Temas destacados del año 2011

ntermedia_143_03Los humanos también obtenemos energía mediante fotosíntesis

El proceso de fotosíntesis para la obtención de energía no es exclusivo de las plantas: ¡también lo poseen los seres humanos! Así lo afirma al menos un equipo de investigadores mexicanos coordinado por el Dr. Arturo Solís tras descubrir que las moléculas de agua, en presencia de melanina y energía electromagnética, se disocian en dos moléculas de hidrógeno, una de oxígeno ¡y cuatro electrones de alta energía! Al menos la tercera parte de la energía de la que dispone el ser humano provendría así de la luz, el agua y la melanina, pigmento natural cuya forma más común es la eumelanina, presente sobre todo en la piel y el pelo pero también en otras partes del cuerpo. La mayor diferencia respecto a la fotosíntesis de las plantas es que en ellas la disociación del agua se produce en una sola dirección y no es reversible y, en cambio, en los seres humanos la reacción se produce en ambas direcciones. Es decir, nuestro singular fotosistema permite disociar agua generando así energía y posteriormente reunir de nuevo átomos de hidrógeno y oxígeno para formar otra vez moléculas de agua… proceso en el que asimismo se obtiene de energía. Asimismo afirman que nuestro fotosistema puede funcionar tanto de día como de noche porque la melanina absorbe casi la totalidad del espectro electromagnético del medio ambiente mientras el fotosistema de las plantas sólo funciona durante el día. A partir de ese descubrimiento Arturo Solís desarrollaría un producto modulador de la fotosíntesis humana al que denominó QIAPI1.
(El reportaje se publicó en el nº 143)

 

ntermedia_141_04Importancia de la Cronobiología en la salud

La Cronobiología estudia los mecanismos por los que se producen los ritmos biológicos y qué aplicaciones tiene ese conocimiento en Biología y Medicina. Teniendo especial importancia los ritmos biológicos que dependen tanto de los ritmos cósmicos y terrestres como de los relojes endógenos que regulan los ciclos de nuestro organismo. Hoy sabemos que todos los procesos relacionados con el catabolismo -que implican descomponer moléculas complejas en otras más simples y es cuando se almacena la energía- se producen principalmente durante el día. En cambio los procesos relacionados con el anabolismo -que implican construcción de componentes celulares y tejidos así como gasto de energía- se producen mayoritariamente de noche. A fin de cuentas la vida en nuestro planeta se rige por ritmos anuales, mensuales y diarios o circadianos. Una de las más importantes aplicaciones médicas de la Cronobiología es el llamado Cronodiagnóstico que parte de la constatación de que los valores únicos -es decir, tomados en un determinado momento del día- no son representativos de la fisiología corporal y es preciso realizar mediciones periódicas en distintos momentos para establecer tablas de valores que sirvan de criterio más preciso a los diagnósticos. La Cronobiología añade un elemento temporal de importancia crucial al constatar que ciertas funciones se cumplen más adecuadamente a ciertas horas y que conocer esa secuencia puede resultar de enorme utilidad.
(El reportaje se publicó en el nº 141)

 

ntermedia_140_02La memoria del agua

La constatación por Luc Montagnier de la capacidad del agua para recibir, almacenar y actuar como transmisor de señales electromagnéticas procedentes del ADN de bacterias y virus reproduciendo sus efectos sin presencia física reivindica el trabajo del científico francés Jacques Benveniste, descubridor de la denominada “memoria del agua”. Benveniste estableció las bases de lo que denominó Biología Digital según la cual las moléculas de las sustancias vivas tienen un determinado espectro de frecuencias que pueden grabarse digitalmente con un ordenador para ser luego reproducidas o enviadas por la red a cualquier lugar del mundo. Benveniste fue un científico reputado hasta que en junio de 1988 publicó en Nature un artículo sobre lo que popularmente sería conocida como “memoria del agua” en el que afirmó que la información específica de una sustancia se trasmite en el proceso de agitado de la disolución al agua. Sus experimentos mostraron que incluso cuando un compuesto está muy diluido puede aún volver a la actividad y por tanto se explica científicamente el funcionamiento de la Homeopatía. Como continuación y reivindicación de los trabajos de Benveniste Montagnier desarrollaría un modelo experimental en el que ultrafiltrados de micoplasmas, bacterias o virus fueron capaces de transmitir información genética específica a linfocitos humanos en cultivo. Constatándose luego que esa información genética “virtual” es capaz de provocar la infección propia de los organismos que originalmente contenía. Información que según Montagnier se debe a la presencia en el agua de nanopartículas.
(El reportaje se publicó en el nº 140)

