Papaya: una fruta realmente saludable

Cientos de artículos atribuyen el gran valor terapéutico de la papaya a la papaína pero la verdad es que esta enzima se encuentra en ella en cantidad muy pequeña ya que está fundamentalmente presente en la fruta cuando aún está verde y es incomestible -sobre todo en la piel-, en las semillas -incluso de la papaya madura- que no suelen comerse, en las hojas de la planta y, sobre todo, en la leche de los tallos… de donde no suele extraerse para no destruirla. De ahí que los laboratorios la obtengan básicamente de la piel de la papaya verde sajándola y extrayendo su líquido lechoso o fermentándola. La otra solución es potenciar la actividad de la papaína madura mediante procesos que no desnaturalicen sus propiedades y mantengan las cantidades de sus principios activos antioxidantes, antiinflamatorios, antimicrobianos y antitumorales. Y es que para obtener propiedades terapéuticas ingiriendo solo papaya madura se precisa una cantidad superior a 200 gramos diarios.

PAPAYA

Sumarios:

Para obtener suficiente papaína de la papaya madura se precisa ingerir más de 200 gramos.

La papaya madura contiene poca papaína; esta enzima y otras moléculas de grandes propiedades terapéuticas están presentes sobre todo en el látex blanco del tallo del que pende el fruto, en los tallos de las hojas, en la papaya verde fermentada e incluso en las hojas habiendo asimismo una pequeña cantidad en la piel del fruto verde y en las semillas.

Las semillas de la papaya madura pueden desecarse, molerse -en un molinillo manual- y utilizarse para sazonar como sustituto de la pimienta negra. Algo interesante por sus propiedades terapéuticas… salvo que se busque descendencia.

La papaya madura contiene ácido ferúlico, ácido cafeico, ácido gálico, rutina, licopeno, beta-criptoxantina, betacarotenos, quercitina, kaempferol, miricetina, ácido protocatéquico y polifenoles.

Las semillas y hojas de la papaya son gastroprotectoras, antibióticas, antifúngicas, antihelmínticas, antiparasitarias, antiulcerosas (incrementan los niveles de superóxido dismutasa (SOD), catalasa y glutation) y antitumorales (provocan la apoptosis o suicidio de las células cancerosas).

La papaína es una enzima inocua de demostrado valor terapéutico en la limpieza de heridas y ulceraciones eficaz en muy distintos problemas dermatológicos.

La papaya madura es una fruta digestiva rica en nutrientes que contiene principios activos antioxidantes, antiinflamatorios y antitumorales.

Este reportaje aparece en
203
Abril 2017
Ver número