Temas destacados del año 2008

ntermedia_109_05Los quimioterápicos usados en cáncer, tan caros como inútiles

El New York Times y el Wall Street Journal -dos de los principales diarios estadounidenses- dedicaron en 2008 espacios importantes en sus páginas para expresar su preocupación por el elevado precio de los quimioterápicos que los oncólogos usan para tratar el cáncer -prohibitivos para todo enfermo que carezca de seguro- y, sobre todo, para afirmar que en muchos casos no se justifica su uso porque los beneficios que se consiguen son muy escasos; en el mejor de los casos prolongar la existencia unos pocos meses y ello a costa de una calidad de vida muy inferior. Porque ninguno ha demostrado jamás que permita superar un cáncer. Y es que, ¿qué quieren decir los oncólogos -y los laboratorios- cuando afirman que un medicamento “funciona” en casos de cáncer? ¿Que gracias a él los enfermos pueden superar la enfermedad? En absoluto. Lo que quieren decir es que puederalentizar o detener el crecimiento del tumor” aunque lo cierto es que antes o después suele volver a crecer o termina apareciendo en otras zonas. ¿Y para tan exiguo y discutible “logro” los estados abonan auténticas millonadas a los laboratorios”? Porque éstos ingresan hoy por los inútiles fármacos con que tratan el cáncer más de 40.000 millones de dólares al año.
(El reportaje se publicó en el nº 109)

 

ntermedia_104_05Los antidepresivos: además de peligrosos, inútiles

Un equipo de investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Hull (Reino Unido), de la Universidad de Wyoming (EEUU), del Centro para la Salud, Intervención y Prevención de la Universidad de Connecticut (EEUU), del Departamento de Psicología de la Universidad de Windsor (Cánada) y del Instituto de Medicación Segura de Pennsylvania (EEUU) publicó en 2008 en Public Library of Science (PLoS) un metaanálisis que revisó los 47 estudios que la FDA recibió entre 1987 y 1999 sobre seis antidepresivos de nueva generación -los conocidos inhibidores de recaptación de la serotonina (ISRS)- llegando a la conclusión de que ¡no son más eficaces que un simple placebo! Sólo parece que podrían ayudar en los casos más graves e incluso eso es discutible. Y hablamos de fármacos que sí se ha demostrado que pueden ocasionar graves problemas de salud, desde pérdida de masa ósea a episodios de violencia injustificada pasando por ideas suicidas. Los psiquiatras intentan defender su uso pero lo cierto es que su prescripción en el caso de los tratamientos continuados es cada día más difícil de defender. Y lo inaudito es que algunos los están además recetando de manera injustificada para un gran número de dolencias para las que jamás se ha testado su eficacia.
(El reportaje se publicó en el nº 104)

 

ntermedia_104_03Juan Pundik: “No podemos consentir que se medicalice a los niños”

Millones de niños de todo el mundo están siendo hoy injustificadamente medicalizados para “tratar” presuntos “trastornos de conducta”. De hecho tanto la Unión Europea como la FDA han autorizado incluso que se administre Prozac a niños y adolescentes cuando se trata de un producto cuyo consumo, bien solo, bien combinado con otros fármacos aparentemente menos peligrosos -como algunas medicinas para la tos y el resfriado, los anticonvulsivos o medicamentos para aliviar la migraña o perder peso- puede resultar muy peligroso. De ahí que a Juan Pundik, presidente de Filium (Asociación para la Prevención del Maltrato del Niño) y promotor de la Plataforma Internacional contra la Medicalización de la Infancia, entienda como algo intolerable que la industria farmacéutica haya decidido clasificar a niños y jóvenes sanos pero inquietos y rebeldes en enfermos a los que suministrar fármacos sólo para ganar dinero. El problema es que a muchos padres se les ha convencido de que es bueno que mediquen a sus hijos por mor de la enorme presión que ejerce una industria farmacéutica que, en palabras de Juan Pundik, “tiene comprados a muchos médicos, medios de comunicación y funcionarios de la administración sanitaria, y confundidos a otros”. Añadiendo: “Nunca he considerado a la Psiquiatría una especialidad médica sino uno de los brazos de las fuerzas de represión de los estados. Cuando el problema mental que padece una persona es de origen psíquico su tratamiento y cura nos corresponde a los psicoanalistas. Y si el origen es orgánico a los neurólogos”.
(El reportaje se publicó en el nº 104)

