REPORTAJES DSALUD NOTICIAS DSALUD
   
    

 
     NOTICIAS
NÚMERO 168 / FEBRERO / 2014

NOTICIAS / FEBRERO / 2014


Reconocen numerosas intervenciones médicas innecesarias

Que la salud es ante todo un negocio solo lo niegan hoy las personas desinformadas. Negocio que se desarrolla en numerosos aspectos entre los que destacan la realización de análisis y pruebas a menudo tan innecesarias como costosas: chequeos médicos anuales, análisis de orina y sangre, biopsias, densitometrías óseas, ecografías, radiografías, resonancias, TACs, electrocardiogramas, electroencefalogramas, angiografías, angiometrías, angiofluoresceingrafías, mamografías, artroscopias, citologías, cistoscopias, colonoscopias, exámenes otoscópicos,  gastroscopias, laparoscopias, cultivos, pruebas de alergia e intolerancia, sigmoidoscopias, urografías... Sin olvidar los fármacos que a menudo se recetan de forma "preventiva", incluidas las inútiles y peligrosas vacunas.
Pues bien, la actual crisis económica empieza a tener consecuencias positivas porque la imposibilidad de mantener el despilfarrador sistema sanitario actual ha obligado al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y a las autodenominadas "sociedades científicas" a replantearse el negocio eliminando parte -una muy pequeña, todo hay que decirlo- de las pruebas médicas que ¡ahora! reconocen ser a menudo "innecesarias". La iniciativa se puso en marcha en abril de 2013 con 12 "sociedades científicas" de distintas especialidades médicas pero sus recomendaciones ya las han asumido 39. El proyecto, enmarcado en las actividades de la Red Española de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, tiene como objetivo "disminuir las intervenciones innecesarias" entendidas éstas como "aquellas que no han demostrado eficacia, tienen escasa o dudosa efectividad o no son coste-efectivas". Ante lo que cabe preguntarse por qué entonces se encargaban y sufragaban... respuesta que por supuesto no esperamos.
Pues bien, a fin de que nuestros lectores sepan cuáles son algunas de esas pruebas de nula o escasa eficacia que no se justifican damos a conocer las inicialmente identificadas por doce de esas "sociedades científicas" -la Asociación Española de Pediatría, la Sociedad Española de Cardiología, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, la Sociedad Española de Medicina Interna, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, la Sociedad Española de Nefrología, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, la Sociedad Española de Neurología, la Sociedad Española de Patología Digestiva y la Sociedad Española de Reumatología- advirtiendo que se espera se amplíen en 2014. Tales son sus recomendaciones en... 
...Medicina Interna:
-En la mayoría de las ocasiones en que se detecta presión arterial elevada no se justifica sugerir al paciente un tratamiento antihipertensivo inmediato.
-No se debe recetar ácido acetilsalicílico -principio activo de la aspirina- como prevención primaria en personas sin enfermedad cardiovascular.
-No se justifica recetar benzodiacepinas para tratar el insomnio, la agitación o el delirio en las personas de edad avanzada.
-En la insuficiencia cardiaca crónica no se justifica la determinación de péptidos natriuréticos para tomar decisiones terapéuticas.
-El cribado y tratamiento de la bacteriuria asintomática -incluyendo a los pacientes con sondaje vesical- no está indicado salvo en el embarazo o en procedimientos quirúrgicos urológicos.
...Patología digestiva:
-No se justifica programar revisiones ni colonoscopias antes de que transcurran 5 años desde la extirpación de uno dos adenomas menores de un centímetro sin displasia de alto grado.
-No se deben recetar antibióticos a las personas con pancreatitis aguda leve.
-No se deben prescribir inhibidores de la bomba de protones -como el omeprazol, el lansoprazol, el esomeprazol, el pantoprazol o el  rabeprazol- para proteger el sistema digestivo cuando no hay realmente riesgo de complicaciones gastrointestinales.
-No se justifica utilizar la detección de inmunoglobulinas A y G para diagnosticar la celiaquía.
-No se debe restringir la ingesta de líquidos en los pacientes con ascitis salvo en presencia de hiponatremia dilucional con natremia inferior a 125 meq/l.
...Reumatología:
-No se deben usar dos o más antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) de manera simultánea ya que no incrementa la eficacia y sí la toxicidad.
-No se deben utilizar sustancias terapéuticas inyectables a nivel local para el dolor lumbar inespecífico.
-El lavado artroscópico con desbridamiento no está indicado en los pacientes con artrosis de rodilla salvo clara historia de bloqueo mecánico.
-No se justifica utilizar ni una radiografía simple ni una Ultrasonometría Cuantitativa (QUS) para diagnosticar una osteoporosis.
-No se justifica someter a un paciente a una Tomografía Axial Computarizada (TAC) o a una Resonancia Magnética (RMN) en casos de cervicalgia y lumbalgia inespecíficas sin signos de alarma.
...Endocrinología y Nutrición:
-No se justifica utilizar glitazonas en diabéticos con insuficiencia cardiaca.
-No se justifica recetar sulfonilureas a pacientes ancianos con insuficiencia renal.
-No se justifica determinar  tiroglobulina en la evaluación inicial de la malignidad de un nódulo tiroideo.
