vacunas, ¿cómo no perderse? En él explico los conceptos básicos de inmunología y vacunología. Libro que me consta no habían leído los integrantes del consejo regional de médicos que me inhabilitó. No debía desagradarles la idea de callar a este profesor considerado en la Facultad de Medicina un “bocazas” por el simple hecho de no «dejarse llevar» y ser exigente con sus compañeros, siempre en el exclusivo interés de los pacientes.

-Tras la entrada en vigor en Francia de la nueva ley sobre vacunas usted y el profesor Jean-Bernard Fourtillan -ingeniero químico y profesor honorario de Química Farmacológica Terapéutica- pidieron en su carta al presidente Macron la retirada del aluminio no solo de las vacunas sino de todos los medicamentos.

-La firmé con el profesor Fourtillan porque además de químico y toxicólogo está especializado en Toxicocinética. Ha calculado con mucha precisión la cantidad de aluminio que recibe solo con las vacunas ahora aprobadas un bebé de dos meses y es claramente tóxica. Y a nuestro juicio no se justifican ni los fármacos con aluminio ni los antiácidos; por eso enviamos toda la información al Presidente de la República, garante de la protección de las personas que le eligieron.

-De hecho ustedes afirman que solo la primera dosis de inyección intramuscular de la vacuna hexavalente es 4 o 5 veces superior a la cantidad máxima autorizada por la FDA y la OMS. ¿Cómo es posible que sus colegas callen ante esto?

-Es simple: no lo saben. No les han informado de ello ni las autoridades ni los fabricantes de vacunas. Y no deja de ser significativo que cuando los datos de nuestra carta al presidente se conocieron públicamente nadie los ha refutado. Se produjo un auténtico black out de la información, un apagón informativo. Pero sabemos gracias a algunas indiscreciones que los laboratorios se están replanteando por fin eliminar el aluminio de las vacunas. De hecho ya no aparece en las vacunas veterinarias y ya hay algunas contra la gripe que se anuncian como » sin aluminio». Luego nuestra acción está teniendo fruto.

-Pues resulta inexplicable que se retire el aluminio de las vacunas para animales y aún esté presente en las de humanos…

-La explicación es, de nuevo, muy simple. La generalización de las vacunas con aluminio para mascotas en Estados Unidos durante la pasada década de los noventa provocó la aparición de tumores cancerosos muy graves. Especialmente sarcomas en la zona de vacunación -entre las patas delanteras- pero también en otras como huesos o cartílagos articulares.

-¿Y cómo se explica que se sustituyera la vacuna tetravalente sin aluminio por una hexavalente con aluminio?

-Con el falaz argumento de que el sistema inmune del niño necesita ser estimulado porque aún no está maduro. A mi juicio la obligación de vacunar contra la difteria-tétanos-polio con la DTP clásica sin aluminio se justificaba. Ahora bien, los niños debían ser vacunados cuando tenían entre 18 y 24 meses que es cuando el sistema inmune empieza a alcanzar la madurez. Sin embargo en los últimos diez años se ha ido reduciendo la edad para la vacunación obligatoria de mes en mes hasta el punto de obligar a poner la primera vacuna tan sólo dos meses después del nacimiento. Es más, se comenzó a ofrecer la vacunación para la tosferina a las mujeres embarazadas sin la más mínima argumentación aparte de la de los laboratorios y pseudoexpertos. 

DICTADURA VACUNAL 

-¿Cómo ha admitido una sociedad tan avanzada como la francesa que se inoculen 11 vacunas a niños de escasos meses con un sistema inmune inmaduro teniendo en cuenta la cantidad de información que existe sobre sus peligros?

-Merced a campañas publicitarias muy bien construidas, a los lobbys y al apoyo de asesores y ministros. Francia se considera en el mundo la cuna de los derechos humanos y ciudadanos y quienes la orquestaron debieron pensar que si los franceses lo aceptaban sería más fácil convencer a los ciudadanos de los demás países. Una estrategia global. La clásica DTP sin aluminio iba bien pero se hizo creer a la gente que había un pequeño estudio según el cual provocaba alergias. ¿Cuál? Nunca se ha sabido. Y luego propusieron crear una «multivacuna» que con una sola dosis protegiera de más enfermedades. Ha sido una verdadera estafa perfectamente preparada internacionalmente que les ha funcionado. Estamos pues sometidos a una dictadura vacunal intolerable que se burla de los médicos y les amedrenta con quitarles la licencia si se oponen. Y que además presiona a los padres para que acepten induciéndoles miedo.

-¿Y en qué consiste esa “dictadura vacunal” que denuncia en sus cartas abiertas junto al doctor Luc Montagnier?

