Remedios naturales para repeler a los insectos

Como ya expusimos en él numero anterior, con el verano la naturaleza se torna expansiva. Sólo que la variedad de frutos y especies animales que proliferan en esta época del año potencia también la aparición de otros animalitos –en especial, los insectos- que a veces pueden estropearnos una agradable velada e, incluso, el reparador descanso de la noche estival o una buena siesta.

Ahora bien, la lucha química contra ellos es en general perjudicial para el entorno y para nosotros mismos ya que algunos de los componentes de los insecticidas puede contaminar el aire del interior de la casa, provocar reacciones alérgicas y perjudicar a los animales de compañía e, incluso, a las plantas. De hecho, numerosos de los insecticidas que se utilizan actualmente contienen sustancias tóxicas.

Por tanto, y por si el simple respeto a la vida que todo ser viviente merece no es razón suficiente para alguno, vamos a ofrecer este mes algunas alternativas naturales que nos permitan convivir con los insectos sin matarlos.

Ante todo, deberíamos entender que cuando transitamos por lugares naturales estamos entrando en su hábitat, en su hogar y que somos nosotros los que invadimos de alguna forma su espacio. Es evidente que si salimos al bosque, al campo o a la playa -entornos naturales- nos encontraremos pues con los habitantes de tales espacios. Y si aceptamos respetuosamente que son necesarios para el ecosistema nuestra actitud mental hará la situación más llevadera al hacernos más comprensivos y tolerantes. Es más, entablar una guerra química contra cualquier ser vivo suele ser casi siempre una acción desmedida ya que existen medios menos agresivos para mantenernos al margen de sus naturales expresiones. En espacial a las moscas, que suelen resultar las molestas.

Cómo alejar a las moscas:

Desde hace algunos años es común encontrar en el techo de algunos restaurantes de carretera y en otros establecimientos de zonas rurales bolsas de plástico transparentes llenas de agua. Colgadas de una cuerda en las esquinas, en las entradas del establecimiento o en la mitad de la ventana o puerta resultan unas curiosas defensas naturales. Desconocemos con exactitud en qué se basa la efectividad de este sistema natural pero lo cierto es que funciona.

Ahuyentar a las moscas por el olor:

Otro buen sistema es mezclar clavo (hablamos de la planta) con cítricos ya que la mezcla emana un aroma muy peculiar que repele a las moscas y a otros insectos. Podemos pinchar para ello algunos clavos sobre la pulpa de medio limón o bien utilizar las peladuras de los cítricos -naranja o limón- con el clavo en recipientes abiertos.

Repelentes para mosquitos:

Existen varios repelentes naturales que se pueden aplicar en la piel a fin de ahuyentar a los mosquitos y otros insectos cuando su presencia es masiva e inaguantable. Uno de ellos es frotar vinagre en las partes expuestas a la piel. Ciertamente, el olor no es muy agradable tampoco para nosotros pero a veces más vale oler un poquito “fuerte” que pasarnos la noche en vela en el campo.

Otra opción aromática más agradable es la de utilizar esencia de limón, geranio o lavanda diluida en aceite base y frotar en la piel. Basta diluir en el aceite vegetal -oliva, almendras, etc.- dos gotas de esencia natural y extenderlo por la piel.

Algunas otras soluciones:

-Una buena y sencilla idea es la de poner telas mosquiteras en las ventanas o rodear con ellas las cunas de los niños así como las camas o lugares de descanso.

-Es igualmente aconsejable evitar la ropa oscura ya que atrae a los insectos.

-No use perfumes o colonias –especialmente si son florales- a la caída de la tarde y extreme las medidas de higiene. Tanto los perfumes como el mal olor corporal atraen a los insectos.

-Tome durante alguna cápsula de complejo B. Al ser vitaminas hidrosolubles, el exceso será en buena medida eliminado por la piel con el sudor y el olor que desprende repele a los insectos.

-También puede usar un remedio homeopático. Como ya dijimos al preparar el botiquín natural, el Ledum Palustre 7CH es excelente para las personas especialmente sensibles a los mosquitos que, sin embargo, parecen atraerlos. Bastan 3 gránulos 3 veces al día.

-Decir, por último, que el helecho repele a los insectos además de tener efectos favorables sobre el reumatismo. Coloque cerca de donde esté unas plantas. También puede introducirse en la almohada o en el interior del colchón. Y sepa que la planta fresca friccionada sobre las picaduras de mosquitos alivia sus desagradables consecuencias.

Qué hacer después de una picadura

Debemos diferenciar dos tipos de insectos: los que pican para defenderse -entre los que se encuentran la abeja y la avispa- y los chupadores –entre los que destaca el mosquito-. Los del primer grupo no atacan si no son agredidos por lo que lo mejor es mantener la calma y esperar a que se vayan. Los del segundo grupo, sin embargo, pican para sobrevivir. En todo caso, si nos pica una avispa o una abeja lo primero que deberemos hacer es desinfectar la herida, limpiar la zona y, sobre todo, asegurarnos de que el aguijón no está en el interior. Si así fuera habrá que extraerlo con unas pinzas.

Luego, para bajar la inflamación y aliviar el dolor podemos aplicar en la zona un poco de arcilla a la que añadiremos vinagre.

También el ajo, la cebolla y el puerro crudos aplicados directamente sobre la picadura disminuyen el ardor.

Asimismo, una decocción de flores y hojas de malva aplicadas en compresas sobre la zona afectada actúa como emoliente, al igual que las cataplasmas de hojas frescas de perejil.

Decir, por último, que también la tintura de romero alivia el dolor y la inflamación.

Luis Jiménez

Este reportaje aparece en
19
Agosto 2000
Ver número