-No se justifica repetir la determinación de anticuerpos antitiroideos a las personas diagnosticadas de disfunción tiroidea que dieron positivo con anterioridad.
-No se justifica realizar ecografías tiroideas a todo paciente con hipotiroidismo subclínico.
...Neumología:
-No se justifica pedir una resonancia magnética para evaluar el estadio de un tumor primario en el cáncer pulmonar de célula no-pequeña.
-No se justifica prescribir tratamiento ambulatorio con oxígeno a las personas con EPOC con la presión parcial de oxígeno en sangre arterial mayor de 55 mm/Hg sin desaturación por ejercicio.
-No se justifica en casos de asma bronquial la utilización de broncodilatadores betamiméticos inhalados de acción prolongada como único tratamiento.
-No se deben utilizar sistemáticamente antibióticos para el tratamiento de pacientes con agudizaciones de EPOC sin datos de gravedad y con un solo criterio de Antonhisen (que no sea la purulencia de esputo).
-No se justifica recetar hipnóticos a personas con dificultad para dormir sin diagnóstico etiológico.
...Pediatría:
-Es injustificable realizar de forma rutinaria test serológicos a niños para ver si son celiacos antes de que el gluten se haya introducido en su dieta.
-No se justifica dar antibióticos de forma rutinaria a los niños solo por padecer gastroenteritis.
-No se justifica realizar electroencefalogramas, TACs o resonancias magnéticas a niños con convulsión febril simple.
-No se justifica en niños el uso rutinario en la bronquiolitis aguda de radiografías de tórax.
-Ante la sospecha de una infección meningocócica invasiva no se justifica esperar a los cultivos para dar antibióticos a los niños.
...Nefrología:
-No se debe iniciar un tratamiento con diálisis sin haber informado adecuadamente al paciente y a su familia a fin de que puedan tomar la decisión.
-En el paciente anciano con enfermedad renal crónica (ERC) y proteinuria no se deberá procurar un objetivo de presión arterial inferior a 130/80 de forma rutinaria.
-No se deberá usar de forma rutinaria la asociación de un inhibidor directo de la renina y un inhibidor del enzima convertidor de la angiotensina (IECA) o antagonista de los receptores de angiotensina II (ARAII).
-No se deben prescribir suplementos de ácido fólico y vitamina C en el tratamiento de la anemia en caso de enfermedad renal crónica.
-No se justifica medir sistemáticamente los niveles de renina plasmática como marcador pronóstico de hipertensión arterial en niños con daño renal permanente
...Cardiología:
-No se justifica usar solo clopidogrel como primera línea de tratamiento tras un infarto de miocardio.
-No se justifica prescribir de forma rutinaria fibratos para la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular.
-No se justifica utilizar de forma rutinaria antagonistas de canales de calcio para reducir el riesgo cardiovascular después de un infarto de miocardio.
-No se justifica recetar antiarrítmicos a personas con disfunción sistólica ventricular izquierda (en especial los del grupo I-C) dados sus potenciales efectos adversos (empeoramiento de la insuficiencia cardiaca, proarritmia, muerte...).
-En pacientes con fibrilación auricular persistente en los que se ha corregido la causa -por ejemplo infección pulmonar o fiebre- y se ha llevado a cabo con éxito cardioversión no se recomienda el uso de antiarrítmicos para mantener el ritmo sinusal a no ser que haya factores de riesgo para la recurrencia.
...Neurología:
-No se justifica usar anticoagulantes de forma rutinaria en el tratamiento del ictus agudo.
-No se deben hacer reiteradamente TACs o resonancias magnéticas a personas con cefalea primaria (migraña y cefalea tensional) si no ha habido cambios que lo justifiquen.
-No se justifica repetir de forma rutinaria electroencefalogramas a los epilépticos controlados -sin cambios en el perfil de las crisis- salvo que se quiera retirar la medicación.
-No se justifica usar fármacos con potenciales efectos secundarios extrapiramidales (antieméticos, antivertiginosos, procinéticos, etc.) en personas con parkinson.
-No se justifica dar corticoesteroides durante largos periodos a las personas con esclerosis múltiple.
...Medicina de Familia:
-La terapia hormonal sustitutoria -estrógenos o estrógenos con progestágenos- para prevenir la enfermedad vascular entre las mujeres posmenopáusicas no se justifica.
-Solicitar de forma rutinaria densitometrías a la mujeres postmenopáusicas para valorar el riesgo de fractura osteoporótica sin realizar antes una valoración de factores de riesgo no se justifica.
-El uso de tiras reactivas y glucómetros en pacientes diabéticos tipo 2 tratados con fármacos orales no hipoglucemiantes no se justifica salvo en caso de control glucémico inestable.
-Determinar el PSA en los varones asintomáticos sin antecedentes familiares de primer grado de cáncer de próstata no se justifica.
-El uso primario conjunto de rifampicina y pirazinamida en las personas inmunocompetentes con tuberculosis no se justifica dada su elevada toxicidad.
Tales son las recomendaciones aceptadas  por las sociedades mencionadas y que nosotros recogemos. Debemos sin embargo añadir por nuestra parte que nos parecen absolutamente insuficientes porque la mayor parte de las pruebas diagnósticas y tratamientos convencionales actuales son tan innecesarios -y a menudo peligrosos- como ineficaces.

