¿Quiénes están detrás de la pandemia declarada por la OMS?

Son tantas las decisiones disparatadas tomadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a causa de su injustificada declaración de pandemia -con la aquiescencia cómplice de los gobiernos- que la sociedad tiene el derecho y la obligación de exigirle amplias explicaciones. La opacidad de todo lo ocurrido es inaudita en una sociedad que presume de contar con la mayor cantidad de información de la historia. En todo caso el quid de la cuestión está en saber quiénes están detrás de esta farsa, por qué la han creado, cómo lo han conseguido, qué pretenden y cuál es el engranaje que la ha hecho posible. Y es que lo acaecido se debe que la estructura que lo ha hecho posible lleva montándose desde hace décadas y está al servicio de grupos de poder que trabajan en la sombra.

En varios de los artículos que se han publicado en la revista hemos adelantado ya bastante información que da pistas sobre quiénes están detrás de la falsa pandemia que dicen asola al planeta. Ahora bien, hablamos de un montaje de tal tamaño que vamos a tener que explicarlo de forma somera y aún así en dos partes dedicando la primera a contar qué organismos están implicados y cómo a lo largo de varias décadas ha ido conformándose la estructura y la estrategia preparando la cobertura legal y mediática y -lo más importante- la mentalidad y el imaginario colectivo necesarios para imponerse arbitrariamente a cientos de millones de personas. Posteriormente, en una segunda parte que aparecerá en el próximo número, desvelaremos los nombres de las personas, fundaciones y grupos de poder que están manejando tales organismos y constituyen el poder real oculto que controla el mundo.

Se trata de un pequeño grupo no elegido por nadie que a través de numerosos organismos y personas ha ido extendiendo sus tentáculos de forma constante y estudiada hasta abarcar todo el planeta y controlar ya en el ámbito de la salud la inmensa mayoría de las instituciones sanitarias -tanto públicas como privadas- tras haber impuesto un modelo médico y sanitario uniforme, industrializado, mecanicista, reduccionista, farmacológico y, en definitiva, deshumanizado.

Hablamos de un poderoso entramado que ha logrado que los ciudadanos hayan entregado la responsabilidad sobre su salud y la de sus hijos a esa estructura de poder. Porque es la renuncia de la gente a informarse, formarse y decidir sobre su propia salud lo que ha permitido la actual catástrofe iatrogénica -de proporciones gigantescas- que vive la sociedad ya que casi todo lo que se propone es la ingesta -normalmente preventiva y paliativa que no curativa- de fármacos que mantienen a las personas enfermas el máximo tiempo posible para que consuman constantemente productos. Cuantos más mejor. Es verdad que cada vez más personas son conscientes de lo que pasa y lo están -y estamos- denunciando pero se trata aún de una minoría que es constantemente ninguneada, reprimida, acallada, descalificada, injuriada o calumniada. Y tras este breve preámbulo entremos en materia. 

EL MINISTERIO DE SANIDAD MUNDIAL

Las piezas más importantes del engranaje de poder en el área de la salud mundial lo integran los estadounidenses Centros para el Control de las Enfermedades (CDC por las siglas de Centers for Disease Control) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es formalmente la autoridad sanitaria internacional que se supone aporta la garantía institucional de credibilidad y veracidad oficial y de ahí que la inmensa mayoría acepte sin rechistar lo que postula. Solo cabe agregar en cuanto a las epidemias se refiere que la voz cantante la lleva el Servicio de Inteligencia de Epidemias (EIS por las siglas de Epidemic Intelligence Service).

El objetivo inicial por el que se creó la OMS era mejorar la salud en todo el planeta de manera natural y de hecho sus primeros pasos estuvieron destinados a difundir información sobre nutrición pero ese período duró muy poco. Apenas un decenio después la industria farmacéutica comenzó su asalto a la institución transformándola prácticamente en lo contrario de lo que era hasta el punto de crearse una comisión especial contra los micronutrientes e impedir que se usaran para prevenir y curar problemas de salud beneficiando así al mercado farmacológico que comenzó a extender su influencia hasta convertirse en lo que es ahora: una de las industrias más poderosas del mundo. Pero antes de continuar expliquemos algo importante: es necesario aprender a «traducir» el lenguaje lleno de eufemismos que todas esas organizaciones despliegan en su propaganda y, en particular, en sus páginas web. Cuando por ejemplo hablan de “desarrollo sostenible” en realidad se refieren a “negocio y explotación sin límite”, cuando hablan de “programas de salud” hablan de administrar vacunas y vender fármacos y equipamiento sanitario, cuando hablan de “acabar con el hambre” están planeando cómo extender sus organismos modificados genéticamente, cuando la Fundación Bill y Melinda Gates habla de «mejoras en la salud» está hablando básicamente de imponer vacunas aunque no lo diga abiertamente. Y así sucesivamente…

