¿La rinitis alérgica estacional la causa el polen o la contaminación y una flora intestinal dañada?

La rinitis alérgica estacional o fiebre del heno se achaca desde hace décadas al polen pero entonces, ¿por qué afecta sobre todo a quienes viven en lugares con el aire contaminado y a quienes sufren disbiosis intestinal, es decir, a quienes tienen un microbioma intestinal anómalo, problema fundamentalmente debido a una mala alimentación y al uso frecuente de antibióticos? Es más, todo indica que es la permeabilidad intestinal lo que hace que entren en el torrente sanguíneo péptidos ajenos que el sistema inmune combate segregando citoquinas proinflamatorias siendo éstas las que, cuando alcanzan el epitelio respiratorio, dan lugar a fuertes reacciones en él. Y siendo así es obvio que ni los antihistamínicos de síntesis química ni los peligrosos broncodilatadores que sugieren usar los médicos son la solución. El problema puede y debe afrontarse de forma natural y sencilla. Lo explicamos en detalle.

 

RINITIS ALERGIA

Sumarios:

Todo indica que la rinitis alérgica estacional o fiebre del heno se debe a un sistema inmune exacerbado por una microbiota intestinal dañada y a los tóxicos que transporta el polen, especialmente los procedentes de los hidrocarburos.

La rinitis alérgica estacional o fiebre del heno se achaca convencionalmente al polen pero entonces, ¿por qué afecta sobre todo a quienes tienen un microbioma intestinal anómalo, problema fundamentalmente debido a una mala alimentación y al uso frecuente de antibióticos?

Según el Dr. Javier Subiza la principal causa de la rinitis alérgica estacional no es el polen en sí sino las partículas procedentes de los hidrocarburos de fábricas y vehículos motorizados que éste trasporta.

Ni los antihistamínicos de síntesis química ni los peligrosos broncodilatadores que sugieren usar los médicos son solución a la rinitis alérgica estacional, máxime cuando el problema puede afrontarse de forma natural y sencilla.

La mejor manera de equilibrar la microbiota es ingerir probióticos; incluso cuando hay infección bacteriana ya que es más eficaz -y menos agresivo- que ingerir antibióticos.

Los epitelios nasal, bronquial y pulmonar parecen comportarse como el intestinal y para conservar su integridad -en especial su impermeabilidad- es fundamental que el mucus protector esté poblado de un microbioma benéfico.

En caso de rinitis alérgica estacional hay que eliminar de la dieta los lácteos, los cereales y aceites refinados, las grasas “trans”, los aditivos alimentarios, la cocción de los alimentos a más de 70º y los ambientes contaminados.

¿Si los receptores sensoriales de las sustancias amargas -denominados T2R- están en todo el cuerpo y son eficaces para inhibir la inflamación de las vías aéreas y relajar los músculos lisos contraídos, ¿por qué nadie realiza un ensayo clínico para comprobar si inhaladores que los contengan son eficaces en la rinitis alérgica estacional?

Este reportaje aparece en
DISCOVERY DSALUD 2006
204
Mayo 2017
Ver número