Plantas beneficiosas para la piel: la bardana

La piel es uno de los órganos de mayor tamaño del cuerpo humano ya que su superficie es de dos metros cuadrados aproximadamente. Generalmente se cuida por motivos estéticos y, sin embargo, cumple funciones muy importantes para la salud del organismo: es la primera barrera de defensa del cuerpo contra cualquier tipo de agresión externa y debe impedir la entrada de gérmenes, hacer frente a los cambios de temperatura, reparar las heridas e informar al cerebro -mediante las terminaciones nerviosas-de lo que ocurre en el exterior. Así pues, es un órgano vital en cuanto a sus funciones de:

  • Protección. Esta protección la ejerceespecialmente la capa córnea, la más externa, que impide la penetración de sustancias químicas perjudiciales, de agentes físicosy de microorganismos patógenos, al tiempo que evita la excesiva pérdida de agua.La relativa impermeabilidad de la piel permite un aislamiento eficaz frente al medio externo en que se vive pero si los estímulos y choques superan sus posibilidades de adaptación se originan diversas afecciones.

  • Termorregulación. La cantidad de sangre que se canaliza hacia la piel para regular la temperatura del cuerpo depende de la temperatura ambiental externa así como del calor interno generado en el organismo como resultado de la intensidad de su metabolismo (conjunto de reacciones bioquímicas que tienen lugar en los seres vivos para llevar a cabo funciones vitales).

La temperatura corporal humana suele oscilar entre 36,5º y 37º C. La regulación de la temperatura depende del sistema nervioso autónomo. En el hipotálamo (situado en la base del cerebro) se halla el centro de control de la temperatura, que regula el riego sanguíneo de la piel mediante terminaciones nerviosas que provocan vasodilatación o vasoconstricción según las necesidades.

  • Secreción. Mediante la secreción de sebo (por parte de las células sebáceas), la excreción del sudor y la renovación de las células más superficiales se inhibe el desarrollo de agentes microbiológicos nocivos sobre ella.

  • Eliminación. Se realiza mediante las glándulas sudoríparas que eliminan productos de desecho del organismo a través del sudor, cuya composición es bastante similar a la de la orina. Debido a esta función eliminadora también se ha denominado a la piel “el tercer riñón”.

  • Sensación. Las sensaciones de dolor, presión, calor y frío se transmiten a nuestro cerebro a través de lasterminaciones nerviosas que existen en la piel.

LA SALUD DE LA PIEL DEPENDE DE LA SALUD GENERAL 

La belleza y la salud de la piel dependen en gran medida de la salud general, es decir, del interior del organismo, especialmente del estado del sistema nervioso. No se obtendrán pues buenos resultados mediante la aplicación de cualquier tratamiento (incluidas las plantas medicinales) directamente sobre la piel si no se sigue una alimentación sana ya que la sangre estará cargada de toxinas. Por eso no debe extrañarnos que en muchos tratamientos cutáneos con plantas medicinales (acné, eccemas y otras dermatitis) se incluya, además de aplicaciones locales de compresas, cataplasmas o cremas, la administración oral de tisanas, cápsulas, extractos, etc., de drogas de plantas depurativas como la zarzaparrilla, el abedul, la bardana o el pensamiento (facilitan mediante la sudoración y la orina la eliminación de productos de desecho del organismo), plantas que estimulan la función desintoxicadora del hígado -como la alcachofera, el diente de león o la fumaria- y plantas laxantes en caso de estreñimiento crónico para facilitar una buena limpieza intestinal e impedir la autointoxicación.

BARDANA (Arctium lappa L.) 

Se trata de una planta herbácea y robusta de más de un metro de altura, de grandes hojas y flores tubulosas de color púrpura cuyas cabezuelas florales están cubiertas de púas. Bien conocida desde la antigüedad, sus propiedades fueron constatadas ya por Dioscórides, el gran médico griego del siglo I d.C.
Es abundante en las proximidades de zonas habitadas, caminos, vertederos, escombreras y matorrales aunque no es aconsejable su recolección en estos lugares por la contaminación.

Droga: se utilizan las hojas y, sobre todo, la raíz.

Propiedades:

  • Es una planta depurativa por su actividad sudorífica y ligeramente diurética. Esta acción se debe a su contenido en aceite esencial y sales minerales potásicas. Facilita la eliminación de impurezas por la piel y también por el aparato urinario.

  • Ligeramente hipoglucemiante, puede emplearse como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes pues bien administrada por el especialista puede contribuir a disminuir las dosis de los fármacos o la insulina empleados.

  • Es antimicrobiana y bacteriostática por su riqueza en arctiopicrina, antibiótico natural activo principalmente frente al estafilococo y responsable de gran cantidad de infecciones cutáneas. Es muy útil en el tratamiento del acné, seborrea, forúnculos, erupciones de ciertas enfermedades como varicela o sarampión y eccemas y dermatitis en general. En estos casos se emplea tanto por vía interna como externa. También posee una actividad antifúngica (activa frente a hongos). Su acción antimicrobiana es ampliable a ciertas infecciones urinarias puesto que se elimina por la orina, ejerciendo también su acción antibiótica a este nivel.

  • Es discretamente colagoga, es decir, estimula el vaciado de bilis de la vesícula biliar al intestino.

  • También es muy conocido el uso popular del jugo fresco de sus hojas como tónico capilar aplicado en forma compresas o de loción.

Modo de utilización:

  • Decocción de la raíz. Se ponen 200 ml. de agua (aproximadamente una taza) a hervir. Cuando llega al punto de ebullición se vierten 5 gramos de la droga (raíz), se tapa el recipiente y se mantiene hirviendo durante 5 minutos. Posteriormente, se apaga el fuego y se mantiene en maceración durante 20 minutos.

Uso interno: tomar 2-3 tazas al día después de las comidas.

Uso externo: empapar un paño de algodón o de lino en la decocción y aplicar en forma de compresas sobre la zona afectada durante 15 minutos, de 3 a 5 veces al día.

  • Cataplasmas: con la raíz hervida y machacada o con las hojas frescas trituradas se prepara una pasta que se aplica directamente sobre la zona a tratar durante 10 minutos, 3 o 4 veces al día.

  • Loción: se emplea el jugo fresco de las hojas, con el que se fricciona durante unos minutos el cuero cabelludo.

  • Extracto fluido: 3 cucharadas soperas al día. En esta forma se emplea sobre todo en casos de congestión hepática.

  • Extracto seco: generalmente en forma de cápsulas, formando a veces parte de preparaciones complejas. Se toman entre 150 y 500 mg. al día.

  • Polvo de la raíz: en forma de cápsulas, unos 500 mg., 3 veces al día.

Toxicidad:

No se conocen efectos secundarios ni tóxicos aunque sus pelos son irritantes de la piel y la córnea pudiendo causar dermatitis de contacto.

María José Valcárcel

Este reportaje aparece en
19
Agosto 2000
Ver número