Con el pretexto de proteger la salud pública se quiere hace creer que en el país de Pasteur la palabra vacunación y las vacunas salvarán a la humanidad de todas las enfermedades. Esta idea es en gran parte falsa. Hay vacunas indicadas pero también contraindicaciones que se minimizan o niegan. ¿Por qué? Simplemente porque la información pasa por los laboratorios que tienen un enorme poder financiero y una gran influencia política. Sus anuncios están muy bien diseñados y tienen un tremendo impacto en personas que no saben nada al respecto. E incluyo a los miembros del Gobierno y a los diputados y senadores que votaron la ley en la más total ignorancia Y la estrategia de los laboratorios es global porque su ámbito de actuación es internacional.

-¿Puede decirse que la ley que establece la obligatoriedad de las 11 vacunas representa un auténtico retroceso democrático?

-Sin la menor duda. Y se ha logrado difundiendo fake news, «noticias» falsas. Un solo ejemplo: la anterior Ministra de Salud, Marisol Touraine, hizo creer al público antes de que se aprobara la ley que la mayor parte de los ciudadanos y expertos estaban de acuerdo con implantar las 11 vacunas. Y pretendió confirmarlo con una encuesta hecha a 11.000 personas pero los resultados de esa consulta concluyeron que la gente no quería que las vacunaciones sean obligatorias y que lo que se estaba haciendo hasta entonces era suficiente y eficaz. Llegando a la misma conclusión la comisión de profesionales de la salud constituida al efecto. Bueno, pues los líderes de la consulta -colegas franceses y extranjeros indirectamente vinculados con la Big Pharma– dijeron que la encuesta decía todo lo contrario. Y no solo impusieron las 11 vacunas sino una norma para que quienes incumplan la ley reciban multas muy elevadas pudiéndoseles hasta meter en la cárcel.

-Su imposición se basa en que existe riesgo real de epidemia de enfermedades infecciosas como el sarampión…

-El sarampión es una enfermedad infantil benigna para todo niño sano. Incluso es bueno pasarla porque eso inmuniza de por vida. En cambio vacunándole quedará protegido unos 20 años pero a los 21 habrá que volver a vacunarle. Obviamente no debemos olvidar que los niños con mala salud y/o desnutridos -como ocurre en África o en algunas zonas de nuestro país-, especialmente deficientes en vitamina A, pueden desarrollar complicaciones graves con el sarampión. Así que no es la vacunación masiva lo que hay implantar para protegerles sino ayudarles a seguir una alimentación de calidad que les proporcione los nutrientes necesarios además de una higiene adecuada.

-¿Y qué va a pasar con los padres que a pesar de las multas y amenazas se nieguen a poner a sus bebés las 11 vacunas? Porque corren además el riesgo de ser estigmatizados…

-Sí, existe el riesgo de estigmatización como ya se ha visto en Francia donde familias que se han negado a vacunar a sus hijos han acabado en los tribunales. Aún así soy optimista: los fabricantes tendrán que modificar su posición. La gente está cada vez mejor informada. Antes o después van a tener que usar adyuvantes sin aluminio; como el fosfato de calcio. Como se cambiará el calendario posponiendo las fechas de vacunación. Tendrán además que apostar por promover la lactancia materna. El sentido común terminará imponiéndose.

¡OJO CON LOS PROTECTORS GÁSTRICOS! 

-Luc Montagnier, a quien el mundo de la Medicina ha dado la espalda por haber reconocido que el agua tiene «memoria» como decía Jacques Benveniste y que la Homeopatía puede pues tener fundamentación científica, estima además que hay vacunas que se asocian a la muerte súbita de los neonatos.

-La industria farmacéutica no admite que nadie ponga en duda la efectividad de las vacunas. Para ella lo importante es imponer sus verdades mediante consignas y mantener al público en la ignorancia. Y si para ello tienen que difamarnos y hacernos pasar por «retrógrados» lo hacen. Y sí, hay casos de muerte súbita infantil en las horas o días posteriores a la primera vacunación, especialmente con la vacuna hexavalente, pero su estrategia pasa por negar toda relación de causalidad entre la inoculación en un bebé sano de una vacuna con la inexplicable aparición en él de una patología o de que muera de forma súbita sin explicación. Sin embargo el profesor Montagnier ha demostrado que pueden dar lugar a una brutal tormenta de citoquinas inflamatorias. Y es que cuando el sistema inmune se siente atacado las libera de inmediato en el organismo.

-Nos sorprende por cierto que se hable tanto del peligro del aluminio de las vacunas y apenas nada de su presencia en protectores gástricos administrados por vía oral; como los almagatos que no son sino hidroxicarbonatos de aluminio y magnesio que no se consideran peligrosos alegando que el organismo no los absorbe. ¿Es así? ¿Son seguros?