 

Los antiinflamatorios pueden dificultar la recuperación de los tejidos lesionados

El uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) en las fracturas óseas y en las lesiones tendinosas ¡puede enlentecer o dificultar la curación! Así lo demuestran varios estudios según aseveraría el doctor Tomás Fernández Jaén, jefe del Servicio de Traumatología y Medicina Deportiva de la Clínica CEMTRO y vocal de la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) durante el XII Simposio Internacional sobre Avances y Actualizaciones en Traumatología y Ortopedia celebrado en ese hospital madrileño el pasado mes de noviembre. Es más, ha publicado en Archivos de Medicina del Deporte -junto a otros colegas de esa clínica- un artículo explicándolo.
Según esos expertos muchos médicos ven la inflamación como un proceso patológico que debe ser bloqueado lo antes posible y de ahí que sea habitual usar técnicas y fármacos antiinflamatorios de forma rápida e indiscriminada, tanto entre la población como entre los deportistas cuando lo cierto es que es precisamente el proceso inflamatorio el que pone en marcha los mecanismos internos de reparación y regeneración de los mismos. Luego es contraproducente impedirlo en una primera fase porque la inflamación tiene por objeto asegurar el riego sanguíneo de la zona dañada y evitar la extensión del daño al permitir llegar a la zona células de defensa, regenerar o reparar el tejido y acelerar la limpieza de las células muertas. La inflamación es pues según ellos “una respuesta protectora del organismo, generalmente local y controlada”.
La propia Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) defiende por ello el uso de medicamentos de acción biorreguladora que modulen la inflamación y los síntomas -no que los impidan-, estimulen la cicatrización y contribuyan a que la sangre fluya y desaparezca el edema. Añadiendo que lo idóneo es estimular el sistema inmune, facilitar el drenaje y detoxificación de los tejidos y restablecer el equilibrio fisiológico.
Nos congratula comprobar que aún quedan médicos con sentido común. Por nuestra parte invitamos a leer en nuestra web- www.dsalud.com- el artículo que con el título Antiinflamatorios: uno de los negocios más rentables... y vergonzosos apareció en el nº 80.

 

La Unión Europea regalará 370 millones de euros a la industria farmacéutica y a sus adláteres

La Comisión Europea anunció a finales de 2103 que iba a entregar al Fondo Mundial de la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (FMLSTM) 370 millones de euros para el período 2014-2016; cuarenta millones más de los entregados para el período 2011-2013. ¿Y qué es el FMLSTM? Pues una asociación público-privada que vive del cuento con el dinero de los contribuyentes y se dedica a subvencionar tratamientos antirretrovirales a "los afectados por el virus VIH-sida" -unos 6 millones en todo el mundo según dicen- así como fármacos a los afectados de malaria y tuberculosis. Una actividad gracias a la cual -dicen en su propaganda- "el número de muertos por sida de redujo en 2011 hasta los 1,7 millones tras alcanzar un máximo de 2,2 millones de fallecidos a mediados de esta última década". Agregando que en ese tiempo se  han detectado 11,2 millones de nuevos casos  de tuberculosis infecciosa que fueron tratados de los que 1.400.000 millones murieron en 2011. Por lo que se refiere a la malaria el dinero destinado a esa patología se gastó básicamente en enviar a países tropicales ¡360 millones de mosquiteros impregnados de insecticida! para "prevenir infecciones". Y eso que según aseveran  hay en el mundo solo 3,3 millones de personas en riesgo de infección. Sin comentarios.
En suma, una estafa más para tratar a personas a las que se les ha convencido de que tienen SIDA cuando tal patología es una invención cuyo presunto virus responsable -el VIH- jamás ha sido aislado -como hemos explicado y denunciado muchas veces- así como para vender fármacos ineficaces (cientos de millones de mosquiteros aparte fabricados por personas que se están enriqueciendo con ellos y cuyos nombres deberían revelarse). Vamos a ser rotundos y claros: el  Fondo Mundial de la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (FMLSTM) es solo uno más de tantos organismos creados por gente que sabe que el sufrimiento ajeno provoca solidaridad y la sociedad asume que debe destinarse dinero a ayudar a quienes sufren. Dinero que, por supuesto, termina sin embargo mayoritariamente en los bolsillos de quienes crearon tales entidades falsamente humanitarias.

 

Son los casos del omeprazol, el esomeprazol, el lansoprazol, el pantoprazol y el rabeprazol
Un nuevo estudio lo confirma: los inhibidores de la bomba de protones son peligrosos