 

ntermedia_139_04William Rea: “A los médicos se nos ha ocultado la causa de la mayoría de las enfermedades”

Fundador y director del Centro de Salud Ambiental de Dallas (Texas, EEUU) el doctor William Rea -cirujano torácico y cardiovascular especializado en la incidencia de los tóxicos medioambientales en la salud y primer catedrático de Medicina Ambiental del mundo- ha tratado a más de 35.000 pacientes y no duda en afirmar que la causa de la mayor parte de las llamadas enfermedades es común: la contaminación ambiental. Rea lleva décadas denunciando que son las sustancias químicas tóxicas que invaden hoy nuestra vida –presentes en el agua que bebemos, los alimentos que ingerimos, la ropa que vestimos, los fármacos, los productos de higiene personal y de limpieza, etc.- y las radiaciones electromagnéticas artificiales las que provocan -o agravan- la inmensa mayoría de las patologías. Para él los médicos deberían empezar por comprobar antes de nada qué toxinas invaden los organismos de sus pacientes ya que los tóxicos afectan especialmente al tejido conectivo que constituye el 60-70% del cuerpo humano; y eso incluye al sistema inmune, al sistema neurológico y al sistema circulatorio. Esos tres sistemas son los principalmente afectados y es su intoxicación lo que da lugar primordialmente a disfunciones concretas que son a las que luego llamamos ‘enfermedades’. Cabe agregar que para William Rea no hay la menor duda de que muchas de las patologías cardiovasculares las causan o agravan los contaminantes ambientales y que el cerebro resulta gravemente afectado por los insecticidas.
(El reportaje se publicó en el nº 139)

 

ntermedia_138_05Luc Montagnier: el ADN transmite electromagnéticamente información al agua

Apenas tres años después de recibir el Premio Nobel por sus trabajos sobre el “virus del SIDA” Luc Montagnier pasó de celebridad a ser visto con recelo por buena parte de la comunidad científica. Y es que su respaldo a la Homeopatía y su apoyo a los productos naturales como herramientas terapéuticas para vencer al VIH –virus cuya existencia muchos niegan- le llevaron a marcharse a China a trabajar en uno de los centros tecnológicos más importantes del mundo ubicado en la Universidad Jiao Tong de Shanghai desde donde puso en marcha un singular proyecto que, según sus propias palabras, está “en la encrucijada de la Física, la Biología y la Medicina”. Y es que según asegura Montagnier ¡el ADN transmite electromagnéticamente información al agua! Lo que explicaría, si ocurre lo mismo con otras sustancias como todo parece indicar, los efectos biológicos que logran los productos homeopáticos y la eficacia de las terapias y dispositivos que funcionan mediante la emisión de frecuencias electromagnéticas. El caso es que trabajando un día con células de “enfermos de SIDA” observó la presencia de micoplasmas y decidió someter el fluido biológico a varios procedimientos de filtraje para esterilizarlo por completo pero se encontraría con la sorpresa de que el líquido resultante, en teoría estéril, ¡era capaz de reproducir la infección! Descubriendo luego además que el ADN produce cambios estructurales en el agua que persisten en diluciones muy altas y conducen a señales electromagnéticas resonantes que se pueden medir.
(El reportaje se publicó en el nº 138) 