-El aluminio es un mineral tóxico que no debe estar en el cuerpo humano. Y si alguna vez alguien lo ingiere -que no es necesario porque hay muchas alternativas- más le vale asegurarse de que no consume al día más de 1 mg por kilo de peso corporal. ¿Y por qué esta cifra? Pues porque se calcula que entre el 0,1% y el 1% del aluminio elemental puede atravesar la barrera intestinal, pasar al torrente sanguíneo e intoxicar huesos, riñones, hígado y cerebro además de alterar el sistema inmune.

Pues bien, en el caso de las vacunas un bebé de 2 meses no suele pesar más de 5 kg y eso implica que no debe introducirse en su cuerpo el mismo día más de 5 mg para no superar los 0,05 mg en sangre. Y sin embargo solo la primera dosis de la vacuna hexavalente lleva 4 o 5 veces más que la dosis mínima señalada por la FDA -la agencia de alimentos y medicamentos estadounidense- y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

-Hemos publicado recientemente un artículo explicando que el silicio orgánico quela el aluminio, se une a él y lo expulsa del cuerpo. ¿Confirma usted que es así?

-Lo confirmo. Es la forma más fácil y efectiva. El silicio orgánico es un excelente quelante, es decir, un captador de metales pesados a los que se une químicamente facilitando su eliminación. Por eso los bebés que han recibido vacunas de aluminio deberían tomar 1 ml diario por año de edad. Es decir, dos mililitros diarios un niño de 2 años, tres el de 3 años… Durante al menos un año.

-El Dr. Montagnier ha llegado a afirmar que las vacunas están «envenenando» a toda la población. ¿Tan grave es ya la situación?

-Ni Montagnier ni yo queremos organizar un nuevo escándalo sanitario; ya ha habido demasiados. Pero lo cierto es que la inmunización masiva conlleva múltiples riesgos. Acabamos de volver a constatarlo en Filipinas tras la vacunación masiva de niños contra la fiebre del dengue: entre los que nunca habían tenido dengue algunos se contagiaron; y con complicaciones muy graves. A veces es necesario forzar las palabras para que los responsables y las autoridades sanitarias tomen las precauciones adecuadas a las situaciones reales.

-En la carta que Montagnier y usted enviaron al presidente Macron solicitan que en la Constitución se incluya también el Principio de Precaución en el ámbito de la salud y no solo en el del medio ambiente a fin de que se aplique inmediatamente ante cualquier producto o tecnología que pueda suponer un riesgo para la salud pública pero algunas personas alegan que eso dificultaría la comercialización de nuevos fármacos y restringiría la investigación.

-No se trata de restringir la investigación, como algunas personas piensan, sino de hacerla más segura cuando se trata de aplicaciones clínicas en humanos. Y si existiera y aplicara no se habrían producido tatos escándalos sanitarios. Solo obligaría a los laboratorios a ser más prudentes y evaluar más seriamente sus nuevas moléculas. Hace poco se dio luz verde a 4 moléculas para el alzheimer que se han demostrado inútiles y sin embargo la seguridad social los sigue sufragando. ¿Por qué?

-Bueno, está ampliamente constatado que las agencias reguladoras no controlan a la gran industria sanitaria como la gente cree sino que están a su servicio; luego sus miembros tienen una gran responsabilidad en todo lo que está pasando.

-Una responsabilidad inmensa. Y es cierto que con demasiada frecuencia sus decisiones están condicionadas por los propios políticos que, a menudo, dependen de los grupos de presión agroalimentarios y farmacéuticos. 

LA MITAD DE LOS CÁNCERES LOS PROVOCA UNA MALA ALIMENTACIÓN 

-Por cierto, sabemos que en 1985 recibió usted un premio por desarrollar un método para alimentar a las personas afectas de cáncer en el tubo digestivo. ¿En qué consiste?

-En nutrir a los pacientes con insuficiencia digestiva que no pueden alimentarse normalmente infundiéndoles por vía intravenosa, gracias a un catéter muy fino que se introduce en la aurícula derecha, los 24 principales nutrientes que consumimos o deberíamos consumir a diario. Una mezcla de carbohidratos, ácidos grasos de cadena corta y larga y aminoácidos así como vitaminas, minerales y otros micronutrientes indispensables para la vida.