Ingerir omeprazol o exomeprazol dos o más años seguidos puede provocar un déficit grave de vitamina B12 y, por ende, anemia y daños neurológicos que lleven poco a poco a la demencia; y algo similar ocurre  con la familia de la ranitidina y la zamotidina aunque en menor medida. De hecho ya se sabía pero ahora se ha constatado por investigadores de Kaiser Permanente -empresa proveedora de servicios de salud en Estados Unidos- en un trabajo que acaba de aparecer en Journal of the American Medical Association (JAMA).
Tal es la noticia recién dada a conocer pero muchos médicos parecen ignorar que los actuales "protectores gástricos y esofágicos" -los llamados inhibidores de la bomba de protones de los que en estos momentos se utilizan clínicamente el esomeprazol (que se comercializa como Nexium), el omeprazol (como Pepticum, Losec y Parizac), el lansoprazol (como Opiren, Flas, Zoton e Inhibitol), el pantoprazol (como Pantecta, Protonix, Somac y Pantoloc) y el rabeprazol (como Rabecid, Aciphex y Pariet)- provocan también ¡acidez estomacal, reflujo ácido e indigestión! Lo publicamos en una noticia que apareció en el nº 119 dando a conocer un trabajo de investigación dirigido por la Dra. Cristina Reimer en la Universidad de Copenhague (Dinamarca) que se publicó en julio de 2009 en Gastroenterology. El estudio se hizo con 120 personas sanas a la mitad de las cuales se les dio durante doce semanas un placebo y a la otra mitad 40 miligramos al día de Nexium (esomeprazol) durante ocho semanas y luego placebo otras cuatro. Pues bien, el 44% de quienes ingirieron ese inhibidor de la bomba de protones sufrieron al suspender su ingesta -en comparación con el 15% del grupo de placebo- acidez estomacal, reflujo ácido e indigestión. El descubrimiento hizo que la doctora Reimer afirmara: "Tanto los pacientes como los médicos deben ser conscientes de que cuando se suspende la toma de este fármaco pueden aparecer o agravarse los síntomas”. Agregando que tampoco es aconsejable tomarlos en exceso ni durante tiempo prolongado y que desde luego no deben ingerirse nunca si no se está seguro del problema a tratar. Según la doctora Reimer ingerir estos fármacos a largo plazo sólo se justifica si se padece reflujo gastroesofágico grave y para evitar a quienes toman antiinflamatorios no esteroides -como la aspirina- que éstos causen estragos en el estómago. La propia revista, en un editorial, denuncia por su parte que al menos a la tercera parte de las personas que los toman se les renuevan las recetas sin necesidad.
Por otra parte ya en el nº 67 de la revista explicamos que estos medicamentos aumentan asimismo el riesgo de padecer neumonía. Lo descubrió un grupo de investigadores holandeses al sospechar que limitar la acción de los jugos gástricos con ellos podría impedir la destrucción de las bacterias patógenas que ingerimos con la comida; bacterias que pueden colonizar en tal caso el estómago y alcanzar el aparato respiratorio en mayor cantidad produciendo infecciones. Una sospecha que confirmaron tras analizar el historial médico de casi 370.000 pacientes y constatar que muchos de ellos consumieron esos fármacos antes de sufrir neumonía; según sus datos el riesgo se duplica. Asimismo vieron que el riesgo era mayor cuanto mayor es el consumo. Cabe añadir que además interfieren en la regeneración de los huesos y aumentan el riesgo de fracturas de cadera pudiendo igualmente provocar dolores de estómago y de cabeza, diarrea, estreñimiento, vómitos, mareos, sarpullido y tos. Y no digamos ya si se toman conjuntamente con otros fármacos con los que interactúan negativamente.
Y hay más: ¡provocan osteoporosis! Lo constató una investigación llevada a cabo por Michael Amling -del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf (Alemania)- tras un experimento con ratones que apareció en Nature. Al parecer porque provoca mutaciones en el gen TCIRG1 encargado de codificar una subunidad de la bomba de protones imprescindible para que se produzca una correcta resorción del calcio en las células óseas.
Y ahora tómeselos sin necesidad real pero luego no se queje....

 

Janssen-Cilag y Sandoz, condenadas por "beneficiarse del sufrimiento de los enfermos de cáncer"

La Comisión Europea impuso a finales de 2013 a las empresas suizas Janssen-Cilag -subsidiaria de Johnson & Johnson- y Sandoz -filial de Novartis- unas multas de 10,8 y 5,5 millones de euros respectivamente "por beneficiarse del sufrimiento de los enfermos de cáncer" al no lanzar un fármaco -Fentanyl- para mitigar el dolor "cien veces más eficaz que la morfina". Y es que Janssen-Cilag pagó a Sandoz -desde 2005- grandes sumas para que ésta no sacara al mercado el producto aceptando ésta porque le daban más de lo que de hecho esperaba sacar por su producto.
Según el vicepresidente de la Comisión y Comisario Europeo de Competencia, Joaquín Almunia, el acuerdo secreto duró 17 meses; hasta que una tercera empresa empezó a vender un análogo de Fentanyl aún más barato.
En suma, una sinvergonzonada que una vez más le sale enormemente barato a dos multinacionales cuya ética ha vuelto a quedar en entredicho y a las que importa infinitamente más ganar dinero que ayudar a la gente. Lo que en este caso resulta más vomitivo aún porque el fármaco podía aliviar a personas con dolores horrendos.

