Tres millones de españoles padecen descalcificación de huesos


Tres millones de personas padecen en nuestro país el problema de la osteoporosis o descalcificación de huesos, esa "plaga silenciosa" –como la definen los norteamericanos- que produce dolores crónicos en las articulaciones y puede acabar con la rotura inesperada de algún hueso. Un problema tan grave que -según datos de la Sociedad Española de Reumatología (S.E.R.)- provoca más de treinta mil fracturas de cadera al año.

En contra de lo que se cree popularmente, también los hombres sufren de osteoporosis. De hecho, un reciente estudio señala que uno de cada cuatro casos se da en hombres, lo que para España supone un total de 750.000 afectados y alrededor de 8.000 fracturas de cadera cada año. Un problema lo suficientemente importante como para tenerlo en cuenta. Piénsese que es mayor el riesgo de sufrir osteoporosis en los hombres que el de sufrir cáncer de próstata.

La osteoporosis, como su mismo nombre indica, es una enfermedad en la que los huesos se vuelven más porosos, delgados y frágiles por lo que pueden llegar a romperse con más facilidad. Y es que los huesos no son una cosa muerta, como podría parecer por su aspecto mineral; antes bien, en su seno se están realizando continuamente procesos de remodelación -con fases de destrucción y formación de sustancia- que están reguladas por una serie de elementos hormonales, vitaminas y minerales que afectan a lo que se llama "la masa ósea". 

LA MASA ÓSEA 

La masa ósea es la cantidad de hueso que presenta una persona en su esqueleto en un momento determinado. Algo que depende de su edad, sexo y, curiosamente también, de la raza (la negra tiene más que la blanca o la asiática y por eso tiene menos tendencia a la osteoporosis).

Pues bien, esa masa ósea va aumentando paulatinamente desde el nacimiento a medida que crece el esqueleto hasta llegar a un valor máximo (lo que se llama "pico de masa ósea") entre los 30 y 35 años. Momento a partir del cual comienza una pérdida natural muy lenta (alrededor del 0.5% anual) que dura el resto de la vida.

Por eso es fundamental saber que la osteoporosis se gesta durante la juventud y, aunque por una serie de factores hormonales afecta más a las mujeres, también aparece -y cada vez más- en los hombres. 

LAS CAUSAS DE LA OSTEOPOROSIS 

Como es lógico, la cantidad de calcio en los huesos depende de la alimentación. Y como quiera que no es un proceso pasivo, cada edad tiene sus necesidades (ver recuadro). Por otra parte, aun tomando las cantidades necesarias de calcio es necesario que el organismo las utilice correctamente para lo cual es preciso un ejercicio físico adecuado ya que el calcio no solo sirve para mantener los huesos duros sino que es fundamental, a través de una serie de procesos químicos, para la contracción de los músculos. Además, hay muchas enfermedades del hígado, de la sangre y de algunas glándulas -como el tiroides- que pueden ser causa de pérdida de calcio a cualquier edad. Todo ello sin olvidar que muchos medicamentos -como la cortisona- favorecen la aparición de osteoporosis cuando se consumen en dosis altas o durante mucho tiempo.

En las mujeres, además, los cambios hormonales que tienen lugar en la menopausia puede posibilitar -no siempre- una pérdida más acelerada  y la aparición de una osteoporosis que se ve facilitada por el hecho de que la masa ósea femenina es entre un 30 y un 50% más baja que la del varón. Pero, independientemente de este condicionante hormonal, los factores de riesgo de pérdida de calcio son, como en el varón, una alimentación inadecuada -con poco calcio-, el consumo de alcohol, la vida sedentaria y, como en gran parte de las enfermedades degenerativas, tener antecedentes familiares de esta enfermedad.

En cuanto a la vitamina D (especialmente la D3), es la única que el organismo es capaz de fabricar por sí mismo; y lo hace, como las plantas, a través de la luz del sol. Bastan unos pocos minutos de exposición para conseguir la cantidad adecuada de vitamina D, imprescindible para permitir la absorción intestinal del mineral. De ahí que cuando eso no es posible sea necesario tomar alimentos naturales ricos en esa vitamina -como el aceite de hígado de pescado- o un suplemento diario en forma de preparado comercial. 

EVITANDO LA PÉRDIDA DE CALCIO 

La prevención de la osteoporosis debe hacerse durante la infancia y la juventud ya que a partir de los 35 años vivimos de las “rentas”. Y para ello es preciso, en primer lugar, seguir una alimentación correcta rica en calcio -especialmente leche y sus derivados-, evitando ingerir tóxicos como el alcohol o el tabaco y haciendo ejercicio físico diario.