-También sabemos -y nos sorprende- que es usted de los pocos oncólogos que cree que la alimentación es la manera más eficaz de evitar enfermar y afrontar patologías de todo tipo, cáncer incluido. Lo cuenta en dos obras que son hoy auténticos best-seller: Cambiad de alimentación -publicado en 2013- y Come bien hoy y vive mejor mañana -aparecido en 2017-. ¿Tan seguro está de ello? Porque los médicos en general no están concienciados al respecto y mucho menos los oncólogos…

-Sin la menor duda, SÍ. De lo que comemos depende hasta nuestra inmunidad. Al revés, tener malas defensas nos expone a todas las enfermedades de la civilización. Es pues sorprendente el poco interés de mis colegas en la alimentación. No ocurre así en cambio entre la gente porque según las últimas estadísticas el 77% estaría dispuesto a gastar más en productos alimentarios de mayor calidad; sobre todo de los procedentes de agricultura biológica controlada de proximidad. Algo ante lo que la industria de alimentos procesados se «defiende» con multitud de anuncios publicitarios cuyo propósito último es convertir a la mayor cantidad de gente posible en consumidores sin criterio ofreciéndole productos baratos pero escasos de nutrientes cuando no tóxicos.

-De hecho usted reconoce en sus libros que un cáncer de cada dos está probablemente relacionado con la alimentación.

-Está constatado que el 50% de los enfermos de cáncer tiene hábitos alimentarios erróneos que han ido reduciendo progresivamente sus defensas permitiendo ello que las células cancerosas se multipliquen de forma descontrolada. Se consumen demasiados lácteos y productos de origen animal -sobre todo carne roja- que acidifican nuestro organismo y producen una inflamación crónica que puede desembocar en cáncer. No consumimos suficientes verduras, legumbres, cereales y frutas frescas, preferiblemente biológicas, de temporada y alta calidad. De hecho deberíamos ingerir a diario un 80% de productos vegetales y un 20% de productos animales. Justo al revés de lo que se hace hoy.

-En sus obras llega usted a decir: “Dígame lo que come y le diré que cáncer puede tener”.

-Efectivamente; y también “Díganme que cáncer quieren y les ayudaré a conseguirlo”. Frases que tienen como objetivo hacer reflexionar sobre las causas de los diferentes «tipos» de cáncer que, por supuesto, no son solo alimenticias ya que hay otros agentes cancerígenos: el tabaco, la contaminación, las toxinas, los microbios patógenos, los fármacos…

-¿Qué alimentos considera usted más dañinos?

-La carne roja, los embutidos y los lácteos procedentes de la vaca. Aportan demasiados ácidos grasos saturados y proteínas animales que acidifican el organismo e inflaman distintas zonas del cuerpo. Y entiéndase que la inflamación crónica puede activar la proliferación celular maligna. Es pues la epigenética y no tanto la genética lo que induce el cáncer. Por eso los malos hábitos pueden ser fuente indirecta de cáncer, independientemente de su localización.

-¿Hay entonces una dieta anti-cáncer?

-No me gusta la palabra dieta. Se trata solo de comer bien y mejor. Lo explico ampliamente en los libros que ha citado antes.

-¿Y cómo se explica que la mayoría de los oncólogos no de importancia a la alimentación cuando tratan a sus pacientes?

-Porque ni a médicos ni a oncólogos se nos forma en Nutrición. Y encima al oncólogo hiperespecializado en uno o dos tipos de cáncer lo que le obsesiona es el tratamiento terapéutico. Se convierte en especialista en esta o aquella molécula. Quizás se interese por las causas pero se queda mudo incluso a la hora de dar consejos para prevenir una recidiva; no sabe qué proponer. Por eso entre otras muchas razones he publicado también otros tres libros: Cómo detener la epidemia de cáncer de mama y su recidiva, Cáncer de próstata: tratamiento y prevención de la recidiva y -el más completo- Curar por fin el cáncer: ¿atreverse a decir cuándo y cómo?

-Permítame una última pegunta: ante lo que está pasando en el ámbito sanitario usted postula «una resistencia no violenta sino inteligente y científica». ¿Lo cree posible cuando los poderes institucionales y hasta los colegios de médicos consideran poco menos que delincuentes a quienes osan discutir sus verdades oficiales?

-Aún así. Hay que contrarrestar esas «verdades» informando con rigor, seriedad y científicamente al mayor número posible de personas. Lleva tiempo pero noto que el público en general tiene sed de saber, de entender. La gente está cada vez más preparada, es ya consciente de que su mejor capital es su salud y terminará aprendiendo a conservarla. Así es como se reducirá el número de enfermos y la gravedad de lo que padecen. Seamos optimistas.

Antonio F. Muro

Este reportaje aparece en
PORTADA-Nº-218
218
Septiembre 2018
Ver número
Última revista
Último número Julio-Agosto 2020 de la revista mensual Discovery DSalud
239 | Julio-Agosto 2020
Cartas al director Editorial Ver número