 

GlaxoSmithKline dejará de "sobornar" a los médicos

GlaxoSmithKline ha anunciado que a partir de 2016 dejará de pagar a los médicos para que receten sus productos, que no va a darles dinero para que asistan a sus conferencias y congresos -AstraZeneca anunció ya en 2011 que iba a hacerlo- y que dejará de atosigar a sus comerciales con objetivos de venta absurdos; no lo ha dicho obviamente con estas palabras pero tal es implícitamente lo que asegura que va a hacer. Seguirá pagando en todo caso a los médicos que la "asesoren" y participen en las investigaciones clínicas que patrocinen y en sus "estudios de mercado".
Evidentemente está aún por ver si la multinacional cumple su promesa -¿por qué no aplica esa política desde hoy mismo y la retrasa tres años?- ya que no hay motivo alguno para creer a sus dirigentes dada la cantidad de escándalos en la que se ha visto ya envuelta. A fin de cuentas la decisión la ha tomado tras las numerosas denuncias por fraude, sobornos a miles de médicos, uso no autorizado de medicamentos, ocultación de efectos adversos en fármacos y vacunas, violación de las leyes de etiquetado, corrupción y ensayos no autorizados con niños y bebés como denunciamos recientemente en el artículo que con el título GlaxoSmithKline, acusada de fraude, sobornos y muertes apareció en el nº 165. Un texto en el que -entre otras muchas cosas- explicamos que tuvo que pagar recientemente 2.400 millones de euros por lo que el propio Gobierno estadounidense calificó del “mayor fraude sanitario de la historia”. Y que cuatro de sus directivos en China fueron detenidos tras confesar haber sobornado a autoridades del Gobierno, a dirigentes de asociaciones médicas y a responsables de hospitales así como a otros médicos a fin de incrementar los precios de sus productos; todo ello como consecuencia de la investigación que la Administración de Alimentos y Medicamentos de China puso en marcha el 17 de julio de 2013 sobre las prácticas ilegales de marketing, publicidad y distribución del sector farmacéutico en su país que la llevó en pocos meses a ejercer acciones legales contra GlaxoSmithKline y a investigar a otras multinacionales como Pfizer, Sanofi, Bayer, Novartis, Johnson & Johnson, AstraZeneca y Eli Lilly.

 

Un nuevo producto antioxidante parece proteger las neuronas

Un equipo investigador de la División de Neurociencia de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (EEUU) dirigido por Hamachandra Reddy acaba de publicar en Biochimica et Biophysica Acta Molecular Basis of Disease un estudio según el cual un producto desarrollado por ellos y bautizado como MitoQ reduce significativamente los síntomas de la esclerosis múltiple; al menos así ocurrió en ratones a los que indujeron encefalomielitis autoinmune, patología similar a la esclerosis múltiple humana. En apenas 14 días aumentó la actividad de la médula espinal mientras se redujo la inflamación de las neuronas, la pérdida de axones y la desmielinización. Ahora hay que averiguar por qué el producto protege las neuronas al penetrar en sus mitocondrias aunque todo indica que se debe a su elevada capacidad antirradicalar. El producto ya fue de hecho testado en humanos con anterioridad comprobándose que reduce significativamente el daño oxidativo.

 

La vitamina E ayuda en el alzheimer

Un estudio dirigido por el investigador de la Universidad de Yale Peter Guarino que acaba de publicarse en JAMA demuestra -de nuevo- que la ingesta de alfatocoferol (vitamina E) en altas dosis -2.000 IU diarias- frena el deterioro cognitivo en el alzheimer incipiente y que su ingesta es segura; lo ha constatado en un trabajo con 613 pacientes de alzheimer que estaban a tratamiento con inhibidores de la colinesterasa.
La verdad es que la propia Sociedad Americana de Psiquiatría recomendaba hace años altas dosis de vitamina E tras comprobarse en 1997 que disminuye la progresión del alzheimer –el trabajo apareció en New England Journal of Medicine- pero dejó de hacerlo cuando en 2005 se publicó en Annals of Internal Medicine un metaanálisis posterior titulado La suplementación a altas dosis con vitamina E podría incrementar la mortalidad por todas las causas según el cual la ingesta a diario de más de 400 UI parece aumentar el riesgo de mortalidad, aseveración discutible porque en las conclusiones del propio trabajo se reconoce que los ensayos analizados se hicieron con pocos pacientes y todos padecían patologías crónicas por lo que “la generalización de los resultados a los adultos sanos es incierto”. De hecho en su trabajo Peter Guarino no ha detectado ese potencial riesgo a pesar de dar a sus pacientes una dosis ¡noventa veces superior! a la máxima diaria recomendada que está entre 15 y 20 mg (de 22.4 UI a 30 UI).
Agregaremos que en marzo de 1988 se publicó en Journal of National Cancer Institute otro trabajo que sugería que altas dosis de vitamina E ayudan en el cáncer de próstata.
El término vitamina E engloba en realidad a varias sustancias denominadas tocoferoles de la que la más activa biológicamente es el alfatocoferol pero sépase que es más potente en su forma natural (D-alfatocoferol) que en la sintética (L o DL-alfatocoferol). Y al ser liposoluble no es tóxica si bien parece que podría ser perjudicial en caso de enfermedad reumática del corazón. Dato que ofrecemos porque los investigadores suelen obviar explicar si los productos que utilizan son naturales o sintéticos.
En cuanto a las causas más corrientes del déficit de vitamina E son el cloro que se echa hoy al agua potable y los aceites rancios porque ambos la destruyen. Por lo que a los alimentos se refiere diremos que se encuentra sobre todo en los aceites vegetales, las pipas de girasol, los cereales completos, las alubias de soja, los tomates, el germen de trigo, las espinacas, el brécol, las coles de bruselas y los huevos.