Fue en 1974 cuando la OMS dio los primeros pasos para convertirse en una especie de «Ministerio de Sanidad Mundial» haciendo suyas las recomendaciones del Informe Flexner contra las terapias naturales y lanzando un ambicioso programa llamado Salud para todos en el año 2000. Nueve años después -en 1983- la OMS proponía ya un Programa Ampliado de Vacunación (PAV) cuyo objetivo era inocular vacunas a todos los niños del mundo contra 6 enfermedades. Un año después se sumarían a esa propuesta la UNICEF, el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Fundación Rockefeller.

Cinco años después -en 1988- al entonces Director General de la OMS, Halfdan Mahler, se le ocurriría sin embargo impulsar un programa de medicamentos esenciales para países pobres y eso molestó tanto a la gran industria que le presionaron para que renunciase designándose para sustituirle a Hiroshi Nakajima quien había sido director de investigación de la multinacional farmacéutica Hoffmann-La Roche. Al año -en 1989- la ONU aprobaría la Convención de los Derechos del Niño, iniciativa aparentemente loable si no fuera porque en la práctica para lo que sirvió básicamente es para imponer vacunas infantiles y otros tratamientos.

Pues bien, toda esa estrategia sería organizada por la Fundación Rockefeller hasta el año 2000 que es cuando tomaría el relevo la Fundación Bill y Melinda Gates al lograr superarla con creces en poder e influencia.

PREPARANDO EL TERRENO

El giro decisivo en el proceso de transformación de la OMS para llegar a ser lo que es ahora -una herramienta de los grupos de poder internacional- se produciría a partir de ese momento. Concretamente durante la etapa como Director General de Lee Jong-Wook, es decir, entre 2003 y 2006. Hablamos de alguien que en 1994 pasó de la oficina de la OMS en el Pacífico Occidental con sede en Manila (Filipinas) a la sede de la OMS en Ginebra para ocupar el cargo de Director del Programa Mundial de Vacunas e Inmunización (GPV) desempeñando al mismo tiempo el cargo de Secretario Ejecutivo de la Iniciativa en pro de la Vacuna Infantil.

En su biografía oficial colocada en la página web de la OMS se dice que “pronto adquirió reputación de líder visionario y administrador riguroso. Apodado el Zar de las vacunas de la OMS por la revista Scientific American tuvo en su haber una serie de avances estratégicos en el ámbito del GPV, entre ellos un criterio más abierto para trabajar con la industria (…) y lograr un aumento de la financiación: de 15 a casi 70 millones de dólares”. Luego, tras liderar el Programa Mundial de Vacunas e Inmunización, pasaría a ser director de un departamento de la OMS denominado Alto a la tuberculosis siendo desde ese cargo -siempre según su biografía oficial- cuando “forjó lo que hoy se considera internacionalmente una de las más exitosas y dinámicas alianzas mundiales publico-privadas a favor de la salud; a saber, la Alianza Mundial Alto a la Tuberculosis”. Y añade su biografía: “Lee llevó adelante la expansión de una notable y compleja coalición de más de 250 asociados internacionales entre los que se cuentan estados miembros de la OMS, donantes, ONGs, la industria y diversas fundaciones”.
Fue pues en 2003 cuando se convertiría en Director General de la OMS pero presidiendo al mismo tiempo ¡el Consejo General de la Alianza GAVI (por las siglas en inglés de Global Alliance for Vaccines and Immunization) creada por Bill y Melinda Gates. Ello explica que durante la 58ª Asamblea de la OMS celebrada el 16 de mayo de 2005 presidida por Lee Jong-Wook ya interviniera Bill Gates para plantear lo que consideraba «las prioridades de salud de los próximos años». Es más, Gates puso como ejemplo a la Alianza GAVI presumiendo de que había conseguido “inmunizar” a cuatro millones de niños con vacunas básicas, a 42 millones de la hepatitis B, a 5 millones de la Haemophilus influenza tipo B y a 3 millones de la fiebre amarilla. Su intervención acabaría con un llamamiento a los países para que financiasen más vacunas a nivel internacional permitiéndose ya el lujo de decirles a los gobiernos de países en desarrollo lo que tienen que hacer con sus políticas de salud que fundamentalmente consisten, por supuesto, en dar prioridad a las vacunas y los fármacos.