Cuando se llega a edades peligrosas -por encima de los 50-, tanto en el hombre como en la mujer las recomendaciones de dieta y ejercicio son aún más importantes. No para aumentar la masa ósea, algo imposible a esas edades, sino para compensar en lo posible la imparable pérdida de calcio de los huesos. Y, en ese sentido, la leche y sus derivados enriquecidos con calcio y vitamina D -para hacer que su absorción sea más completa- son el mejor medio para prevenir la "enfermedad silenciosa".

En cuanto al ejercicio físico es fundamental caminar al menos una hora diaria o, en las personas que por sus circunstancias no puedan, realizar el ejercicio equivalente (natación o tablas de gimnasia adecuadas para sus circunstancias). 

CUANDO YA HAY OSTEOPOROSIS 

Obviamente, cuando ya se padece descalcificación de huesos las normas generales de prevención (alimento, ejercicio y exposición al sol) deben seguirse aún con más entusiasmo que para la prevención ya que son la única forma de compensar la pérdida rápida de masa muscular. También es fundamental tener presente que no deben tomarse -en lo posible- medicamentos que puedan favorecer esa pérdida, como es el caso de los derivados de la cortisona.

Y es que hoy por hoy no existe ningún fármaco capaz de estimular la formación de hueso y recuperar la masa ósea perdida.

La calcitonina, que hace unos años se presentó como la panacea, actúa impidiendo la destrucción del hueso en tanto inactiva y "paraliza" la célula responsable de esa destrucción (el osteoclasto). Pero ese efecto es mínimo y además la calcitonina tiene muchos efectos secundarios que van desde sofocos hasta intolerancia digestiva con náuseas y vómitos. Últimamente se están utilizando otras sustancias -como los difosfatos (Fosamax)- que producen efectos análogos sin tantos problemas secundarios.

Decir, por último, que está a punto de salir al mercado español un nuevo fármaco (¿otro producto-milagro?), el Raloxifeno, que –dicen- puede aumentar la densidad del hueso osteoporótico. Habrá, pues, que esperar para comprobar sus resultados reales.

En todo caso, el mejor tratamiento, no lo dude, seguirá siendo hacer ejercicio, tomar el sol moderadamente e ingerir diariamente una cantidad adecuada de leche enriquecida con calcio.
 



RACIÓN DIARIA DE CALCIO RECOMENDADA A LAS DISTINTAS EDADES

(Fuente: Sociedad Española de Reumatología)

De 1 a 6 meses:…………………………………………360 mgrs./día
De 6 meses a 1 año:………………………………….540 mgrs./día
De 1 a 10 años…………………………………………..800 mgrs./día
De 10 a 24 años:……………………………………..1.200 mgrs./día
De 25 en adelante:……………………………………..800 mgrs./día
Personas mayores:……………………….1.200-1.600 mgrs./día
Madres (embarazo y lactancia):……..1.200-1.400 mgrs./día 

CONTENIDO DE CALCIO EN LOS ALIMENTOS

(Miligramos de calcio por cada 100 grs. de alimento)

(Fuente: Sociedad Española de Reumatología)

Cereales

  • -Pan de trigo blanco: 28
  • -Pan de trigo integral: 65
  • -Pan de trigo tostado: 13
  • -Arroz: 3
  • -Harina de trigo: 25-187

Legumbres

  • -Garbanzos cocidos: 35
  • -Guisantes cocidos: 18
  • -Judías blancas cocidas: 87
  • -Habas cocidas: 103

Verduras y tubérculos

  • -Alcachofas cocidas: 44
  • -Berros crudos: 192
  • -Lechuga cruda: 29
  • -Patata frita: 16
  • -Tomate crudo: 11
  • -Tomate frito: 36

Huevos

  • -Hervidos: 54
  • -Fritos: 81
  • -Tortilla: 190

Fruta

  • -Cereza: 267
  • -Fresón: 31
  • -Limón: 58
  • -Naranja: 3
  • -Pera: 12

Frutos secos

  • -Almendra y avellana: 240
  • -Castaña seca: 98
  • -Higos: 212
  • -Pasas y cacahuetes: 61

Productos lácteos

  • -Leche de vaca: 120
  • -Leche condensada: 280-380
  • -Queso blando: 350-550
  • -Queso duro: 800-1.200

Carnes

  • -Bovino, ovino y porcino: 10
  • -Aves y caza: 20

Pescados

  • -Calamar frito: 240
  • -Merluza cocida: 16
  • -Merluza frita: 20
  • -Mejillón cocido: 197
  • -Sardina en conserva: 410
  • -Sardina frita: 409
  • -Mariscos 30-300.
     
Este reportaje aparece en
5
Mayo 1999
Ver número