 

Aunque la industria pague estudios que sugieran que “no está demostrado”
Los refrescos azucarados engordan

Una investigación recién publicada en PLoS Medicine dirigida por Maira Bes -profesora del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra- ha llegado a la conclusión -tras analizar 17 artículos- de que en los trabajos de investigación la constatación de si ingerir bebidas azucaradas lleva o no al sobrepeso ¡depende de quién los financia! Y es que mientras en el 83,3% de los estudios cuyos autores no tenían relación alguna con las empresas comercializadoras se concluía que el consumo de refrescos azucarados engorda en el 83% de quienes admitían tener lazos con el sector se concluía justo lo contrario: que la “evidencia científica” era “insuficiente” para apoyar tal "asociación". "Nuestros resultados confirman la hipótesis de que los autores de algunas revisiones sistemáticas llegan a unas conclusiones consistentes con los intereses de sus sponsors", denuncia Maira Bes. Añadiendo que los investigadores que trabajan para la industria parecen “estar sometidos a presión", sea “de forma consciente o inconsciente”. Maira Bes no duda por ello en comparar lo que está pasado hoy en la industria alimentaria con lo que pasó -y pasa- en las industrias tabaquera y farmacéutica.

 

Directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios
Belén Crespo: "No todos los fármacos homeopáticos tienen que demostrar eficacia"