En enero de ese mismo año -2005- Lee Jong-Wook elogiaría la «contribución» de la Fundación Bill y Melinda Gates a la inmunización global al «donar» a la OMS 750 millones de dólares.

APROBACIÓN DE DOCUMENTOS ESTRATÉGICOS

El año 2005 fue clave también por otro motivo: se aprobó el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) que entraría en vigor el 15 de junio de 2007. Se trata de un acuerdo internacional jurídicamente vinculante suscrito por 196 países, entre ellos todos los estados miembros de la OMS. Su objetivo oficial era la de «ayudar» a la comunidad internacional a prevenir y «dar respuesta a los riesgos graves para la salud pública que puedan cruzar fronteras y amenazar a la población mundial”.

Ahora bien, ¿y quién decide cuáles son esos “riesgos graves” técnicamente denominados Emergencias de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII)? Pues la decisión final corresponde al Director General de la OMS aconsejado por un Comité de Emergencias que él mismo nombra. Dicho de otro modo: a partir de la aprobación de ese documento todos los estados firmantes se comprometen a hacer lo que diga un organismo totalmente controlado hoy por la gran industria farmacéutica y capitales privados. Y basta «controlar» al Director General para que el comité que designa a dedo sea del agrado de los controladores que están en la sombra para que éstos puedan hacer lo que les plazca.

Apenas un año después se aprobaría otro elemento clave en este despliegue de poder: la Estrategia Mundial de Vacunación. En el documento Visión y Estrategia Mundial de Inmunización (GIVS) se especifica cuáles son sus objetivos: “Para alcanzar los objetivos de la GIVS los gobiernos de todo el mundo deben mantener la inmunización no sólo entre sus prioridades en materia de salud sino en un lugar privilegiado de sus programas políticos, financieros y económicos”. El coste de ese programa se calculó en 35.000 millones de dólares.

El documento añade luego: “Se han creado diferentes mecanismos de financiación para ayudar a los países de bajos ingresos a mantener y fortalecer sus programas de inmunización así como para garantizar un suministro mundial fiable de vacunas de calidad. La Alianza GAVI, por ejemplo, es una asociación entre el sector público y el privado que promueve la inmunización a gran escala en los países más pobres del mundo. La Alianza apoya la incorporación de nuevas vacunas y de vacunas infrautilizadas, la mejora de la seguridad de las inyecciones y el fortalecimiento de los sistemas de salud que prestan servicios de inmunización sistemática”.

Es decir, los países ricos no solo habían masacrado a los pobres y destruido o colonizado sus recursos naturales comprometiendo la salud y la vida de millones de personas sino que ahora se les imponía “invertir en salud” comprando más vacunas y fármacos con la excusa de que eso les ayudaría pero lo que hicieron fue causar gravísimos problemas de salud y multitud de muertos. En el leguaje de los «amos del mundo» a eso se le llama “filantropía” o “ayuda a los países en desarrollo” aunque consiste en que los gobiernos destinen buena parte de sus escasos recursos a enriquecer a una industria sanitaria insaciable.

Paralelamente se aprobarían en diferentes naciones leyes destinadas a proteger a la industria farmacéutica de posibles demandas por los efectos “secundarios” de sus productos. En España se hizo por ejemplo aprobando la Ley 29/2006 de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios en cuyo artículo 24.5 puede leerse lo siguiente: “La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios podrá autorizar temporalmente la distribución de medicamentos no autorizados en respuesta a la propagación supuesta o confirmada de un agente patógeno o químico, toxina o radiación nuclear capaz de causar daños. En estas circunstancias, si se hubiere recomendado o impuesto por la autoridad competente el uso de medicamentos en indicaciones no autorizadas o de medicamentos no autorizados, los titulares de la autorización y demás profesionales que intervengan en el proceso estarían exentos de responsabilidad civil o administrativa por todas las consecuencias derivadas de la utilización del medicamento salvo por los daños causados por productos defectuosos”.

