La simplicidad voluntaria: un camino a la salud

Desde la más remota antigüedad grupos como los estoicos o los epicúreos y personajes históricos como AbrahamBuda Jesús practicaron y postularon modos de vida sencillos que posteriormente contribuyeron a divulgar y desarrollar filósofos y pensadores modernos como Ivan Illich o Jacques Ellul. Fue en cualquier caso en la última década del siglo XX cuando surgirían en Estados Unidos grupos que se organizaron para experimentar y explicar esta filosofía de vida que propone al ser humano centrarse en lo esencial, buscar el enriquecimiento interior y no el exterior, conectar con nuestros semejantes desde el corazón, prescindir de lo superfluo y no vivir obsesionados por la riqueza material y el desaforado consumismo de nuestra sociedad. Un camino que lejos de ser sencillo requiere compromiso, saber cómo emprenderlo y perseverar en él. ¿El premio? El equilibrio personal, la armonía y una buena salud.

CENTRARSE-EN-LO-ESENCIAL

Sumarios:

La simplicidad voluntaria propone centrarse en lo esencial, buscar el enriquecimiento interior y no el exterior, conectar con nuestros semejantes desde el corazón, prescindir de lo superfluo y no vivir obsesionados por la riqueza material y el desaforado consumismo de nuestra sociedad.

La adoración por lo material se ha llevado hasta el paroxismo y la humanidad padece un profundo desarraigo emocional y espiritual, claves para tener la armonía y equilibrio que aportan la auténtica felicidad y, por ende, una buena salud.

La mayoría de la gente dedica la mayor parte de su tiempo vital a trabajar para conseguir dinero con el que pagar cosas que luego no suele poder disfrutar ¡por falta de energía y tiempo!

La idea básica de la simplicidad voluntaria es identificar todo lo que no es esencial en nuestra vida y deshacernos de ello.

Cuando alguien enferma debería buscar el consejo de un profesional que ejerza la medicina holística y no el de un mero recetador de fármacos sintomáticos como es propio de quienes pasan consulta  en los ambulatorios de la Seguridad Social.

Este reportaje aparece en
PORTADA 201
201
Febrero 2017
Ver número