Nueva técnica quirúrgica para la hernia discal

Las operaciones quirúrgicas de hernia discal son cada vez más frecuentes. Afortunadamente, los avances en este ámbito han sido muchos y los resultados positivos cada vez mayores. Y aún lo serán más cuando la nueva técnica de la Discectomía Endoscópica de la que hablamos en este reportaje se extienda.

La hernia discal es una dolencia frecuente que en más casos de los que sería deseable incapacita al enfermo, al punto de que a veces, cuando el reposo y la rehabilitación no son suficientes, hay que recurrir a la cirugía. Hasta ahora, para las hernias de gran tamaño -que son mayoría-, la técnica quirúrgica habitual es la cirugía abierta ya que las demás metodologías poco invasivas existentes se hallan indicadas sólo en los casos de hernias de pequeño tamaño. Sin embargo, en la actualidad ello ya es posible y en algunos centros -aún pocos en el mundo- ha empezado a practicarse la Discectomía Endoscópica gracias a la cual se pueden operar con éxito hernias de gran tamaño con mínima invasión, anestesia local y un tiempo de hospitalización entre 24 y 48 horas de hospitalización.

Técnica e instrumentación que son obra del cirujano francés Jean Destandau y que actualmente –que sepamos- se efectúa en nuestro país en sólo dos centros: la clínicaNuestra Señora de América de Madrid y la Clínica del Pilar de Barcelona. Y precisamente con el jefe de Traumatología de ésta última, el doctor Carlos Algara, miembro de la Sociedad Europea de Abordajes Percutáneos y de la European Spine Society así como de la International Intradiscal Therapy Society, hemos hablado sobre ella.

-“Venimos practicando la Discectomía Endoscópica desde hace un año –comenzaría diciéndonos- y la verdad es que es realmente útil porque es aplicable a las hernias contenidas y no contenidas de mayor tamaño, que son la mayoría, y se trata de una técnica mucho menos agresiva que la cirugía habitual”.

LA HERNIA DISCAL LUMBAR 

La manifestación más frecuente de la hernia discal lumbar – frecuente entre la población occidental- es la lumbociática, proceso doloroso que suele ser incapacitante. De hecho, las estadísticas indican que el 80% de la población sufrirá de lumbalgia alguna vez en su vida y que ésta es responsable de una cuarta parte de las bajas laborales. Además, supone entre el 10 y el 15% de las tramitaciones por invalidez.

Para comprender bien el mecanismo de la hernia discal de nuestra columna vertebral diremos que ésta puede aparecer a lo largo de toda la columna vertebral aunque es más frecuente en la región lumbar y en la cervical. Y su causa es la degeneración del disco intervertebral debido principalmente a factores biomecánicos; es decir, a esfuerzos inadecuados (como el levantamiento de peso de manera incorrecta). No obstante, se admite que hay factores psicosomáticos-como el estrés- que también pueden influir.

¿Y en qué consiste exactamente una hernia discal? Pues médicamente se define como la protusión o salida del núcleo pulposo del disco intervertebral. Nos lo explica el Dr. Algara.

-“El disco intervertebrales como un huevo frito: consta de un núcleo pulposo y de una zona periférica: el anillo fibroso. Bueno, pues es la salida de parte de este núcleo a través de una fisura del anillo fibroso lo que provoca la hernia discal. Algo que se produce en la mayoría de las ocasiones a causa de una presión inadecuada. ¿Y por qué duele? Pues porque al estar en un espacio que no es el suyo comprime las raíces nerviosas; aunque hay que decir que en el dolor también influyen factores neuroquímicos. Bien, pues el dolor a nivel del raquis cervical se denomina cervicobraquialgia y el que se produce a nivel del raquis lumbar lumbociatalgia. Luego, la clasificación por tamaño nos lleva a hablar de hernia protruida cuando la hernia es pequeña (también se habla de hernia contenida) y extrusa o secuestrada cuando es de gran tamaño (o hernia no contenida)”.

