Propiedades terapéuticas de la bromelina

Planta perenne de la familia de las bromeliáceas la piña posee notables propiedades terapéuticas aunque su consumo se reduzca en general a su fruto. Propiedades que se deben principalmente a su riqueza en una proteasa, la bromelina, enzima que se caracteriza por ayudar al organismo a metabolizar las proteínas que consumimos habiéndose además demostrado con distintos ensayos efectuados en el último medio siglo otras muchas posibilidades terapéuticas. Y es que la bromelina de la piña posee efectos inmunomoduladores, antiinflamatorios, antimicrobianos y antineoplásicos. Tanto si se ingiere su fruto directamente como si se toman extractos de bromelina. Hablamos en suma de un producto de gran eficacia e inocuo científicamente bien conocido. Pues bien, investigaciones recientes confirman sus expectativas anticancerígenas: inhibe el crecimiento tumoral, lleva a las células cancerosas a la apoptosis o suicidio celular y neutraliza su capacidad invasiva evitando las metástasis; en todo tipo de tumores. Al igual que la vitamina C y otros muchos productos naturales. ¿Por qué pues los oncólogos no la usan en sus protocolos?

PIÑA

Sumarios:

La bromelina de la piña posee efectos inmunomoduladores, antiinflamatorios, antimicrobianos y antineoplásicos, entre otros.

La bromelina es inocua -no tóxica- y ayuda terapéuticamente en la modulación del crecimiento tumoral, la coagulación de la sangre, los procesos inflamatorios, el desbridamiento de quemaduras y el aumento de la absorción de fármacos.

La bromelina permite inhibir la agregación plaquetaria y mejorías en la angina de pecho, la bronquitis, la sinusitis, los traumas quirúrgicos, la tromboflebitis y la pielonefritis además de ayudar a absorber mejor los fármacos, especialmente los antibióticos.

La bromelina tiene constatadas propiedades anticancerígenas y no se entiende que los médicos no sugieran su consumo a los enfermos de cáncer.

El producto más eficaz para tratar las quemaduras de la piel, eliminar las escaras y evitar su extirpación quirúrgica y los injertos de piel es un producto basado en las enzimas de la piña llamado NexoBrid.

Es grotesco que la parte más rica en bromelina de la piña, el tallo, su parte central, se deseche; incluso por quienes la comercializan envasada en rodajas.

No se entiende que los países productores de piña no inviertan en el desarrollo de ensayos clínicos sobre la bromelina o, al menos, den a conocer al mundo sus numerosas propiedades terapéuticas.

Este reportaje aparece en
PORTADA 201
201
Febrero 2017
Ver número