Belén Crespo, directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, hizo en diciembre pasado al diario español El Mundo unas llamativas declaraciones que han dejado perplejos a muchos médicos y profesionales de la salud. Y es que según narra la periodista que la entrevistó, Ángeles López, este alto cargo del Ministerio de Sanidad que dirige Ana Mato asegura que "no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia" añadiendo que no deben hacerlo "los que no dicen que vayan a tratar algo concreto". "No tienen que demostrar eficacia -diría- porque no hacen una alegación terapéutica. Aquellos que sí lo hacen sí lo tienen que demostrar”.
Sorprendida, la periodista mantiene entonces el siguiente diálogo que nos permitimos transcribir textualmente:
-¿Se pueden vender en farmacias sin ser medicamentos?
-Sí, porque son medicamentos que tienen unas diluciones ínfimas y entonces pueden perfectamente estar en las farmacias siempre que se garantice la calidad y seguridad.
-¿La seguridad y la calidad no se tienen que demostrar en un ensayo clínico?
-No. La calidad se demuestra con todas las normas de fabricación y la seguridad; no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos.
-¿Ni siquiera cuando se habla de medicamento?
-Cuando se habla de medicamento sí; en ese caso se tiene que demostrar calidad, seguridad y eficacia. Pero es que los medicamentos homeopáticos tienen una regulación específica definida en la legislación europea.
¿Qué pretende ahora Sanidad?
-Estos medicamentos están en el mercado con una disposición transitoria; no hay casos de toxicidad ni ningún problema asociado. Lo que queremos es evaluar y autorizar aquellos medicamentos que ahora quieran entrar a formar parte de lo que es el vademécum de medicamentos.
-¿Y ese procedimiento tiene algo de particular para los medicamentos homeopáticos curativos?
-El procedimiento para los que hacen reclamo terapéutico es exactamente igual que el que se hace en otros medicamentos, es decir, haber pasado por ensayos clínicos y demás requisitos. El registro es exactamente igual que si se tratara de omeprazol o cualquier otro medicamento.
-Pero la gran mayoría de productos homeopáticos no pretenden pasar por esa regulación, ¿no?
-No sabemos cuáles van a ser los que lo pueden querer y cuáles no pero no van a ser la gran mayoría.
-Sorprende que puedan ser considerados medicamentos cuando no tienen reclamo terapéutico.
-Ya, pero esa discusión no depende de nosotros, depende de una directiva de medicamentos europea que sí reconoce este tipo de medicamentos. Hay que tener en cuenta que las normas se hacen para toda Europa, que nosotros tenemos muy poca cultura de la utilización de medicamentos homeopáticos pero que hay países como Alemania donde gran parte de las clínicas importantes utilizan estos productos.
-¿Esta regulación es para adaptarse a la norma europea?
-No, ya la teníamos adaptada en su momento con una regulación transitoria. Ahora lo que se hace es autorizar estos medicamentos.
-¿No puede ser confuso para el paciente?
-No, porque lo primero que tiene que hacer un paciente, y todos en general, es ser un paciente informado. A un paciente no hay que estar siempre protegiéndolo. Cualquier persona, si va a utilizar la homeopatía, si un médico le ha dicho que puede utilizar la homeopatía, tiene que saber perfectamente lo que está haciendo. Una persona que está utilizando un medicamento sabe que hay medicamentos que son sustancias químicas o biológicas y que tienen un registro de medicamentos industriales y también sabe que luego están los medicamentos homeopáticos, que pueden tener otro tipo de regulación y que se utilizan para otro tipo de indicaciones. Depende de la cultura. Hay mucha gente que no quiere tomar sustancias químicas o biológicas.
-Pero lo que la gente quiere es que si se toma algo con un fin, se cumpla, ¿no cree?
-Claro, pero eso depende de la relación médico-paciente. Cuando una persona va a un médico que le prescribe un producto homeopático el médico se lo explica; le dice por ejemplo: Yo te prescribo esto para este fin porque sistemáticamente tienes catarro y te voy a reforzar un poco la parte de las defensas; y se lo prescribe sin más. No hay más.
-¿Y cómo se demuestra que refuerza las defensas?
-Si el medicamento dice que va a reforzar las defensas sí que tenemos que solicitar un ensayo clínico donde demuestre su eficacia.
-De todos los que se van a regular, ¿cuáles tienen alegación terapéutica?
-Lo que nosotros hacemos ahora es un llamamiento a aquellos productos que están en el mercado para que nos digan si se quieren ajustar a la legislación o no. Vamos a ver para qué se presentan y si tienen indicación demostrada. En total hay como unos 6.000 medicamentos, no 19.000 como se ha dicho. Hasta que no tengamos esas peticiones, no los podremos evaluar así que por ahora no podemos decir más.
-¿Al aprobar estos medicamentos Sanidad no le está dando un sello de calidad a estas empresas?
-Las empresas que producen medicamentos homeopáticos tienen que estar evaluadas y tienen el mismo derecho a comercializar sus productos. Que nosotros no tengamos una cultura en este país de utilización de los medicamentos homeopáticos no quiere decir que no estén regulados a nivel europeo. Somos un país que tenemos que acatar la regulación europea y tenemos que dar todas las garantías a los ciudadanos.
Hasta aquí la singular entrevista -que hemos transcrito textualmente por su interés- tal cual apareció en el diario El Mundo. Por nuestra parte aclaramos a los lectores que los productos homeopáticos tienen en toda Europa la consideración de "medicamentos especiales" y así lo recoge en España la Ley 29/2006 que desarrolló un año después el Real Decreto 1345/2007 –especialmente los artículos 55 a 60- según el cual existen dos tipos: los medicamentos homeopáticos con indicaciones terapéuticas -ninguno aún en nuestro país porque se exige para tener esa consideración cumplir lo establecido para cualquier otro fármaco y demostrar su eficacia, seguridad y balance riesgo-beneficio- y los medicamentos homeopáticos sin indicaciones terapéuticas -a los que se exime de demostrar eficacia terapéutica pero que no pueden indicar para qué sirven-. Solo tienen que cumplir estos requisitos: que se ingieran oralmente, que no se especifique para qué sirven y que no contenga más de 1/10.000 de tintura madre ni más de 1/100 de la dosis más baja de principios activos que en medicina alopática requieran receta médica para su dispensación. Una legislación que viene impuesta desde la Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se estableció el código comunitario sobre medicamentos para uso humano que heredó lo dispuesto en la Directiva 92/73/CE que fue la que eximió a los medicamentos homeopáticos de demostrar mediante pruebas farmacológicas, preclínicas y clínicas su eficacia. Lo que se justificó “dadas las especiales características de dichos medicamentos, como son la débil concentración de principios activos y las dificultades para aplicarles la metodología estadística convencional sobre ensayos clínicos”. Añadiendo el texto que se trata de “una forma farmacéutica y de dosificación que no presenta riesgo alguno para el paciente”. Directiva que se incorporó a nuestro ordenamiento jurídico a través del Real Decreto 2208/1994 en cuya Disposición Transitoria Segunda se establecía que “los medicamentos homeopáticos que a la entrada en vigor del presente Real Decreto se encuentren disponibles en el mercado podrán mantener su situación provisionalmente siempre que dentro de los seis meses siguientes a la entrada en vigor de este Real Decreto se dirija al Ministerio de Sanidad y Consumo la documentación de solicitud de autorización y registro correspondiente”.
Y en esas seguimos veinte años después pues todos los medicamentos homeopáticos -salvo el Lycopodium en sus actuales doce presentaciones- siguen siendo “provisionales”. Y lo seguirán siendo todos –o casi todos- pese a la iniciativa del ministerio ya que los laboratorios no van a gastarse millonadas en carísimos estudios y ensayos “científicos” cuando hoy buena parte de ellos están en entredicho y empiezan a no tener credibilidad ni entre los médicos, ni entre los propios investigadores, ni entre el público mejor informado.

 

La Academia Americana de Medicina Ambiental empezará a formar en España expertos en Medicina Ambiental

