El poder regenerativo del cerebro adulto

Las neuronas del cerebro se regeneran –aunque durante siglos se negó- y además hay formas de estimular esa regeneración. Es más, es posible prevenir el deterioro neuronal ya que todo indica que la principal causa está en los glucocorticoides que genera el estrés crónico. Lo singular es que ha sido constatado ya por centenares de investigadores de muy diferentes países a lo largo de los últimos años pero los prebostes del sistema sanitario se resisten a admitirlo porque siguen postulando que las patologías neurodegenerativas cerebrales -y en general todas las que involucran al sistema nervioso central- se deben en su mayor parte al envejecimiento o a factores genéticos. Y es que les resulta difícil admitir que se trata de un dogma de fe que asumieron hace décadas cuando hoy, sencillamente, no se sostiene. Especialmente porque hay quienes han constatado que el cerebro puede ¡autorregenerarse!

NEURONAS

Sumarios:

Las neuronas del cerebro se regeneran y hay formas de estimular esa regeneración. Es más, es posible prevenir el deterioro neuronal ya que todo indica que la principal causa está en los glucocorticoides que genera el estrés crónico.

Nuestro desarrollo cerebral no es tanto resultado estricto de la genética sino, mayoritariamente, de la epigenética. De hecho los genes de un niño, de un adulto y de alguien que sufre alzheimer son los mismos.

Los genes nos proveen de la infraestructura neuronal básica -incluidas las células-madre necesarias- pero es la interacción con el medio lo que condiciona el desarrollo cerebral y cognitivo de cada persona. De ahí la importancia de dónde se vive, cómo y con qué posibilidades sociales y de aprendizaje.

El intelecto y la personalidad dependen mucho de cómo nos relacionamos de bebés, niños y adolescentes, de si nos sumergirnos en el aislamiento y la rutina o nos relacionamos alegremente con los demás. Hasta la neurogénesis depende de ello.

El cerebro humano no deja nunca de desarrollarse y aunque a los 15 años tenemos ya unos 100.000 millones de neuronas ese número se mantiene, disminuye o incluso aumenta en función del tipo de vida.

La neurogénesis o formación de nuevas neuronas se bloquea con altos niveles de glucocorticoides porque ello inhibe la secreción de la Hormona de Crecimiento Humano.

El factor neurotrófico derivado del cerebro -conocido como BDNF por sus siglas en inglés- activa las células-madre encefálicas dando lugar a nuevas neuronas.

La neurogénesis o formación de nuevas neuronas la promueven en el organismo tanto el ayuno como el ejercicio físico mientras la inhiben los glucocorticoides y la dihidrotestosterona.

Es hora de entender y asumir que el organismo es el único que tiene capacidad de autorregenerarse, de autocurarse; incluso en casos de alzheimer y cáncer.

Este reportaje aparece en
PORTADA 201
201
Febrero 2017
Ver número