Una sinvergonzonería que se repite ahora porque la FDA ya ha anunciado que en los fármacos y vacunas que se usen en su país para la Covid-19 hará uso de la Autorización de Uso de Emergencia, figura legal que la permite autorizar el uso de medicamentos o vacunas sin cumplir los requisitos establecidos legalmente para su aprobación y uso y, por tanto, sin que hayan pasado los controles necesarios y demostrado eficacia y seguridad. En otras palabras, ¡exime a los fabricantes de posibles demandas por los daños que pudieran producir! Nauseabundo.

GRIPE A: UNA FALSA PANDEMIA QUE NO ENGAÑÓ A NADIE

La sucesora de Lee Jong-Wook sería Margaret Chan quien se estrenó en el cargo criticando las “licencias compulsivas” para fabricar medicamentos genéricos adornando sus declaraciones con elogios a las farmacéuticas. Y lo hizo precisamente en el curso de una visita a Tailandia cuando el país estaba realizando gestiones para abaratar los medicamentos mediante la producción de genéricos. Y que la presión ejercida funcionó lo demuestra que el representante de la OMS en Tailandia, William Aldis, se vio obligado a renunciar a su cargo al declarar al diario Bangkok Post que apoyaba los genéricos.

Pues bien, fue durante el mandato de Margaret Chan cuando se cambió la definición de pandemia. A partir de entonces ya no es necesario que una enfermedad alcance unas mínimas tasas de morbilidad y mortalidad para poder ser declarada. Es de hecho lo que permitió en 2009 declarar pandemia la gripe A que se atribuye al virus H1N1. Una declaración que provocó una compra acelerada por los gobiernos de fármacos antivirales manifiestamente inútiles y peligrosos así como de vacunas que J. P. Morgan calculó en 7.000 millones de dólares solo en vacunas. Lo que costaron los polémicos retrovirales Tamiflú y Relenza -entre otros- se desconoce. Como bien saben nuestros lectores al final no hubo tal pandemia y en su mayoría esas vacunas y medicamentos jamás se utilizaron. Discovery DSALUD lo advertiría y denunciaría ampliamente que era una farsa enfrentándose durante algún tiempo en solitario a las mentiras difundidas por todos los grandes medios que, por supuesto, se limitaron a pasar de provocar el terror a guardar silencio pasando simplemente página. Ninguno reconoció que había sido engañado. Y eso que solo un año después -en 2010- se confirmó que era una falsa pandemia gracias a un artículo publicado en el British Medical Journal en el que se desveló, entre otras cosas, que la OMS había ocultado los vínculos financieros de sus asesores con las farmacéuticas Glaxo y Roche. Wolfgang Wodarg, entonces presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa, acusaría directamente a la OMS de haber mentido para poder declarar tanto la supuesta pandemia de la Gripe A como la de la Gripe Aviar afirmando que solo pretendía lograr que se vendieran multitud de vacunas generando una alarma injustificada.

Aquellos escándalos debieron haber llevado a Margaret Chan a que cesara en el cargo pero como quienes la habían impelido a actuar así son quienes controlan los resortes de poder en la OMS se la propuso para un segundo mandato. Bill Gates, entusiasmado, no dudaría durante la 64ª Asamblea de la organización en “auto-felicitarse” por el trabajo que estaba realizando y volver a pontificar sobre las bondades de la fabricación e inoculación de vacunas diciendo que se trata de una “tecnología extremadamente elegante” que en la próxima década -entre 2011 y 2020- “serviría para erradicar la polio”. De hecho pronosticó que hacia 2020 habría “cinco o más vacunas disponibles para todos los niños del mundo” que estarían a disposición de todos los países. Luego pidió de forma expresa a los ministros de salud presentes que aumentasen sus presupuestos para vacunas y donaran fondos a la Alianza GAVI creada por él instando a los 193 países miembros a poner como prioridad de todos los sistemas sanitarios del planeta ¡vacunar a los niños!