 

ntermedia_138_02Aumenta el número de niños tratados de una enfermedad inexistente: el Déficit de Atención e Hiperactividad

La prescripción en España de fármacos inútiles y peligrosos a niños diagnosticados con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad –una enfermedad inventada- es ya de tal calibre que hasta el Comité de Derechos del Niño de la ONU mostró en 2011 su preocupación. Lógico porque si bien el Ministerio de Sanidad español carece de datos globales un estudio realizado por la Consejería de Sanidad del País Vasco indica que el consumo allí de metilfenidato –principio activo de Ritalin, Rubifén y Concerta, fármacos con graves efectos secundarios- se ha multiplicado por 18 entre 2001 y 2007. Y sigue aumentando. Lo vergonzoso es que según ese trabajo son los pediatras y no los psiquiatras quienes más aconsejan consumirlos. A pesar de que el mismo psiquiatra que presidió el grupo de trabajo que la definió en su día como “enfermedad mental”, Allen Frances, entiende que la cantidad de casos que se están diagnosticando no se justifica en absoluto. Casi un tercio de los niños diagnosticados con TDAH reciben además de forma gratuita e injustificada antipsicóticos, reguladores del humor, antidepresivos y otros fármacos a pesar de tratarse de una enfermedad inexistente. Cuando un médico afirma que un niño sufre TDAH y debe ingerir psicofármacos lo primero que debería hacer cualquier padre o madre sensato es cuestionarse seriamente el diagnóstico y negarse a que le mediquen con drogas demostradamente tóxicas e ineficaces. Deben recordar que su hijo está en pleno desarrollo funcional, biológico y neuronal y eso puede provocarle efectos devastadores a corto y largo plazo.
(El reportaje se publicó en el nº 138)

 

ntermedia_137_02Las mamografías son habitualmente tan innecesarias como peligrosas

Millones de mujeres son sometidas periódicamente a mamografías con el pretexto de que es la mejor manera de controlar el estado de sus mamas y de que así se puede “detectar” de forma temprana si aparece algún tumor en el absurdo convencimiento de que éste no desaparecerá sin más y por sí mismo sin hacer otra cosa que variar la alimentación o tomar algunas medidas –como no llevar el móvil encendido encima- sino que hay que extirparlo o irradiarlo de inmediato. Sin embargo los datos estadísticos indican que mueren menos mujeres entre quienes no se hacen de forma preventiva mamografías que entre quienes se las hacen de lo que puede deducirse que las mamografías ni previenen el cáncer de mama, ni la detección temprana ayuda a superarlo mejor sino que, simplemente, contribuyen a aumentar el número de casos. Sólo al 0,005% de las mujeres que se someten a una mamografía se les detecta cáncer. Y para saber eso millones de mujeres sanas tienen que sufrir constantes pruebas, biopsias, operaciones quirúrgicas innecesarias, quimioterapia, radioterapia, angustia, depresión… Por otra parte cabe preguntarse para qué sirve la “detección temprana” cuando a menudo lo que se detecta es sólo un grupo de células tumorales que nunca llegarán a evolucionar hasta convertirse en un cáncer maligno que ponga en peligro la supervivencia de la mujer y en cambio sí hay peligro de desatar un proceso canceroso si esas células tumorales benignas se someten a sesiones de mamografías por rayos X, a innecesarias biopsias y a posibles tratamientos de enorme agresividad biológica como la quimioterapia y la radioterapia.
(El reportaje se publicó en el nº 137)