La American Academy of Environmental Medicine (AAEM) -Academia Americana de Medicina Ambiental- ha llegado a un acuerdo con la Fundación Alborada para que ésta se encargue de examinar en España a los interesados en obtener la certificación de Especialista en Medicina Ambiental. Se trata de un curso a distancia en el que la academia facilita a los alumnos -médicos y otros profesionales de la salud- el material en DVD con apoyo tutorial quincenal que se ofrecerá en la sede de la fundación, reuniones de grupo en las que podrán intercambiar información, opiniones e impresiones.
El material empezará a entregarse en febrero de 2014 -así se hará durante 15 meses- estando previsto que el examen se celebre en la citada fundación antes del verano de 2015 pudiendo acceder quienes lo superen  al certificado antes mencionado e ingresar como miembro en la American Board of Environmental Medicine (ABEM), entidad que agrupa a los profesionales formados en todo el mundo por la academia y cuenta con el aval del Consejo de Acreditación para la Educación Médica Continua de Estados Unidos para proporcionar educación médica aunque el título que imparte no está aún reconocido como "especialidad" por la American Board of Medical Specialties (Junta Americana de Especialidades Médicas).
En España las únicas titulaciones específicas en Medicina Ambiental las ofrecía hasta hoy -desde el pasado 2013- la Universidad Complutense de Madrid bajo la forma de cursos de formación continuada sobre Patología Ambiental -pudiendo obtenerse un Certificado de Introducción a la Patología Ambiental (que se imparte on-line) y un Diploma en Patología Ambiental (que requiere la presencia física en clase del alumno)- en el que participan profesores como el doctor Felipe Llanes Menéndez -Director del Departamento de Anatomía Patológica de la Universidad Complutense-, el doctor Nicolás Olea -Catedrático de Medicina de la Universidad de Granada y Coordinador de Investigación del Hospital Clínico de la misma ciudad-, el doctor Eduardo Rodríguez Farré -médico, farmacólogo, radiobiólogo y profesor de Fisiología y Farmacología en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (CSIC-IDIBAPS)- y la doctora Pilar Muñoz-Calero, presidenta de la Fundación Alborada y a partir de ahora directora de la nueva iniciativa que nace con el aval de la American Academy of Environmental Medicine, algunos de cuyos miembros serán quienes personalmente se ocupen de examinar a los alumnos que se presenten a examen.
El objetivo es obviamente tener en España profesionales expertos en Medicina Ambiental que puedan tratar adecuadamente al cada vez mayor número de personas cuya enfermedad se debe a causas medioambientales. Y es que existen numerosas patologías cuya etiología o causa se desconoce oficialmente cuando en realidad la mayor parte las provocan -o agravan- los tóxicos que inundan nuestros organismos. De hecho en nuestra sociedad nos está ya intoxicando todo: el agua que bebemos, el aire que respiramos, los alimentos que ingerimos, la ropa que vestimos, los productos de higiene personal y de limpieza, los aditivos alimentarios, los fármacos, los herbicidas, las radiaciones electromagnéticas artificiales… La lista es interminable y se trata de un problema que va en aumento al punto de que cada vez más personas han llegado a tal grado de saturación que sus organismos reaccionan hoy virulentamente ante cualquier producto -aéreo, alimenticio, textil, higiénico, etc.- que contenga uno o varios de ellos. Siendo su máxima expresión lo que ha dado en denominarse Sensibilidad Química Múltiple, patología que puede llevar incluso a la muerte. De hecho con el fin de concienciar a la población de la gravedad y extensión del problema dedicamos en la revista durante varios meses una serie de artículos que aparecieron bajo el epígrafe de Medicina Ambiental elaborados con el asesoramiento y colaboración del equipo de la Fundación Alborada que dirige la doctora Muñoz-Calero que fue quien nos facilitó gran parte de la información que dimos a conocer y que el lector puede leer en nuestra web: www.dsalud.com. Más información en www.fundacion-alborada.org

 

¿Es malo consumir demasiadas proteínas?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada dirigido por la doctora Virginia Aparicio ha constatado en ratones lo que ya se sabía: que consumir demasiadas proteínas a largo plazo no es bueno porque acidifica el organismo y obliga a éste a equilibrar el pH con calcio; y como además disminuye el citrato urinario -que inhibe la cristalización de ese mineral- éste puede acumularse en los riñones en forma de piedras o cálculos (a eso se llama nefrolitiasis).Lo que han aprovechado para criticar las llamadas "dietas hiperproteicas" entre las que incluyen a la famosa Dieta Dukan. Sencillamente, trabajaron con veinte ratas Wistar a la mitad de las cuales se le dio durante doce semanas una dieta con un 45% de proteína y a la otra mitad una dieta normoproteica (con un aporte estándar de proteínas). ¿El resultado? Que  el peso del riñón de los animales sometidos a la dieta hiperproteica aumentó un 22%, un 13% el área glomerular y un 32% el área mesangial. Lo que en realidad puede compensarse elevando simplemente el consumo de frutas y verduras pues su alto contenido en potasio y magnesio compensa la acidez que provoca el exceso de proteínas. En suma, han descubierto de nuevo la pólvora. 
 



© 2016 DSALUD.COM
Ediciones MK3 S.L. C/ Puerto de los Leones 2, 2ª Planta. Oficina 9,
28220 Majadahonda, Madrid. TF:91 638 27 28. FAX:91 638 40 43. e-mail: mk3@dsalud.com
Todos los textos que aparecen en esta web están protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Queda prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio o procedimiento sin autorización previa, expresa y por escrito del editor.

   
Usuario
Contraseña
DSALUD | INICIAR SESIÓN

DSALUD | SUSCRÍBASE
DSALUD LIBROS
FUNDACIÓN PARA LA SALUD GEOAMBIENTAL
LAMBERTS ESPAÑOLA
100 % NATURAL
NATURSANIX
CRYSTAL MIND
SLACKSTONE II
SM
NUTERGIA
SILICIUM
NATURAL POWER TECH
SUN CHLORELLA
RENOVEN
EURO ESPES
DETECTIVES PRIVADOS INDICIOS
CABEZA FERRER