LA OMS, CABEZA VISIBLE DE LA TIRANÍA SANITARIA MUNDIAL

A Margaret Chan le sustituiría como Director General de la OMS -el 1 de julio de 2017- el biólogo etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus. Ex ministro de Salud (2005-2012) y de Relaciones Exteriores (2012-2016) de Etiopía fue además presidente de The Global Fund to Fight AIDS, Tuberculosis and Malaria (GFATM por sus siglas en inglés), organización creada en 2002 para recaudar fondos con los que luchar contra el SIDA, la malaria y la tuberculosis que en 2012 recibió una donación de 750 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates. Hablamos de un personaje cuyo nombramiento fue puesto inmediatamente en entredicho porque fue miembro del Frente de Liberación del Pueblo Tigray -incluida en la lista estadounidense de organizaciones terroristas- que actualmente gobierna en Etiopía y ha sido acusada de crímenes contra la humanidad -incluyendo masacres contra manifestantes, esterilización de dos millones de mujeres de la etnia Amhara y genocidio de minorías así como encarcelamientos y torturas de periodistas y opositores-. Sin embargo logró finalmente el cargo ante el apoyo que recibió del Partido Comunista Chino y la Fundación Bill y Melinda Gates. Para todos quedó claro que era el “candidato adecuado” ya que los otros dos aspirantes, los doctores Sania Nishtar y David Nabarro, habían cometido la imprudencia de decir que si se les nombraba acabarían con la corrupción interna de la OMS.

Cabe añadir que Human Rights Watch le acusó en 2016 de ocultar las epidemias de cólera que hubo en su país durante su mandato como Ministro de Salud.

EL PAPEL ESTRATÉGICO DE LA OMS EN LA FALSA PANDEMIA

Hagamos ahora un breve resumen de la actuación reciente de la OMS recordando al menos que…

…manipuló los casos iniciales de neumonía en Wuhan para convertir unos problemas respiratorios conocidos y habituales con causa perfectamente identificada en una “nueva enfermedad”.

…respaldó la actuación del Gobierno chino -y lo siguió haciendo a pesar de las irregularidades manifiestas- y convirtió en oficial el anuncio de aislamiento del nuevo virus que se hizo a partir de un trabajo publicado en el BMJ y firmado por un equipo de investigadores de los CDC de China y que, como hemos explicado ya en números anteriores no cumple en absoluto con los requisitos mínimos de un aislamiento.

…lanzó la alarma de epidemia en 11 de marzo apoyándose descaradamente en falsedades.

…acogió en la web de la organización los protocolos de diagnóstico de diferentes instituciones y aunque luego decidió distanciarse diciendo que no los respaldaba de forma explícita sigue aconsejando que la población se haga unas pruebas que carecen de base científica y estudios epidemiológicos basados en ellas..

…calló ante la decisión de muchos estados de confinar a sus ciudadanos a pesar de saber que el peligro de contagio entre las personas sanas de menos de 60 años es mínimo.

…calló ante las propuestas de que la ciudadanía use mascarillas y guantes cuando la propia OMS no las recomienda.

…estableció la definición de “caso de COVID-19” de modo tan absolutamente arbitrario que permite engrosar a voluntad las cifras en cada país: “Una muerte debida a COVID-19 se define para fines de vigilancia como una muerte resultante de una enfermedad clínicamente compatible en un caso probable o confirmado de COVID-19 a menos que haya una causa alternativa clara de muerte que no pueda estar relacionada con la enfermedad COVID-19”. Y se añade: “Una muerte por COVID-19 no puede atribuirse a otra enfermedad (por ejemplo, cáncer) y debe contarse independientemente de las condiciones preexistentes que se sospechan que han desencadenado un curso grave de COVID-19”. Inaudito y vergonzoso.

…decretó las medidas que el engranaje de poder sanitario trasladaría después -a través de sus expertos- a los gobiernos, muchos de ellos -con la honrosa excepción que vienen protagonizando buena parte de los estados africanos- aliados del poder económico que financia la OMS.

Agregaremos que la OMS, autoridad mundial única con poderes para establecer el conocimiento científico-médico oficial aceptable e imponible a gobiernos y personas sentó las bases para censurar cualquier otro enfoque, interpretación, teoría o conocimiento. Para ello organizó el 13 de febrero de 2019 una reunión con los principales líderes tecnológicos a fin de que actuasen activamente contra la “desinformación”; es decir, contra todo aquel que no acepte las verdades oficiales. En la reunión estuvieron presentes representantes de Google, Facebook, Twilio, Dropbox, Verizon, Salesforce, Twitter, YouTube y Amazon así como grandes compañías relacionadas con las nuevas tecnologías como Airbnb, Kinsa, Mapbox, Apple, Lyft y Uber.

El siniestro papel de la OMS en las falsas epidemias o pandemias -y en ésta en particular- es pues claro y está documentado. ¿Y qué lugar ocupa en el engranaje global? Vea en la infografía adjunta cómo se relaciona con otras organizaciones en el concreto ámbito de la salud, la sanidad y las enfermedades para mantener el actual modelo médico hegemónico que renunció a las raíces y a la esencia de la ciencia y el arte de la medicina y es de simplificación conceptual, de dependencia de la tecnología y de alianza con la industria farmacéutica..

