La respuesta biológica positiva

La respuesta biológica positiva (RBP) es, simplemente, lo que produce en nuestro ser todo pensamiento positivo, esto es, tranquilizador y que nos da paz. Porque todo pensamiento positivo produce bienestar -mejor salud- y nos ayuda a vivir más felices.

Ya adelanté en el número anterior que para que el organismo funcione correctamente debe existir un equilibrio dentro del sistema nervioso vegetativo entre el simpático y el parasimpático. Y que el hombre de nuestro tiempo, por el tipo de vida que lleva -trabajo o falta de él, preocupaciones, estrés, etc.- rompe ese equilibrio y vive en un casi permanente predominio simpático. Pues bien, con la respuesta biológica positiva se restablece el equilibrio. ¿Y por qué? Pues ello porque activa automáticamente el parasimpático.

CÓMO SABER QUÉ SE ACTIVA 

¿Y existen signos -se preguntará el lector- que nos permitan identificar que se está produciendo la respuesta biológica positiva? La respuesta es afirmativa: son, fundamentalmente, la saliva fluida, la miosis -la pupila más bien contraída, de acuerdo con la luz ambiente-, una piel sonrosada y seca, normocardia -el corazón funciona mejor y con economía de esfuerzo-, presión arterial equilibrada, relajación muscular, sensación de tranquilidad y autocontrol, mejor estado inmunológico, etc.

Aunque si de todos los síntomas enumerados tuviéramos que elegir uno como representativo de la Respuesta Biológica Positiva sin duda elegiríamos la calidad de la saliva. Porque la saliva líquida, agradable, sólo es posible cuando existe un discreto predominio parasimpático, vagal.

ALGUNAS DUDAS 

Bien, lo dicho me sirve para dar cumplida respuesta a la necesidad de algunos de nuestros lectores. En el libro de  visitas de mi web en internet (http://dr.escudero.com) me dejaron el siguiente mensaje: “En primer lugar, deseo dar las gracias al Dr. Escudero por su trabajo y por trascender las limitaciones que nos imponemos cada día. En segundo lugar, quiero decirle que estoy entusiasmado con la Noesiterapia y sus efectos. Parece increíble pero después de leer su último libro “Curación por el pensamiento –Noesiterapia” y escuchar sus cintas yo mismo estoy comprobando que funciona. Así, por ejemplo, he descubierto que mantener la boca húmeda puede utilizarse para combatir los resfriados impidiendo que estos se desarrollen. No hay mas que aumentar la saliva y distribuirla por la zona de la garganta afectada. Este método me ha permitido pasar de estar cada quince días constipado a estar perfectamente desde hace dos meses. Espero que mi experiencia le sirva a alguien. Para terminar quiero agradecerle de nuevo al Dr. Escudero la posibilidad de seguir aprendiendo de su experiencia mediante los artículos que van apareciendo en la revista «Discovery DSalud«. Por otra parte, sería muy interesante para mí y otros estudiantes como yo que nos ayudara a aumentar nuestro rendimiento. Le pido que, si es posible, haga algún articulo referente a este tema.”

Respuesta: Querido amigo: te felicito porque has sabido utilizar unas enseñanzas que son realmente sencillas pero de gran utilidad. La explicación de ese cambio en tu salud es muy sencilla. Si has logrado mantener tu boca con saliva fluida para que eso fuera posible todo tu organismo ha estado funcionando en lo que en términos médicos llamamos predominio vagal muscarínico. Eso significa, entre otras cosas positivas, que has mejorado la circulación y el metabolismo, has puesto el estado inmunológico en mejores condiciones y, sólo por esto, tu salud ha mejorado independientemente de que repartieras la saliva de una manera determinada en tu garganta. Aunque al hacer esto último estaba, sin saberlo, poniendo un deseo positivo en tu cerebro… y eso funciona; no por el efecto local de la saliva en la mucosa de tu faringe sino porque estás programando en tu cerebro algo que él va a procurar convertir en realidad por todos los medios a su alcance, más allá de tu comprensión de los mecanismos biológicos que se ponían en marcha.

Bien, pues para mejorar tu rendimiento en el estudio haz lo mismo: procura mantener tu boca con saliva fluida siempre que te pongas delante de un libro, atiendas una explicación en clase o estés en un examen.

Tu cerebro es la base física de la inteligencia y en él están los archivos de la memoria que, por cierto, necesitan de ciertos aminoácidos para almacenar lo que desees aprender. Eso implica que en tu dieta debes procurar ingerir cada día la cantidad necesaria de proteínas.

Para que tu cerebro funcione adecuadamente hace falta que le llegue a un ritmo adecuado la sangre a fin de que ésta le proporcione todos los elementos que precisa. Entre los que están, además de las proteínas, glucosa y oxígeno fundamentalmente. Pues bien, todo eso le llega mejor a tu cerebro en predominio vagal muscarínico (lo que tú sabes detectar por el simple hecho de tener saliva fluida en tu boca).

CUANDO PREDOMINA EL SIMPÁTICO 

¿Y cuál es la situación opuesta? ¿Cuál es el principal síntoma de un predominio del simpático? El miedo. Por ejemplo, ante un examen. Y es que la preocupación a fallar de alguien que ha trabajado adecuadamente una materia puede hacer que durante el examen se le produzca una descarga de adrenalina en las suprarrenales que le lleve a la típica situación de estrés. Ello provocará que la sangre llegue peor al cerebro y los archivos de la memoria queden bloqueados. Luego, superado el miedo -al salir del examen-, lo normal es que recuerde de pronto todo.

Bueno, pues estas situaciones pueden evitarse con el sencillo método de acostumbrarnos a mantener nuestra boca agradablemente húmeda. Algo para lo que basta con repetir -o pensar- de vez en cuando a lo largo del día esta frase: ”Mi boca se llena de saliva, líquida, agradable…” hasta que permanezca así sin necesidad de pensar en ello.

Habremos incorporado de esa forma a nuestros hábitos biológicos uno que sólo nos puede reportar bien a todos los niveles dándonos tranquilidad, salud y bienestar además de ayudarnos a mejorar los resultados en cualquier actividad que emprendamos.

Este reportaje aparece en
14
Marzo 2000
Ver número