 

ntermedia_136_03El timo del Tamiflú

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a todo el mundo con motivo de la famosa e inexistente pandemia de gripe A que se ingiriera un antiviral de los laboratorios Roche que hoy día muchos ingenuos siguen utilizando como antiviral: el Tamiflú. Pues bien, un equipo de investigadores encabezado por Tom Jefferson, miembro de la organización independiente Cochrane Collaboration, solicitó a la multinacional las pruebas que demuestran las propiedades terapéuticas alegadas y ésta se negó en redondo a dárselas, algo que denunciarían en un artículo que apareció en el British Medical Journal. Para Cochrane Collaboration la evidencia de los beneficios atribuidos a ese fármaco es fragmentada, inconsistente y exagerada. El escándalo justifica una vez más la mala imagen de las multinacionales ganada a pulso con su apuesta por el “todo vale” ocultando datos sobre seguridad y riesgos, publicando sólo lo que les conviene, contratando “negros” para que firmen lo que les ponen delante y usando estrategias de marketing para alabar productos de dudosa o nula eficacia potencialmente peligrosos. Comportamientos todos ellos consentidos por nuestros representantes políticos.
(El reportaje se publicó en el nº 136)

 

ntermedia_135_02Fundamentalistas científicos contra el pensamiento crítico

Desde que Augusto Comte publicara su Catecismo positivista en 1852 la Ciencia se ha consolidado como “la religión de la modernidad”. Sus encíclicas son las publicaciones científicas y sus herejes los investigadores y científicos que mantienen posiciones críticas con las teorías establecidas como dogmas. Y obviamente la Religión Científica también tiene sus fanáticos extremistas que se creen en posesión de la verdad absoluta y se autoarrogan la representación de la comunidad científica. Fanáticos que en sus publicaciones y páginas web utilizan la descalificación personal, el insulto, la calumnia y la injuria como “argumentos”. Multitud de investigadores se han encontrado con las puertas cerradas cuando no con ataques, insultos, difamación y persecución al intentar exponer sus descubrimientos e ideas y éstas no coincidían –total o parcialmente- con las “verdades establecidas”. En España el movimiento autodenominado “escéptico” se configura en torno a dos organizaciones -la Alternativa Racional a las Pseudociencias-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico) que preside Félix Ares de Blas y el Círculo Escéptico cuya cabeza visible es Luis Alfonso Gámez– cuyos miembros utilizan habitualmente un vocabulario bélico y expresiones que mezclan la ética militarista con la paranoia salvífica propia de predicadores iluminados. Es más, estos dogmáticos pseudoescépticos se dedican asimismo a denigrar a las universidades que se atreven a llevar a la práctica los auténticos principios del escepticismo y del pensamiento crítico.
(El reportaje se publicó en el nº 135)

 

ntermedia_134_06Las agencias reguladoras de medicamentos las controla la propia industria farmacéutica

La multinacional GlaxoSmithKline retiró del mercado europeo su antidiabiético Avandia porque puede causar infartos de corazón. Merck afrontó numerosas demandas por su Fosamax y tuvo que retirar Vioxx. Lo mismo ocurrió con el Lipobay de la farmacéutica Bayer. Y no son más que unos pocos ejemplos pues son numerosos los fármacos retirados del mercado en los últimos años por su peligrosidad. Cabe pues preguntarse cómo es posible que se estén vendiendo una y otra vez medicamentos tan peligrosos que a los pocos años se prohíben pero tras provocar graves problemas de salud cuando no la muerte. Y la razón es simple: las agencias reguladoras de los medicamentos están controladas en realidad por la propia industria farmacéutica. La FDA se financia en buena medida con las cuotas que recibe del sector farmacéutico en concepto de revisión de licencias. Y con la excusa de “mejorar la seguridad y la supervisión” de los medicamentos lleva lustros recibiendo dinero de los laboratorios. Por su parte, la Agencia Europea del Medicamento no realiza estudios independientes a la hora de conceder la licencia de comercialización de un fármaco: se limita a recoger la información que le envían los laboratorios y a “comprobar” que sea correcta. Y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recibe buena parte de su financiación de los laboratorios. ¿Y qué decir de las propuestas de financiación por la Seguridad Social de los fármacos? Porque esa sí que es “la gallina de los huevos de oro” ya que el estado está pagando cientos de fármacos que ni previenen ni curan nada.
(El reportaje se publicó en el nº 134)

Este reportaje aparece en
200
Enero 2017
Ver número