TÍTERES DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA

Fue en 1939 cuando el Servicio de Salud Pública estadounidense se integró en la Agencia Nacional de Seguridad lo que supuso un cambio radical en su orientación y financiación. Siete años más tarde se crearían los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), una compleja estructura que crecería con los años hasta convertirse en la agencia sanitaria más poderosa del planeta ya que es la que define las enfermedades y decide cómo diagnosticarlas, tratarlas o prevenirlas.

El foco de los CDC y del sistema en general está puesto en las enfermedades contagiosas y su obsesión llega hasta el punto de que un epígrafe del documento La amenaza global de las enfermedades infecciosas y sus implicaciones para los Estados Unidos y la Federación Americana de Científicos incluye un apartado titulado Infecciosidad de las enfermedades no infecciosas.

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH por las siglas en inglés de National Institutes of Health) de Estados Unidos disponen también asimismo de un centro dedicado específicamente a enfermedades infecciosas y “biodefensa”. Y es en su seno donde se encuentra su división estrella: el Servicio de Inteligencia de Epidemias (EIS) anteriormente mencionado que desde su creación en 1951 ha entrenado a 3.600 agentes que actualmente se encuentran destinados en puestos claves sanitarios dentro y fuera de Estados Unidos.

Así lo explica en su propia página web, alojada en la de los CDC: “Los alumnos EIS se han marchado para ser directores de los CDC, científicos líderes, cirujanos generales, asesores de los directores generales y regionales de la OMS, profesores en escuelas de medicina y salud pública, responsables de salud municipales o epidemiólogos estatales. Otros muchos ocupan cargos de liderazgo en la industria, en fundaciones, en organizaciones no gubernamentales y en los medios de comunicación. Más del 30% de los epidemiólogos estatales o en grandes ciudades son alumnos EIS”. Lo dicen ellos mismos así de clarito. Sin comentarios.

Obviamente los CDC mantienen un programa gubernamental de vacunas infantiles en el que gastan más de cuatro mil millones de dólares anuales y cubre las campañas de vacunación de la mitad de los niños estadounidenses. Y como son ellos mismos los que supervisan la investigación y comercialización de las vacunas no son precisamente muy estrictos a la hora de informar de los graves problemas de salud que pueden causar. Ha leído bien: la misma agencia estatal que se encarga de supervisar la investigación de vacunas gasta en ellas cuatro mil millones de dólares.

CREADORES DE FALSAS EPIDEMIAS

La actuación de los CDC ha sido tan polémica y discutida que ya han sufrido cuatro investigaciones oficiales: el Senado estadounidense los investigó entre 2001 y 2003, el comité del senador Tom Coburn en 2007, el Inspector General del Servicio de Salud de Estados Unidos en 2008 y la Oficina de Integridad en 2014. Y todas esas investigaciones llegaron a la conclusión de que los CDC son .en palabras de Robert Kennedy Jr.un pozo negro de corrupción, una agencia que se ha convertido en subsidiaria absoluta de la industria farmacéutica, un títere de la industria”. ¡Y se trata de la agencia que establece los criterios para definir enfermedades, decidir los métodos de diagnósticos y aprobarlos y regular su prevención y tratamiento en prácticamente todo el mundo!

Se ocupan especialmente de las enfermedades consideradas infecto-contagiosas por la medicina moderna y, por tanto, de las vacunas que pretenden prevenirlas y de los fármacos utilizados en la guerra global contra los microbios que está alterando y destruyendo el microbioma de los seres vivos y provocando una catástrofe iatrogénica sin precedentes.

Desde su creación las voces de alarma de los CDC intentando desatar el pánico para justificar negocios e intervenciones extraordinarias no han cesado:

-En 1949 hablaron de posibles ataques con armas biológicas haciendo que el Gobierno federal invirtiera millones de dólares en su prevención pero el ataque nunca se produjo.

-En 1957 anunciaron una inminente epidemia de gripe y nuevamente se emplearon millones de dólares en vacunas que resultaron inútiles porque no hubo epidemia.

-En 1976 el Congreso estadounidense aprobó un programa de vacunación ante la alerta de los CDC sobre una posible epidemia de gripe española. Se vacunó a cincuenta millones de personas y hubo al menos mil casos de parálisis, daños nerviosos no cuantificados y decenas de muertes.

