La dieta occidental exacerba el sistema inmune y provoca todo tipo de patologías

La dieta occidental rica en carbohidratos refinados, azúcares, grasas animales y aceites saturados además de baja en fibra -frutas y vegetales- activa genes que exacerban la respuesta del sistema inmune innato provocando estados proinflamatorios tan importantes como los de una infección grave y volver a una dieta saludable no garantiza deshacer el daño causado. Es más, a largo plazo contribuye a la aparición de sobrepeso, obesidad, hipertensión, diabetes, arteriosclerosis, disfunciones intestinales, problemas cardiacos y muchas otras afecciones, cáncer incluido. Tal es al menos la conclusión de una investigación de la Universidad de Bonn (Alemania) recién publicada en Cell. Es hora pues de que las autoridades sanitarias tomen cartas en el asunto ignorando las presiones de la industria alimentaria.

DIETA-OCCIDENTAL

Este reportaje aparece en
PORTADA 216
216
Junio 2018
Ver número