 

ntermedia_102_04La plata coloidal aniquila más de 650 especies de microbios patógenos en minutos

Desde principios del pasado siglo XX se sabe que ninguna bacteria, virus, hongo, levadura o microbio puede vivir en un líquido en el que haya una sola partícula de plata. Dicho metal los aniquila al contacto en sólo minutos. De ahí que la plata coloidal obtenida por electrolisis de plata pura en agua destilada se considere uno de los más potentes y eficaces germicidas naturales conocidos y se le otorgue la denominación de superantibiótico. Sin efectos secundarios adversos a las dosis adecuadas, sin interaccionar con otros medicamentos y sin provocar reacciones de rechazo o alérgicas. De ahí que por su gran eficacia, por la rapidez con la que actúa y por su inocuidad se considere hoy a este antiguo remedio una especie de segundo sistema inmune del que puede disponer el cuerpo humano. El problema es que antiguamente obteníamos la plata que el organismo necesita ingiriendo frutas y verduras frescas pero la sobreexplotación de los suelos y su degradación ha hecho que hoy seamos deficitarios de este metal esencial; es pues conveniente ingerirlo esporádicamente o en caso de infección microbiana.
(El reportaje se publicó en el nº 102)

 

ntermedia_102_01 ¿Es posible desactivar los efectos negativos de una vacuna?

El médico suizo Jean Elmiger desarrolló un sistema muy ingenioso para desactivar los efectos adversos de las vacunas que consiste en dar la misma vacuna pero en diluciones homeopáticas; lo que se conoce como un nosode. Pues bien, la Dra. Montserrat Palacín fue un día consultada por unos familiares porque su caballo sufría una parálisis espástica de los miembros posteriores que le impedía hasta caminar, ésta sospechó que se trataba de los efectos de alguna vacuna y les aconsejó seguir el mismo sistema. A las dos semanas se había recuperado. El veterinario, al constatar la rápida recuperación, se limitó a exclamar: “Si no lo veo no lo creo”. Y ahí se terminó su curiosidad. La doctora Palacín quiso contarnos la experiencia por considerarla “altamente significativa”, especialmente para que las personas valoremos con cuidado si se justifica vacunarnos tan alegremente cuando las consecuencias son en realidad imprevisibles. Cabe agregar que quien elaboró el eficaz nosode fue el doctor Juan Manuel Marín Olmos, autor del libro Vacunaciones sistemáticas en cuestión y miembro de la Liga para la Libertad de Vacunación que preside el doctor Xavier Uriarte.
(El reportaje se publicó en el nº 102)

 

ntermedia_102_05Luc Montagnier admite que el VIH sólo es un problema grave si el sistema inmune está deprimido

El investigador francés Luc Montagnier admite que la infección por VIH -presunto causante del Sida- es un problema grave ¡solo si el sistema inmune está deprimido! Y admite que en tal caso es de enorme importancia la higiene, una nutrición adecuada, el estado psicoemocional y, sobre todo, combatir el estrés oxidativo y elevar las defensas. Siendo especialmente importante la ingesta de antioxidantes porque neutralizar el exceso de radicales libres en la etapa más temprana de la infección puede hacer que el daño sea menor e, incluso, que la progresión de la enfermedad sea más lenta o hasta se detenga. Montagnier añadiría que los enfermos de Sida que actualmente son tratados con antirretrovirales experimentan una mejoría de su sistema inmune pero siguen teniéndolo “deprimido” por lo que para erradicar el virus se debería “conseguir un tratamiento complementario que estimule el sistema inmunitario”. En suma, la higiene, una buena alimentación y sustancias naturales ricas en antioxidantes, vitaminas, minerales, enzimas y otros oligoelementos reforzadores del sistema inmune deberían ser suficientes para impedir su contagio. Y la ingesta de antivíricos naturales carentes de efectos secundarios –de muchos de los cuales hemos hablado en estas páginas- la solución cuando la persona ha sido infectada.
(El reportaje se publicó en el nº 102)

Este reportaje aparece en
200
Enero 2017
Ver número