-En 1981 la creación del montaje SIDA salvó a los CDC de una desaparición casi segura ya que el Senado se estaba planteando reducir drásticamente su presupuesto ante tanto fracaso.

-En 1986 se aprobó la Ley de Vacunas que sirvió para desviar las demandas contra los fabricantes hacia el Gobierno pero las incontables dificultades y requisitos necesarios redujo sustancialmente las sentencias y las compensaciones por daños.

-Un estudio realizado por Peter Doshi publicado en diciembre de 2005 en British Medical Journal ya demostró que los CDC habían manipulado las estadísticas de gripe y neumonía para incluir decenas de miles de casos de neumonía en la etiqueta de gripe cuando solo se habían identificado fehacientemente 18 casos.

-Fueron los propios CDC los que fabricaron los brotes de sarampión de 2015.

-Los CDC anunciaron que habría entre 550.000 y 1,4 millones de casos de ébola a finales de enero de 2015 pero al final la OMS informó de solo 21.000 casos.

EIS/TEPHINET: RED DE CONTROL INTERNACIONAL

Y hay más organismos implicados En 1997 se creó la Red de programas de entrenamiento en epidemiología e intervenciones en salud pública (TEPHINET por las siglas en inglés de Training Programs in Epidemiology and Public Health Interventions Network). Abarca 87 programas en 165 países y su objetivo declarado es “movilizar una fuerza competente en el campo de la epidemiología para servir a la gente mediante entrenamiento estandarizado, aprendizaje experimental, calidad e intercambio de conocimientos para conectar mejor y más rápidamente a los epidemiólogos de todo el mundo”. O dicho más claramente: para extender, impulsar e imponer las directrices de los CDC y sus socios en la industria farmacéutica a todos los expertos del mundo para mayor gloria y beneficio de los grupos de poder que controlan estas agencias y programas mediante financiación y puertas giratorias.

En Europa se crearía en 2005 el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) del que es miembro como coordinador nacional de los organismos españoles Fernando Simón, actual director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y responsable máximo junto con el ministro de Sanidad de la gestión española sobre la falsa pandemia.

Además desde 1994 hay en Europa 430 graduados formados por los programas de los EIS: EPIET y EUPHEM. Están en 29 países a través de instituciones como el Robert Koch Institut de Alemania, el Instituto Superior di Sanita en Italia, la Direçao-Geral da Saúde en Portugal y el Instituto de Salud Carlos III en España donde han trabajado, se han formado o están ligados a él -de un modo u otro- la mayoría de los expertos que “asesora” hoy al Gobierno en su gestión de la falsa pandemia.

Los socios y principales financiadores de esta red de programas de imposición de criterios, enfoques, directrices y “verdades” son los CDC estadounidenses, farmacéuticas como GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Novartis, Pfizer y Merck, la Fundación Bill y Melinda Gates, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Inernacional, USAID, PATH y la propia OMS.

En definitiva, estamos ante la última y más terrorífica de las falsas epidemias o pandemias fabricadas por el engranaje de poder descrito. Quienes lo financian y controlan -en muchos casos de forma discreta, en otros con profusión de declaraciones y apariciones públicas- es algo que procuraremos desentrañar en la segunda parte de este artículo.

Jesús García Blanca

 

Recuadro

Fuentes y referencias:

-Biografía de Lee Jong-Wook:

https://www.who.int/dg/lee/biography/es/

-Intervención de Bill Gates ante la 58 Asamblea de la OMS el 16 de mayo de 2005:

https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/20397/A58_DIV8-en.pdf?sequence=1&isAllowed=y

-Reglamento Sanitario Internacional (2005):

https://www.who.int/ihr/publications/9789241580496/es/

Visión y Estrategia Mundial de Inmunización para 2006-2015:
https://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA58-REC1/spanish/REC1-Part7_sp.pdf

Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios:

http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l29-2006.t2.html#a24

-Intervención de Bill Gates ante la 64 Asamblea de la OMS el 17 de mayo de 2011:

https://apps.who.int/gb/dvr/DVR(WHA)-64/PDF/A64_DIV6-en.pdf
El escándalo de la falsa pandemia de Gripe A:

https://www.bmj.com/content/340/bmj.c2912.extract

https://elpais.com/sociedad/2010/01/22/actualidad/1264114819_850215.html

https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-gripe-presidente-comision-salud-consejo-europa-asegura-oms-mintio-declarar-pandemia-20100126101758.html