Hay que decir que el 80% de las hernias responden bien a un tratamiento conservador en el que se combina la farmacología con la rehabilitación y el reposo en una primera instancia. Sin embargo, en un 20% los intentos terapéuticos conservadores fracasan y es preciso operar si persiste la afectación neurológica de forma persistente y el paciente nota que los brazos o piernas se les “duermen”. Afortunadamente, las técnicas quirúrgicas actuales son menos agresivas que antaño y por eso el número de intervenciones ha aumentado.

LA DISCECTOMÍA ENDOSCÓPICA 

La cirugía convencional accede al disco herniado a través de una incisión abierta -que suele ser de entre 6 y 10 centímetros- a través de la cual se extrae la hernia liberando el disco. La Discectomía Endoscópica, sin embargo,sólo precisa de una incisión de entre 10 y 15 mm. y el seguimiento de la intervención se realiza a través de la imagen que proyecta en una pantalla de televisión una minúscula cámara de 4 mm. de diámetro introducida en la zona del disco intervenido. Cámara que se introduce a través del espéculo, aparato en forma de embudo de unos 10 mm. que lleva cuatro orificios, uno para la cámara y el punto de luz, y los otros tres para su uso quirúrgico.
La cirugía endoscópica, pues, tiene la ventaja frente a la cirugía habitual de dejar una cicatriz mucho menor, el postoperatorio es menos doloroso y la recuperación más rápida (uno o dos días en lugar de siete de hospitalización).

OTROS MÉTODOS QUIRÚRGICOS 

Hay que decir para finalizar, a título informativo, que a lo largo de la historia de la cirugía ortopédica de la columna vertebral se han ensayado diversas metodologías, relegadas en su mayoría a hernias contenidas o de pequeño tamaño. Es el caso del método denominado Nuclectomía Percutánea, técnica introducida en Europa por los doctores Schreiber y Suezawa que adoptaron el método del japonés Hijikata modificándolo parcialmente y añadiendo la técnica de discoscopia (artroscopia discal). Este método descomprime la hernia mediante la exéresis controlada del núcleo discal. De hecho, el doctor Carlos Algara fue pionero de las técnicas percutáneas en el tratamiento de las hernias discales ya que las introdujo es España en 1988 para la zona lumbar y en 1990 para la cervical tras estudiar el método en Estados Unidos junto al doctor Gary Onik,que la había practicado en unos 8.000 casos con un 75% de resultados. El método consiste en la introducción extradural de unas cánulas muy finas y un motor aspirador de 2 mm. de diámetro. Asimismo, introdujo en nuestro país la Quimionucleolisis en el año 1985.

-“Este método –nos explicaría-consiste en la introducción de quimiopapaína en el disco, con lo que se provoca la disminución de la tensión intradiscal. Fue ideado por el americano Smith. Fueron técnicas que iniciaron el camino del tratamiento mínimamente invasivo de la hernia discal al poder ser intervenida bajo anestesia local y con una reducción importante de la estancia hospitalaria y la consiguiente rehabilitación. Pero la verdad es que este método quirúrgico sólo se ha mostrado eficaz en las hernias contenidas, incipientes o de poco calibre.

Debo añadir, por último, que además de la Nuclectomía Percutánea y de la Quimionucleolisis hay otras técnicas quirúrgicas de la hernia discal como la descompresión del núcleo discal, que se realiza también a través de cirugía percutánea con la utilización de láser de contacto (Láser Holmium-Yag), de manera que se inserta una cánula del grosor de un bolígrafo y a través de la misma se introduce la fibra de láser junto a una microcámara de televisión y mangueras de irrigación y aspiración, con lo que el cirujano tiene un control preciso de los instrumentos que maneja. Pero es una técnica que tiene el inconveniente de su alto precio y además sus resultados son porcentualmente inferiores a los de la Discectomía Endoscópica. De ahí que nos hayamos decidido por ésta”.

 Mª Dolores Muntané

Este reportaje aparece en
19
Agosto 2000
Ver número