-Desmontando la falsa pandemia de Gripe A en Discovery DSALUD:

https://www.dsalud.com/reportajes/la-farsa-de-la-gripe-a/

-Sobre el currçiculum de Tedros Adhanom:

https://www.libertaddigital.com/ciencia-tecnologia/ciencia/2020-04-25/estado-alarma-coronavirus-tedros-adhanom-director-oms-marxista-amigo-china-epidemias-1276656525/

-Elección de Tedros Adhanom respaldada por Bill Gates y China:

https://cienciaysaludnatural.com/el-oscuro-pasado-del-director-de-la-oms/

-Nombramiento de Tedros Adhanom:

https://www.statnews.com/2017/05/23/who-director-general-tedros/

-Supuesto aislamiento del SARS-CoV-2:

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2001017

-Análisis en Discovery DSALUD del supuesto aislamiento del SARS-CoV-2:

https://www.dsalud.com/reportaje/no-hay-pruebas-de-la-existencia-del-coronavirus-chino/

-Carta del presidente Donald Trump al Director General de la OMS:

https://divulgaciontotal.com/w/?p=10019#more-10019

-Normativa de la OMS sobre definición de muerte debida a la Covid-19:

https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/situation-reports/20200411-sitrep-82-covid-19.pdf?sfvrsn=74a5d15_2

-África se rebela contra la OMS:

http://www.celesylvupdates.com/news/the-president-of-madagascar-andry-rajoelina-has-called-on-all-african-nations-to-quit-the-world-health-organization-who/?fbclid=IwAR26xR8V1b1aCfTyMGgFD5yud0VpUDKx-K0dm46JfDHPLZNeHoye3-USsl8

-Reunión en la OMS para censurar información crítica:

https://www.cnbc.com/2020/02/14/facebook-google-amazon-met-with-who-to-talk-coronavirus-misinformation.html

-Inmunidad para los fabricantes y aprobación sin estudios adecuados:

https://cienciaysaludnatural.com/anuncian-inmunidad-legal-vacuna-covid-19/

-“Infecciosidad de las enfermedades no infecciosas”:

https://fas.org/irp/threat/nie99-17d.htm.

-Enfermedades infecciosas y biodefensa en los NIH:

www.serceb.org.

-Investigación de los CDC por la Comisión Coburn:

https://www.menshealthnetwork.org/library/CDCoffcenter.pdf

-Programa de vacunas de los CDC por 4.000 millones de dólares:

https://blog.nomorefakenews.com/2016/10/24/cdc-vaccine-science-covers-up-giant-conflict-of-interest/

-Servicio de Inteligencia de Epidemias:

https://www.cdc.gov/eis/who-we-are/alumni.html

-Los 7 minutos de Robert Kennedy Jr.:

https://www.ageofautism.com/2017/01/7-minutes-on-cdc.html

-Falsos brotes de sarampión en 2015:

https://blog.nomorefakenews.com/2015/02/13/measles-outbreak-13-reasons-to-reject-the-hype/

https://blog.nomorefakenews.com/2015/02/15/fake-disney-measles-outbreak-send-in-the-clowns/

-Manipulación y alarma con cifras del ébola:

https://blog.nomorefakenews.com/2014/09/23/cdc-liars-1-million-ebola-cases-by-january/

-Red de entrenamiento epidemiológico de los CDC:
https://www.tephinet.org/

https://www.tephinet.org/training-programs/european-programme-for-intervention-epidemiology-training-epiet-and-the-european

-Socios y financiadores de TEPHINET:

https://taskforce.org/wp-content/uploads/2019/06/FY18-List-of-Funders.pdf

-Expertos que asesoran al Gobierno español:

https://www.20minutos.es/noticia/4195863/0/sanchez-constituye-comite-cientifico-covid19-dias-antes-decidir-ampliacion-estado-alarma/

 

Bibliografía consultada:

 

Jesús García Blanca:.

El rapto de Higea. Mecanismos de poder en el terreno de la salud y la enfermedad. Barcelona, Virus Editorial, 2009.

La Sanidad contra la Salud. Una mirada global para la autogestión. Madrid, Ediciones i, 2015.

Enrique Costa Vercher: Iatrogenia: la Medicina de la Bestia. El origen de las enfermedades raras. Amazon, 2019 (Próxima nueva edición en Cauac Editorial Nativa).

Este reportaje aparece en
DSalud 238
238
Junio 2020
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2021 de la revista mensual Discovery DSalud
252 | Octubre 2021
Cartas al director Editorial Ver número